La orden de destino frena las protestas en la Policía Boliviana

- Seguridad

Los coroneles de la promoción de 1980 deben ocupar al menos 40 cargos, 15 de ellos en los comandos nacionales. La designación del Alto Mando policial será hasta mañana.

imagePosesión. El coronel Maldonado, de frente, consiguió apaciguar las protestas en su contra dentro de la Policía

La orden de destino frena las protestas

Marco Chuquimia. La Paz, El Deber

La elaboración de la nueva orden de destinos en la Policía frenó las protestas de los jefes policiales que expresaban disconformidad por la designación de Víctor Maldonado como comandante general. Los coroneles de la promoción de 1980 deben ocupar al menos 40 cargos, 15 de ellos en los comandos nacionales.

Según tres altos jefes policiales, cualquier disidencia en esta etapa puede ocasionar que el oficial ‘rebelde’ no tenga ningún destino y finalice su carrera policial ‘en la congeladora’, sin cargo que desempeñar.

Incluso las dos denuncias que se difundieron sobre Maldonado, sobre el atropello de una persona en la década de los 90 y la fuga de un detenido, no tienen efecto porque ambos casos prescribieron. Señalaron que la ley policial prevé que los casos y denuncias tienen tres años de vigencia antes de que prescriban.

Extraoficialmente informaron en el Comando General de que hasta mañana será posesionado el Alto Mando policial que acompañará a Maldonado en su gestión, que puede tener un interinato de seis meses, tal como adelantó el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Los oficiales consultados explicaron, por separado, que no sería la primera vez que un coronel ejerce el comando por tanto tiempo; recordaron que en el caso del excomandante Óscar Nina ocurrió algo similar cuando fue designado en enero y en ese mes solo posesionó a una parte de sus colaboradores, todos coroneles hasta  mayo cuando se aprobaron los ascensos de los nuevos generales.

Para los altos cargos existen 15 vacantes, seis jerárquicos en el Comando General y nueve comandos departamentales; existen otros 30 cargos entre direcciones nacionales y regionales, como la Dirección de Tránsito, Interpol, Seguridad Física, Radiopatrullas y PAC.

Estas designaciones deben estar a cargo de oficiales de la promoción que fue ascendida, en este caso de 1980, pero los ascensos serán de tres promociones y por los descontentos que se generaron se detuvo la resolución ministerial que afectaba a las promociones 1981 y 1982.

El presidente de la comisión de Gobierno del Senado, Adolfo Mendoza, recordó que a esta instancia nunca llegó la orden de ascensos que debe ser ratificada por el Senado. Dijo que esperarán una decisión ‘interna’ de la Policía que debe remitir las listas de los nuevos jefes. Exhortó a los policías a ‘precautelar’ la imagen de la institución, evitando declaraciones y los comentarios sobre el nuevo comandante.

La Fiscalía cita a dos senadores

Los senadores Fidel Surco y Andrés Villca, ambos del MAS, fueron notificados en sus oficinas de la Asamblea Legislativa, en calidad de testigos, para declarar el lunes por las investigaciones del caso Unipol, referido al ingreso irregular de 54 cadetes a la Academia Nacional de Policías (Anapol).

El investigador de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), subteniente Jorge Quino, informó de que los dos legisladores recibieron las notificaciones, quedando pendiente la citación al senador Isaac Ávalos, que viajó ayer a Santa Cruz.

El senador Fidel Surco, que dice desconocer las razones por las que fue citado por el Ministerio Público, indicó que no tiene relación con ninguno de los implicados en este caso. 

A principios de mayo, los legisladores masistas Lucio Marca, Edwin Tupa, Isaac Ávalos y Fidel Surco fueron acusados por familiares de los cadetes expulsados de la Anapol de estar vinculados en supuestos cobros para garantizar el ingreso de postulantes al centro de formación policial. 

Las investigaciones se encuentran retrasadas luego de que por sexta vez consecutiva el excomandante de la Policía Jorge Santiesteban evitó declarar ante la comisión de fiscales. /ANF

Maldonado tuvo proceso en 1992 

El nuevo comandante de la Policía, Víctor Maldonado,  fue sometido a proceso disciplinario en Cochabamba, cuando tenía el cargo de capitán, por la fuga del recluso Óscar Salas Ortuño en agosto de 1992.

La investigación determinó que el principal inculpado de la fuga en la cárcel pública de Cochabamba fue el cabo Antonio Portillo, y mediante auto motivado 021/92, el entonces capitán Maldonado se benefició de un sobreseimiento junto al policía Benigno Adriázola.

Sin embargo, el nuevo comandante de la Policía estuvo implicado en un accidente de tránsito con muerte cuando conducía un vehículo policial el 6 de noviembre de 1992 en la ruta Cliza-Cochabamba. /ANF