Uno de los campos de la polémica en Xinjiang (Reuters)