Universitarios crónicos. En San Simón permanecen estudiantes por más de 26 años

- Vida

Universitarios crónicos causan pérdidas millonarias. La Universidad Mayor de San Simón de Cochabamba da Bs 6.674 cada año por alumno.

imageUna vista panorámica de la facultad de Derecho de la Universidad Mayor de San Simón. Foto benjamÍn james

En la UMSS permanecen estudiantes por más de 26 años

Opinión, Cochabamba, Bolivia

J. N. es un estudiante que permanece, desde hace 26 años, en la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) ocasionando una pérdida económica al Estado y al sistema universitario de aproximadamente Bs 173.524, hasta la fecha, tomando en cuenta que la casa superior de estudios invierte por cada alumno alrededor de Bs 6.674 al año.

Al igual que el caso de J.N. existen muchos estudiantes con más de 10, 15, 20 y 26 años de permanencia universitaria tomando en cuenta que la conclusión del plan académico de una carrera es en cinco años.

Este grupo de alumnos con permanencia universitaria superior a los diez años, es conocido en la UMSS como estudiantes “crónicos”, “dinosaurios” o “trogloditas”.

A partir de los ocho años de permanencia en la Universidad se les considera estudiantes “crónicos”. Es así que la gestión 2010 registra 6.642 estudiantes “dinosaurios” tomando en cuenta que se inscribieron más de 13 mil alumnos nuevos.

Según cifras facilitadas por el secretario general de la UMSS, Rolando López Herbas, de los inscritos en la gestión 2010 (62.118 nuevos y antiguos), 9.552 eran nuevos (el primer semestre del 2010), 8.838 (entre antiguos y nuevos) abandonaron la carrera y 4.113 se titularon.

Para López el número de titulados del 2010 es más que aceptable tomando en cuenta que hace 20 años, en algunas carreras, en una gestión, apenas se titulaban un par de estudiantes debido a que sólo había la modalidad de tesis para graduarse.

En cambio ahora hay más modalidades como la tesis, trabajo dirigido, adscripción, por excelencia, proyecto de grado, examen de grado e internado (varía de acuerdo a la carrera). Por ello existe más facilidades para que el universitario culmine sus estudios superiores en el tiempo previsto.

Considerando las “facilidades” que ofrece la UMSS, menos del 50 por ciento de los estudiantes inscritos logra titularse.

J.N. ingresó a la UMSS el año 1986 a una carrera en el área Ciencias de la Salud, pero su rendimiento académico no fue óptimo y en el transcurso de 20 años no logró titularse.

En todo el tiempo que estuvo en esa carrera aprobaba algunas materias, las abandonaba o reprobaba.

Según el registro de la base de datos del Sistema de Información San Simón (SISS) el 2002 J.N. seguía en esa carrera del área de las Ciencias de la Salud.

Recién entre el 2005 y 2006 decidió cambiarse de carrera y migrar a la facultad de Derecho, donde estaría a punto de culminar los estudios después de 26 años de haber ingresado a la UMSS.

López indicó que es “casi imposible” cuantificar si existen alumnos con más de 30 años de permanencia ya que no hay registro de universitarios que se hayan inscrito y se aplacen de “corrido” habiendo pasado clases.

El problema radica en que se inscriben a las materias y después las abandonan. Pese a esta situación, año tras año retornarían sólo para gozar de los beneficios que implica su matriculación en la UMSS.

GRATIS Uno de los factores que influye para que un estudiante no culmine su carrera en el tiempo previsto es que la educación en la UMSS es gratuita. Por ejemplo, un alumno compra su matrícula (que no es sino “aporte a los gremios) a Bs 13 por semestre y Bs 26 para anualizado.

Este dinero va destinado a los centros de estudiantes, la Federación Universitaria Local (FUL) y a la Confederación de Universidades de Bolivia (CUB). No ingresa ni un centavo al Tesoro Universitario de la UMSS.

La UMSS se solventa con recursos propios obtenidos de la venta de valores, del Tesoro General de la Nación (TGN), de Coparticipación y del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH).

Por estas subvenciones, López considera que los estudios en la UMSS son gratuitos, y por ese carácter pocos universitarios ponen empeño.

López ejemplificó que si cada universitario que proviene de un colegio particular pagara a la UMSS una cuota anual equivalente a una pensión de su escuela, los fondos de la Casa Superior de Estudio serían mejores porque iría destinada a mejorar la calidad académica y existiría mayor compromiso en los alumnos para culminar la carrera.

En criterio de López, también se debe tomar en cuenta que algunos estudiantes han convertido su permanencia universitaria en un“aguantadero” para acceder a los beneficios que ofrece la UMSS como ser el Seguro Social Universitario (SSU) y el comedor.

La universidad paga al SSU por estudiante Bs 120 por carrera anualizada y Bs 60 semestralizada. Estos recursos provienen del IDH. Por el comedor la UMSS gasta cerca de Bs 40 mil, aunque es un beneficio al que no todos los alumnos pueden acceder.

Nueva legislación analiza multas

El actual Estatuto Universitario (EU) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) no contempla sanciones a los estudiantes por haber reprobado o abandonado alguna materia o carrera. Incluso, el EU respalda los estudios para una segunda carrera simultánea, gratuitamente.

Por estos antecedentes, es posible que en el próximo Congreso Universitario se realicen las reformas al EU y a los reglamentos para que la gratuidad de la educación superior sea para los estudiantes con buen rendimiento académico y no para los alumnos repitentes o “crónicos”.

Tampoco se descartan multas por materia reprobada o abandonada, de esta forma existirá mayor presión para que los estudiantes culminen su carrera.

También existe el planteamiento de que la segunda carrera, ya sea simultánea o al haber concluído la otra, el estudiante debiera pagar los estudios ya que el Estado financió íntegramente la primera carrera.

De esa forma ya no existiría solamente la presión del tiempo sino también la de los padres, porque serían ellos los que paguen una segunda carrera.

Con el nuevo EU se espera de que se produzca una verdadera reforma de la universidad para que la educación superior gratuita esté respaldada por un rendimiento académico con bajos índices de repetición y mejores titulados.

Permanencia superior a los 10 años el 2011, por facultades

image

* La primera columna indica la facultad, la segunda los alumnos inscritos, la otra los universitarios con más de diez años de permanencia y, la última, el porcentaje que representa el número de estudiantes cuya permanencia es superior a los diez años. (Datos de la Unidad de Provisión de Servicios de Información de la Universidad Mayor de San Simón).

“Lo que se debe hacer es atacar las causas”

“La solución no es castigar la permanencia del universitario, sino que se debe realizar un estudio de las causas estructurales que atraviesa el alumno para conocer el problema real”, afirmó el secretario ejecutivo de la Federación Universitario Local (FUL) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Jarlin Coca.

OPINIÓN consultó a Coca sobre su situación en la universidad y el comentó que ingresó a la UMSS el año 1998 a la carrera de Derecho logrando titularse por Excelencia por sus buenas calificaciones. Pero entre el 2002 y 2003 le iniciaron procesos debido a su actuación como dirigente. Desde el 2005 está en Ciencias Políticas y está a punto de terminar la carrera. Es dirigente desde hace 10 años y tiene una permanencia universitaria de 13 años.

El dirigente indica que se debe realizar un estudio “científico y objetivo” sobre la situación “real” de los universitarios. Este estudio podría determinar las causas de su permanencia en la UMSS.

Este estudio debiera recoger los factores sociales, culturales, de infraestructura, calidad académica, procedencia del alumno y otros. Coca menciona que algunos alumnos no pueden culminar sus estudios en cinco años debido al bajo rendimiento académico de los docentes o la falta de una adecuada infraestructura en el aula o facultad.

Igualmente se debiera considerar que muchos universitarios son padres de familias y sólo se inscriben a dos o tres materias al semestre o año para trabajar, añade Coca.

Para los dirigentes de la FUL la solución a la permanencia universitaria no es imponer multas o crear mecanismos de presión a los universitarios ya que todos tienen derecho a estudiar.

Pese a estos argumentos, el secretario general de la UMSS, Rolando López Herbas, indicó que todos los estudiantes tienen las mismas condiciones una vez que ingresan a la Casa Superior de Estudio. Señaló que si el docente no fuese eficiente y la infraestructura inadecuada, todos los alumnos inscritos debieran reprobar. Situación que no ocurre.

“La infraestructura no tiene relación con el índice de reprobación. Un alumno de provincia de colegio fiscal suele tener una mejor calificación que la de un estudiante de colegio particular”, aclara López.

En la UMSS muchos estudiantes y docentes coinciden que la permanencia universitaria fue convertida, para algunos casos, en una “carrera sindical”. Los actuales dirigentes de la FUL niegan esa situación.