Una terraza vacía en una calle de Milán. EFE/EPA/MATTEO CORNER