Varias personas hacen fila para aplicar a una opción de empleo, en San Pablo (Brasil). EFE/Fernando Bizerra