Varias personas disfrutan de sus consumiciones en una sala de fiestas. EFE/Valentin Flauraud/Archivo