Yo voté por Percy, no por el MAS

- Opinión

Jimmy Ortiz Saucedo

Noticia: “Percy y Evo se unen para contratar salubristas (El Deber 21-04-12).- El Gobierno y la Alcaldía cruceña deciden unirse para poner en funcionamiento 20 centros de salud construidos y equipados por la comuna, pero que estaban cerrados por falta de personal. Esta situación surge en medio de la huelga indefinida que mantienen los médicos y trabajadores de salud, desde hace tres semanas, en rechazo al Decreto Supremo 1126, que los obliga a trabajar ocho horas”.

Comentario: la democracia cruceña se sigue deteriorando. Como decía en una columna anterior, nunca se toca fondo, siempre se puede estar peor, por más mal que se esté.

¿Qué pasa con Percy Fernández? La ciudadanía especula con una serie de hipótesis: ¿Será que es “rehén” del gobierno, por tantos juicios de la contraloría? ¿Será que necesita un psiquiatra, como lo sugirieron el senador Isaac Ávalos y la concejala Arminda Méndez? ¿Será “prisionero” de un inescrupuloso grupo palaciego, que viene desde la época de los hermanos Fernández Saucedo en la alcaldía, con algunas nuevas adquisiciones?

La “alianza” que hoy queda manifiesta con el tirano, enemigo número uno de Santa Cruz y del oriente boliviano, incluidos los indígenas del TIPNIS, es ya la tuti.

Hasta el último momento me negué a aceptar esta verdad. Mi corazón se resistía a ello, Percy es un emblemático alcalde. A pesar de evidentes síntomas y signos. Me negaba a creer que éste era el mismo Percy que subía a nuestras tarimas autonómicas, en los momentos más enconados de la reciente lucha regional.

Me negaba a creer que un ex presidente del Comité pro Santa Cruz pudiera hacer alianza con el hombre que propicio el Cerco a Santa Cruz del 2008, que prohíbe las exportaciones a nuestros empresarios, que consiente el avasallamiento de nuestras tierra, que permite depredar y sembrar coca en nuestra áreas protegidas, que tiene en su haber cruceños muertos, perseguidos por su justicia, presos en sus cárceles, exiliados en países extranjeros y que nos odia con todo el alma.

Con esta acción el alcalde se burla de la voluntad popular, que eligió a la agrupación “Santa Cruz para Todos” y no al MAS, para gobernarnos. Esa fue la voluntad popular, con un categórico 56%.

Fueron ellos mismos los que nos ofrecieron esa alianza. Fueron ellos los que se buscaron y decidieron unirse libremente. Nadie los obligo a ello. Se supone que esta fue una acción meditada y el masismo anti camba no era de su agrado.

Luego salieron a las calles a buscar nuestro voto y a ofrecernos el oro y el moro. Con sonrisas y manos levantadas, nos ofrecieron gobernar unidos y desarrollar un plan de gobierno que enamoro a la ciudadanía.

No puede ahora el alcalde, ni nadie, recomponer la alianza que lo llevo al poder edil a su gusto y sabor, a espaldas del pueblo. Esto no es democrático, excepto para el masismo chavista, que no duda en meternos gato por liebre.

Reitero, esto es una flagrante violación a la voluntad popular cruceña, por decir lo menos. Somos una ciudad esclarecida, sabemos de nuestros derechos.

Por el contrario, lo que debiera hacer el alcalde es presionar al gobierno, como lo están haciendo las otras autoridades regionales, en la búsqueda de una solución verdadera al problema de salud, de una manera justa e inteligente, no con populismos demagogos.

Aliarse con Morales es el abrazo de la muerte, para defender una causa innoble, que no los librará a la hora nona, de sus contralores y fiscales.

Por el contrario, plantéele al gobierno que cambie su fórmula de distribución de los recursos a los ministerios. Es aquí donde esta al meollo del problema de la salud, no son las 6 u 8 horas de trabajo de los médicos. Con esta estructura de gastos actual podrán trabajar 30 horas por día y nada cambiará.

Mientras el gobierno de Evo Morales siga gastando 50,3% del Presupuesto de los ministerios en Defensa y Gobierno, para reprimir al pueblo y tan solo 11,2% en el Ministerio de Salud y de Educación, para seguir siendo del tercer mundo, nada cambiara.

¡Este es un presupuesto de guerra! De guerra contra la educación, la salud y finalmente contra el pueblo.

En su artículo 37, la constitución de la Calancha expresa: el Estado tiene la obligación indeclinable de garantizar y sostener el derecho a la salud, que se constituye en una función suprema y primera responsabilidad financiera.

¿Con la estructura de gastos que tiene el gobierno de Evo Morales, que vimos líneas arriba, esto se cumple? ¿Es primera responsabilidad financiera o es puro embuste plurinacional? La respuesta es obvia.

Alcalde, sugiérale a Evo invertir la ecuación, aprobando un presupuesto de paz y de progreso. Plantéele gastar 50,3% en Salud y Educación y 11,2% en Defensa y Gobierno, esta será una solución verdadera.

Bolivia necesita educar a su juventud y tener sano al pueblo. Esto es más importante que tener pacos y militares, para que no le pateen el nido. Esto sería confiar en la democracia, confiar en el pueblo y no en las botas y los fusiles.

Ésta sería una tarea más coherente para nuestro alcalde “autónomo verdadero”, como fue llamado en la inauguración de los centros de salud (La Estrella 22-04-12), en el barrio Roca y Coronado, rodeado de masistas.

Evo no llegó al evento por que la naturaleza, el miedo a Viru Viru y el espíritu de Roca y Coronado, se lo impidieron.

El pueblo cruceño no olvida. Todavía nos recordamos del tristemente célebre Prefecto Haroldo Zambrana Cronelbold de 1959, hijo de una ilustre familia de luchadores del campanario, que se sometió al poder de turno, contra su pueblo. La torta de puchi que le mandaron el día de su cumpleaños, expresó de forma gráfica el desprecio de su pueblo.

No puede haber mayor deshonra, que ser despreciado por el pueblo que lo vio nacer.