Niegan el acceso a Chávez por lo impresionante de su cuadro clínico

- Vida

Hugo Chávez ha entrado en los últimos días en un coma inducido, con las funciones vitales muy debilitadas, mantenidas gracias a la asistencia artificial procurada por el hospital de La Habana.

image

Dr. Marquina: No vendrá el 10E a toma de posesión

Durante la tarde de este martes primero de Enero el Dr. José Rafael Marquina escribió en su cuenta @marquina04 que el presidente Hugo Chávez continúa intubado sin mostrar ninguna mejoría y requiriendo cada vez cantidades mayores de oxígeno.

Si Maduro dice q habla tanto entonces porque no llama a VTV y se dirige al país?

Sólo Maduro, las hijas, Arreaza y Raúl Castro tienen acceso al paciente.

Le niegan el acceso a otros familiares de Chávez por lo impresionante del cuadro clínico.

Recibiendo ventilación mecánica con elevadas presiones y oxígeno al 100% producto del distress respiratorio.

Intubado, con líneas centrales y arteriales, tubo nasogastrico y recibiendo alimentación parenteral (venosa).

Además del soporte artificial esta mostrando mucha retención de líquidos.

A este punto de la enfermedad es muy difícil q presente una mejoría.

A este punto la decisión es seguir con soporte artificial y sufrimiento innecesario o se discontinúa.

Legalmente le corresponde a la hija mayor de Chávez tomar decisiones, salvo q el anteriormente designo a otra persona.

Un hecho q no vendrá el 10E toma de posesión y posiblemente veamos otra violación más a la constitución.

Creo q debe iniciarse un debate sobre lo q sucederá el 10E ante imposibilidad de tomar posesión de Chávez.

Informe21 trae siempre el parte médico extraoficial que presenta Marquina a diario, pues aún no ha sido desmentido por ningún medio oficial.

ABC.es: Hugo Chávez, en coma inducido

Hugo Chávez ha entrado en los últimos días en un coma inducido, con las constantes vitales muy debilitadas, mantenidas gracias a la asistencia artificial procurada por el hospital de La Habana en el que fue internado. Fuentes consultadas por ABC aseguraron el lunes que se había programado una próxima desconexión de la asistencia artificial que prorroga la vida del presidente venezolano. Esa desconexión, con resultado previsible de fallecimiento, podía producirse en cualquier momento.

Las autoridades venezolanas aseguran que Chávez sigue con vida, aunque parecen estar preparando al país para la noticia de la muerte del líder bolivariano. Su yerno y ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, dijo que Chávez había llegado al final del año «tranquilo y estable». Por su parte, el vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, indicó el domingo que su situación era «delicada».

Desde hace varios días, el estado de salud de Chávezse considera crítico, con sus funciones vitales asistidas artificialmente a raíz de la operación a la que fue sometido el 11 de diciembre debido al avanzado cáncer que padece y de las complicaciones del postoperatorio provadas por una infección.

Con fiebre constante, pérdida de conciencia y sin responder a los antibóticos, el presidente venezolano llegó a final de año en cuidados intensivos, sin ingerir nada sólido desde que fue operado hace tres semanas, con «ano contra natura» y alimentación intravenosa debido a la extracción de casi medio metro de intestino, de acuerdo con fuentes de inteligencia con acceso a su equipo médico. También sus funciones respiratorias se encontraban asistidas artificialmente tras la traqueotomía a la que fue sometido por una infección que motivó la retención de líquido en los pulmones. Ese cuadro se completa con insuficiencia renal.

En la operación llevada a cabo el día 11 para extirparle cuatro cultivos cancerígenos de pelvis e intestino, al presidente venezolano le fueron extraídos 43,4 centímetros de intestino delgado. Una biopsia llevada a cabo durante la cirugía también detectó células cancerígenas en las paredes internas del intestino y en la vejiga.

La operación, realizada por un equipo médico llegado expresamente de Rusia, con asistencia de médicos cubanos, también comprobó que la metástasis en hueso y médula espinal seguía progresando a paso constante. En condiciones normales esto hubiera requerido probablemente un próximo trasplante de médula, pero su estado ya tan deterioradono ha permitido más actuaciones.Fuente: ABC.es

Análisis de The New Yorker: Después de Chávez, ¿Quién?

Después de dos semanas de rumores sobre la salud del presidente Hugo Chávez de Venezuela, su vicepresidente, Nicolás Maduro, anunció que la situación era "delicada". Él está en Cuba, donde Chávez está siendo tratado, para estar en su lado. Esto se produjo apenas unos días después de un discurso televisado en la víspera de Navidad en la que Maduro dijo que Chávez le había llamado desde el CIMEQ, un hospital exclusivo en La Habana –y que estaba "arriba y haciendo ejercicio." Ese anuncio aumentó la confusión que reina en Venezuela debido a sus contradicciones flagrantes con un informe oficial emitido unas horas antes, que decía que Chávez estaba en reposo absoluto en cama.

image

En la mañana del lunes, Chávez todavía estaba vivo, aunque hay indicios de que el final podía llegar en cualquier momento. Durante más de un año, él ha estado gobernando no como una presencia física, sino como una sombra. Su salud se ha visto envuelta en misterio desde junio de 2011, cuando anunció que se había sometido a una operación de emergencia en La Habana. Todo lo que dijo fue que un tumor del tamaño de una pelota de béisbol había sido removido de su área pélvica y una biopsia reveló que contenía las células cancerosas. Nadie sabe qué tipo de cáncer tiene, ni en qué etapa está menos, a excepción de un círculo de leales en Cuba y Venezuela, que han mantenido el secreto con el celo de una secta religiosa. Las especulaciones sobre su salud se han convertido en el pasatiempo nacional, como que él ha viajado de ida y vuelta a Cuba para recibir tratamiento, así como también, la pregunta de quién sería su sucesor.

Importa mucho si Chávez muere esta semana que fuentes en Venezuela dicen que es muy posible o la siguiente. El 10 de enero es la fecha de la toma de posesión presidencial del tercer mandato de Chávez en el cargo. (Fue elegido con cincuenta y cinco por ciento de los votos el 7 de octubre.) Según la Constitución venezolana, si muriera antes de esa fecha, Maduro terminaría el mandato actual y, a continuación, el Presidente del Congreso, Diosdado Cabello, asumiría la presidencia y convocaría a elecciones dentro de los treinta días. Si Chávez sobrevive y toma posesión, y entonces no pudiera continuar, Maduro estaría a cargo de la presidencia e igualmente se llamaría a elecciones. Es muy posible que el candidato presidencial fuera Maduro, designado por Chávez como su heredero. Maduro es el candidato al que Chávez le ha pedido a la gente votar por él después de que se haya ido.

La lucha por un sucesor está en pleno apogeo. Maduro y Cabello, dos herederos potenciales de Chávez, representan dos corrientes opuestas del “chavismo”, su marca de izquierda nacionalista.

Durante catorce años, desde que llegó al poder en 1998, Chávez ha sido el alfa y el omega de su "revolución bolivariana". Él ha tratado a Venezuela como si se tratara de una corporación y él mismo su director general absolutista, obsesionado con la micro gestión, confiando en unos pocos asesores para mantener el país bajo un estricto control. Ese tiempo está llegando a su fin. Fisuras profundas ya están presentes. El chavismo es un movimiento político con divisiones marcadas entre las alas militares y civiles. Chávez, un ex paracaidista del Ejército, ha sido un líder en ambos frentes, ya sea jugando de líder militar o civil cuando sea conveniente. Pero la división entre civiles y militares es más profunda, basada en dos concepciones diferentes de la revolución bolivariana: una revolución nacionalista o un ser socialista basada en el modelo cubano. Estas luchas internas fueron la razón del por qué Chávez ha tenido que interrumpir su tratamiento en La Habana varias veces y volver bruscamente a Caracas.

Maduro es un civil con experiencia como líder sindical, y tiene fuertes lazos con el gobierno cubano. Ha sido Ministro de Relaciones Exteriores durante los últimos seis años y un operador internacional obediente a Chávez. Sus negociaciones han contribuido a forjar alianzas con los regímenes heterodoxos de Irán, Siria, Bielorrusia y los socios latinoamericanos de la revolución bolivariana –Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, y algunos de los países del Caribe. Ha logrado éxitos importantes, como la reciente aceptación de Venezuela como Estado miembro del MERCOSUR, bloque comercial sudamericano, después de años de dura oposición de Paraguay. Maduro tiene la aprobación de la izquierda internacional y está firmemente respaldado como candidato por los hermanos Castro.

Cabello es una historia diferente. Un miembro del ejército anterior, es generalmente considerado como tipo duro del gobierno. Él ayudó a Chávez imponer medidas impopulares, como el cierre de la muy controvertida RCTV TV, que Chávez había vinculado a la oposición política de Venezuela. Cabello también se considera el intermediario entre el gobierno y la “boliburguesía” (un término que se refiere a la generación de nuevos ricos durante el período de Chávez. A diferencia de los miembros civiles del círculo íntimo de Chávez, hasta hace poco nunca había puesto un pie en La Habana, ni ha cortejado a los Castro. La base de poder de Cabello es el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), del que es primer vicepresidente, y el Ejército, donde tiene un fuerte apoyo. A diferencia de Maduro, Cabello está conectado al grupo de oficiales del ejército nacionalista que conspiraron con Chávez para tomar el poder desde principios de los años ochenta.

Tanto Cabello como Maduro son leales a su líder, pero muchos piensan que Cabello no dudaría en forjar una alianza entre los militares y la nueva oligarquía venezolana, distanciándose de Cuba, y evitatando extender el socialismo a lo Castro. En un ataque reciente, virulento, el sociólogo alemán Heinz Dieterich, uno de los ideólogos de la llamada de Chávez "socialismo del siglo XXI", comparó a Cabello con Stalin, acusándolo de planear para destronar a Maduro y acabar con el legado político de Chávez. "El traidor de la Revolución es personificado por Diosdado Cabello," escribió Dieterich.

Hasta ahora, la crisis interna del chavismo había sido soterrada. Ni Maduro ni Cabello tienen el carisma de Chávez, ni tampoco ninguno de los dos tiene un grupo de seguidores personales lo suficientemente poderosos como para permitirle hacer una oferta concertada para el poder. En público, ambos han tenido que comportarse colocando la unidad por encima de todas las ambiciones personales. Al hacerlo, han imitado a Chávez con el estilo marcado por insultos a la oposición, como llamar a su rival Henrique Capriles un cerdo y un nazi. (Capriles es el nieto de sobrevivientes del Holocausto polacos.) Han denunciado también supuestas conspiraciones imperialistas para crear el caos en todo el país.

La semana pasada, aparecieron juntos en la televisión desmintiendo los rumores sobre su rivalidad. "Somos como hermanos", dijo Cabello. Maduro, por su parte, dio una sonrisa de la Mona Lisa. Pero una semana después, Maduro hizo una advertencia acerca de "contrarrevolucionarios que pretenden dividir nuestro apoyo popular." Su alusión sugiere que la decisión sobre el sucesor no está exenta de enfrentamientos.

"Los militares que formaban parte del grupo original de Chávez son socialistas, pero no les gusta el modelo de Cuba", dice Vladimir Gessen, un influyente analista político y ex congresista. Me dijo esta semana. "Se perdona la relación de Chávez con los Castro, porque está claro que Chávez nunca se dejaría manipular por ellos."

En el análisis de Gessen, Cabello establecería un gobierno militarista basado en el control ejercido por la clase de oficiales en el ejército y el gobierno. (Once de veinte gobernadores chavistas del estado han sido oficiales de alto rango o media y muchos de ellos están probablemente en el lado de Cabello). Bajo la tutela de La Habana, por su parte, Maduro intensificaría el modelo socialista cubano, que es rechazado por el ejército nacionalista. "Es por eso que el sector que apoya a Cabello haría todo lo que esté en su poder para detener al presidente Maduro", dijo Gessen. Para chavistas, esta predicción es una fantasía que se proyecta por una oposición política que quieren ver a Cabello y a Maduro enfrentados entre sí, y el fin de chavismo.

Los seguidores de Chávez se están preparando para un futuro sin él. "En este momento lo que está en juego es la supervivencia de la revolución", me dijeron de adentro. Sería suicida dividir al partido. Sin embargo, en el mediano plazo habrá una lucha por el poder, porque en los últimos catorce años, Chávez ha creado todo en su propia imagen. Sin él en el timón, el conflicto entre los diferentes grupos de interés militar y civil será inevitable. La gran pregunta es si todavía es posible el chavismo sin Chávez. Fuente: The New Yorker / Boris Muñoz.

Informe21.com