Turquía abrirá, si “es necesario”, sus fronteras a las decenas de miles de sirios que huyeron de la ofensiva del régimen contra Alepo y esperan en campamentos improvisados poder entrar en territorio turco.

El régimen sirio “bloqueó una parte de Alepo” y si los civiles “están en nuestras puertas y no tienen otra opción, debemos dejar entrar a nuestros hermanos y lo haremos”, declaró Recep Tayyip Erdogan el sábado, al regresar de una gira por América Latina y Senegal.

Sin embargo, el presidente turco no precisó cuándo podrán entrar a su país los refugiados y los principales puestos fronterizos, incluido el de Oncupinar, cercano a la ciudad de Alepo, seguían cerrados este domingo, constató un periodista de la AFP.

El sábado, el ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, afirmó que Turquía, que ya recibió a 2,7 millones de refugiados, seguía siendo fiel a la “política de fronteras abiertas” para los refugiados.

El “invasor” ruso

Más de 260.000 personas han muerto en Siria en cinco años de conflicto interno, en los que se enfrentan grupos armados, organizaciones salafistas, yihadistas, grupos kurdos contra el ejército y milicias aliadas, apoyadas también por tropas iraníes y aviones de guerra rusos.

El conflicto ha obligado a más de la mitad de la población a huir de sus hogares. Muchos de los desplazados intentan llegar a las costas europeas en peligrosos viajes en los que cruzan el mediterráneo en precarias embarcaciones.

Después del fracaso del primer intento de establecer un diálogo indirecto entre el gobierno y algunos sectores de los rebeldes, con la mediación de la ONU, Estados Unidos y Rusia anunciaron el sábado que evaluarán la situación juntos con los otros países involucrados en los esfuerzos de paz el 11 de febrero.

La gran cantidad de actores involucrados en el conflicto llevó este domingo al presidente turco a pedir este domingo a Estados Unidos que dejé de apoyar al grupo kurdo YPG (Unidades de Protección del Pueblo) que controla la ciudad siria de Kobane y que lucha contra los yihadistas. AFP

Fuente: Globovisión