Una víctima de la crisis de los opioides