La Iglesia debe dejar de ser parte del problema del acoso sexual

Por Amy Butler (Especial para The Washington Post)

(Archivo)

(Archivo)

En estos días, seguimos escuchando historias sobre Matt Lauer y Garrison Keillor, que se han unido a la creciente lista de hombres poderosos que han perdido sus trabajos por acusaciones de mala conducta sexual. A pesar de las terribles advertencias sobre la inmoralidad de un Hollywood secular y los medios de comunicación, parece que las empresas estadounidenses están más dispuestas a mostrar un liderazgo moral que la Iglesia. Esto no es meramente irónico. El silencio y la inacción de la Iglesia son pecados.

La otra noche estaba organizando una Pastor’s Table, una pequeña cena en mi casa con un grupo diverso de miembros de la congregación. Mientras estábamos sentados alrededor de la mesa, uno de los hombres del grupo sacó a colación el tema de acusaciones de acoso sexual que estamos viendo en todos los medios. Él preguntó qué podía hacer.

Como mujer que estaba en esa mesa, aprecié sus preguntas. Pero rápidamente se hizo evidente que esas preguntas no eran los problemas más apremiantes en nuestras mentes.

(iStock)

(iStock)

Cada mujer comenzó a compartir su historia. “Recuerdo la primera vez que vi a un profesor mirando mi camisa. Cuando me quejé, me pidieron que me la abrochara más“.

“La primera vez que un hombre se expuso a mí, yo estaba entre un grupo de vecinos. Tenía 7 años”.

“En la escuela primaria tenía que quedarme después de clase porque mi madre trabajaba hasta tarde. Odiaba porque el conserje me empujaba contra el mostrador y me tocaba el cuerpo. Cuando me quejaba, me decían que solo tenía que estar alejada de él”.

Una por una, las historias salieron a la luz, y cada mujer en esa mesa tenía una historia que contar. Éramos intergeneracionales, interraciales y de todos los orígenes, y sin embargo, nuestras historias resultaban familiares. Era muy claro que el acoso sexual y el abuso de mujeres es parte de la vida cotidiana para muchos de nosotros. Y si sucede en todos los lugares, tal y como se contó en esa mesa esa noche, puedes apostar lo que está sucediendo en la Iglesia.

Harvey Weinstein (Getty Images)

Harvey Weinstein (Getty Images)

La Iglesia como institución es variada en su expresión, por supuesto, y no hay una voz unificada que hable sobre ningún tema. Pero a medida que las historias siguen saliendo, continúo preocupada por lo que estamos escuchando de la Iglesia en estos días. Algunos ministros están apoyando públicamente a Roy Moore. Otros simplemente no dicen nada. Y tal vez esa es la peor respuesta de todas.

En aras de la argumentación, supongamos que la mayoría de los cristianos están de acuerdo en que Jesús no apreciaría la explotación o el abuso sexual de mujeres. Entonces, ¿por qué la Iglesia, una institución que afirma representar los valores de Jesús, guarda silencio sobre un tema tan claro?

Callamos porque somos culpables, estamos implicados por miles de años de abuso institucional y personal de mujeres, casi una existencia completa de mantener a las mujeres subvertidas y victimizadas. No creo que sepamos cuán profundo y consanguíneo es realmente este pecado de la Iglesia. Pero como la mayoría de las cosas, la Iglesia será arrastrada dando patadas y gritando a la conversación. Porque las mujeres, como todas las mujeres alrededor de mi mesa, comenzarán a contar sus historias. Y nosotras no pararemos.

Entonces, me gustaría proponer que la Iglesia comience a dar los pasos necesarios para iniciar una conversación que deberíamos haber estado liderando hace mucho tiempo.

Papa Francisco (AFP)

Papa Francisco (AFP)

Primero, es hora de comenzar a hablar sobre la misoginia, el acoso sexual y el sexismo en general, en la Iglesia, desde el púlpito. Cada domingo, nuestros bancos están llenos de víctimas de agresiones sexuales y de la experiencia constante, desgastante y culturalmente innata de acoso sexual. Y estos temas pertenecen al racismo, la homofobia y la opresión de los pobres (otros asuntos que la Iglesia no menciona lo suficiente).

Luego, da un paso más y ESCUCHA A LAS MUJERES. Proporciona mesas, aulas y plataformas online para que podamos contar nuestras historias, como el último hashtag de Twitter #churchtoo. Honrad nuestras historias como santas cuando las contamos. Créenos, aunque solo sea por el simple hecho de que innumerables historias similares seguramente inspiran cierta credibilidad: donde hay humo hay fuego.

Las investigaciones muestran que, aunque la población de Estados Unidos se divide de manera bastante pareja entre hombres y mujeres, son las mujeres las que forman la mayoría en nuestras bancas. También es una estadística generalmente aceptada que una de cada cuatro mujeres han sufrido agresión sexual o acoso. Pero recordemos que esto solo refleja a las mujeres que informan sobre sus experiencias. Si tomas la muestra de mi cena, por ejemplo, la estadística verdadera seguramente está más cerca. Y, por supuesto, las mujeres no son las únicas víctimas de la agresión y el comportamiento sexual inapropiado.

 

Fuente: infobae.com

Categorías VidaEtiquetas