Chacota plurinacional

- Opinión

Jimmy Ortiz Saucedo

“Senado aprueba proyecto de ley de consulta a indígenas del TIPNIS (La Estrella 7-02-12).- La Cámara de Senadores aprobó la tarde de ayer martes, en grande y detalle, el proyecto de ley de consulta para la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos por el corazón del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis)”.

El Gobierno del Presidente Evo Morales es un Gobierno sin seriedad. Es un gobierno que no honra de fe del Estado. Hace poco más de 3 meses firma una ley para proteger el TIPNIS, hoy aprueba otra para destruirlo.

Esto es una chacota plurinacional.

¿Se puede confiar en un presidente así? ¿Se puede confiar en un parlamento así? ¿Se puede confiar en un Estado así?
¿Cómo es posible cambiar tan radicalmente en tan poco tiempo? ¿Sera que son las marchas la que hacen nuestra planificación?

¿Será que los compromisos con los cocaleros ilegales del chapare, y ramas afines, valen más que la palabra de Su Excelencia y el bienestar del país en su conjunto?

¿Será que el compromiso con la OAS, de Lula, vale más que su pachamama?

¿Será que los “apoyos preelectorales” de los que habla Soliz Rada son más serios que las leyes bolivianas?

¿Será que destruir un parque nacional y territorio indígena, donde viven nuestras etnias ancestrales nativas, no tiene importancia para el paladín del medioambiente?

¿Será que el potencial genocidio de los indígenas del TIPNIS, al que nadie le importa, es un tema de poca monta frente a la construcción de la carretera de la coca, como la llama José Serra?

Quiero hacer énfasis en el tema del genocidio que les espera a los indígenas del TIPNIS con esta carretera. No sé porque las instituciones de derechos humanos, los medios de comunicación y los propios indígenas no se dan cuenta de la gravedad de ello. O si se dan cuenta no le ponen el énfasis necesario.

Para mí el genocidio potencia este es el mayor problema del TIPNIS.

Reitero: Los indígenas orientales saben por experiencia de sus hermanos Yuquis, lo que les puede pasar si los cocalero de Morales entran a sus tierras. Lo que les espera el genocidio de los Yuquis en el Chapare, que inexplicablemente a nadie en Bolivia ni en el mundo les interesa, pese a que es un crimen internacional de lesa humanidad.

La única que se ha interesado en este tema es la periodista Gisela López Rivas, en un reportaje del 26-03-2006 que fue publicado en el periódico El Deber de Santa Cruz, donde muestra la tragedia que está viviendo ésta etnia originaria, a mano de los “colonizadores” andinos. Los nuevos Franciscos Pizarros del siglo XXI.

Dice en partes salientes del reportaje la periodista Gisela López:

“No podemos ir a vivir a Chimoré. Dicen que solamente podremos ir a vender nuestras cositas, las flechas y la artesanía que hacemos y que, después de dos o tres días, tenemos que volver”, dijo el cacique mayor de la comunidad de Biá Recuaté, Walter Itoira. Los yuqui tienen clara la figura: están prohibidos de intentar quedarse a vivir en Chimoré, la población urbana más próxima a la comunidad indígena que cobija a menos de dos centenares de originarios de esta etnia que está en vías de extinción”.

¡Esta es una verdadera locura! Hiere la conciencia del hombre del siglo XXI, como debió herir también la conciencia del hombre da la caverna.
El genocidio es un delito internacional que comprende cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal (.) sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial, medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo, traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo. Según el sociólogo e historiador estadounidense Michael Mann el “genocidio” es el grado más extremo de violencia intergrupal y el más extremo de todos los actos de limpieza étnica.

El genocidio es el destino que les espera a la “Tres etnias con más de 26 mil personas habitan el TIPNIS” y Evo Morales será su verdugo.