Vista de la aplicación TikTok en una tablet, en Shanghai (China). EFE/ALEX PLAVEVSKI/Archivo