Una técnica trabaja en el tratamiento del remdesivir en El Cairo, Egipto (REUTERS/Amr Abdallah Dalsh/Archivo Foto)