Una trabajadora de la salud en una protesta (EFE/Paolo Aguilar)