Una voluntaria durante el ensayo de una vacuna en el centro de investigación Shandukani de Johannesburg, Sud África (REUTERS/Siphiwe Sibeko)