Vista de un animal calcinado en la localidad de Porto Jofre (EFE/Carlos Ezequiel Vannoni)