YPFB compró las 3 perforadoras cuando la tendencia es alquilarlas

Especialistas consideran que la contratación de servicios de perforación reduce los costos, ya que la compañía contratada es la que se ocupa del mantenimiento.

YPFB compró las 3 perforadoras cuando la tendencia es alquilarlas

YPFB/ABI. El presidente de YPFB y miembros de la comisión verifican el taladro.

Página Siete / Manuel Filomeno /  La Paz

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) compró tres taladros a la CAMC para destinarlos a la  exploración; no obstante, la tendencia que prima en el sector  es alquilar este tipo de equipos y servicios para abaratar costos, según expertos.

“Comprar taladros para explorar es algo que no se está haciendo en la actualidad”, afirma el exministro de Hidrocarburos Mauricio Medinaceli.

El experto en  hidrocarburos  Hugo Del Granado explica que las empresas del área prefieren alquilar los equipos, ya que estas firmas buscan mantener los “costos bajos” en esa etapa de la cadena hidrocarburífera.

En la actualidad, son varias las compañías que dan  el servicio de perforación de pozos petroleros en Bolivia. Entre ellas están   Equipetrol, Sinopec, Servicios Especiales San Antonio y  Weatherfort.

“La contratación de los servicios de perforación reduce los costos de la exploración, en la medida en la que la empresa contratada es la que se ocupa del mantenimiento y operación de los equipos”, sostiene Del Granado.

Medinaceli asegura  que la tarea de exploración requiere de tecnología acorde con el área explorada, la cual  se encuentra en constante evolución. “Por esta razón, muchas veces estas actividades las realiza una empresa contratista especializada”, dice.

De acuerdo con Del Granado, el alquiler de la perforadora también pasa por la situación de  la industria hidrocarburífera, puesto  que los bajos precios del petróleo desaniman a las empresas a explorar; por ello tienen sus perforadoras paralizadas y disponibles para realizar servicios a terceros.

“En este momento de bajos precios, las empresas se están dedicando a producir en pozos ya desarrollados, por lo que sus equipos de perforación se encuentran en desuso, lo que hace conveniente que otro las alquile por un costo conveniente”, comenta.

Los expertos sostienen  que también se debe considerar que cuando se compra  un equipo de perforación,  debe tomarse en cuenta que éste se depreciará en el tiempo.

“Cuando se tiene un taladro, los costos pueden subir debido al mantenimiento del equipo o los repuestos que pudiera necesitar”, añade el experto.

En 2014, YPFB proyectó una inversión de 1.932 millones de dólares en proyectos de perforación exploratoria en 42 áreas, con potencial de petróleo, gas y condensado, hasta 2018.

De las zonas que se planteó explorar, cuatro fueron áreas con potencial petrolífero, 31 con potencial de gas y condensado, y siete  de petróleo y gas, según dijo en 2014 el expresidente de YPFB  Carlos Villegas, fallecido el año pasado.

En su momento, los especialistas criticaron el presupuesto asignado por considerarlo muy bajo.

Dos tipos de taladro 

De acuerdo con José Padilla, exasesor de hidrocarburos de la Gobernación de Santa Cruz, en  Bolivia   operan dos tipos de taladros perforadores:  los de perforación vertical y aquellos que realizan perforación direccionada.

“Cada tipo de taladro tiene una tarea específica y se usa en un tipo de yacimiento particular”, agrega.

Según Hugo Del Granado, lo usual es que para las tareas de exploración se usen taladros de perforación vertical, ya que la tarea del aparato es encontrar el yacimiento.

“Se perfora hasta encontrar la estructura del yacimiento, que puede estar a una gran profundidad”.

Los taladros de perforación direccionada, por otro lado, son usados mayormente en yacimientos con condiciones especiales o en la etapa de producción.

“El taladro se adapta a los estratos de la tierra en busca del yacimiento, que muchas veces se puede encontrar paralelo al suelo”, añadió Padilla.

Categorías Economía