Uno de los primeros en dirigirse al niño fue Mark Ruffalo