Correa califica a la penalización del acullicu como insulto y atentado contra los indígenas

- Coca Narcotráfico

Cochabamba. El presidente del Ecuador, Rafael Correa calificó como una “verdadera ignominia a los derechos humanos” la penalización del acullico y pidió que se “despenalice el masticar coca”.

image Lunes 04 de junio de 2012. El Presidente Morales, junto a su par de Ecuador Rafael Correa y el Secretario General de la OEA, Jose Miguel Insulza en Tiquipaya .( Foto ABI)

Tiquipaya (Cochabamba), 4 de junio (Oxígeno).- El presidente del Ecuador,  Rafael Correa, calificó de un insulto a la penalización del masticado de la hoja de coca, porque dicha disposición vigente en la convención de Viena es un atentado a los derechos humanos colectivos del pueblo boliviano.

El Jefe de Estado de Ecuador calificó como una “verdadera ignominia a los derechos humanos” la penalización del acullico y pidió que se  “despenalice el masticar coca, verdadero atentado a los derechos colectivos, insulto a los pueblos ancestrales bolivianos”. Pronunció dichas palabras en un discurso encendido durante la instalación de la primera sesión de la 42 Asamblea de la OEA en Tiquipaya.

Aseguró que esas políticas que son contrarias a las culturas “fueron impuestas desde el Norte” a título de las Américas.

En 2011, Bolivia denunció  la Convención de Viena que considera a la hoja de coca como un estupefaciente.  El 1 de julio de esa gestión anunció su retiro de la Convención, para que se concrete desde el 1 de enero de 2012.

El presidente Evo Morales envió el 31 de noviembre de 2011 a la Organización de Naciones Unidas una nota de adhesión y reserva firmada que señala puntualmente que "el requisito de la Convención Única (relativo a) ‘que la masticación de hoja de coca debe ser abolida’ es incompatible con el artículo 384 de la Constitución de Bolivia, que protege la coca como parte de su patrimonio cultural y establece que la coca en su estado natural no es un estupefaciente".