¿"Vámonos a Mastodon"?… la historia de los abandonos masivos de Twitter nos enseña que no duran mucho