Médicos radicalizan protesta con huelga de hambre y los pacientes sufren en Bolivia

  • El presidente del Colegio Médico, Édgar Fernández (izq.), en el primer piquete de huelga, ayer. | Mauricio Rocabado
  • La asamblea de médicos en Cochabamba, ayer. | APG
  • Funcionarios de salud esperan espacio para atender en emergencias del Viedma, ayer. | Mauricio Rocabado
  • Protesta del Colegio Médico Cochabamba. | Mauricio Rocabado

El diálogo se rompe, los médicos se radicalizan y los pacientes sufren

Los Tiempos /  Cochabamba/ Wilson Aguilar

La pulseta entre los médicos y el Gobierno continúa. Las bases de los sectores de salud del país rechazaron el acuerdo de entendimiento suscrito por su dirigencia con autoridades del Ejecutivo y del Legislativo, por lo que decidieron mantener y radicalizar la huelga general e indefinida. El Gobierno califica la posición de sector de política, intransigente y chantaje. En el Legislativo se anuncia considerar el artículo 205 honrando el acuerdo que firmaron anteriormente.

“Lamentamos que no aceptaron el acta de entendimiento y mantienen el paro de los hospitales continuando con la tortura al pueblo boliviano (…) Esa situación de intransigencia se vuelve en una actitud de chantaje con la salud del pueblo”, dijo viceministro de Salud, Álvaro Terrazas.

La huelga convocada por el Consejo Nacional de Salud con hoy cumple 22 días en rechazo al artículo 205 del proyecto del Código del Sistema Penal y el Decreto Supremo 3385, la primera que regula la mala práctica y la segunda que crea la autoridad de fiscalización.

Según Terrazas, se está llegando a situaciones extremas por las “mentiras y manipulaciones”, como el pedido de los médicos para que la ministra de Salud, Ariana Campero, renuncie.

“Hay situaciones y extremismos, nosotros también desearíamos exigir la renuncia de algunos dirigentes que han llevado mentiras, han estado manipulando y han vuelto esta situación en una cruzada política, es una posición y un pedido definitivamente política (renuncia de la ministra)”, dijo.

Pero, pese a esta situación, la autoridad señaló que analizarán las resoluciones emanadas de las asambleas departamentales para dar una respuesta al Colegio Médico de Bolivia y convocar nuevamente a la dirigencia en la búsqueda de una solución y que no entiende la decisión de los médicos porque se ofreció al sector realizar complementaciones, modificaciones al artículo 205 e iniciar la construcción de un nuevo decreto supremo.

En tanto, las bases médicas en las asambleas departamentales definieron mantener la protesta y exigir la renuncia de la ministra de Comunicación, Gisela López, que llamó al sector mercaderes de la salud.

En tanto, en el Colegio Médico de Cochabamba se instaló un piquete de huelga de hambre a la cabeza de su presidente Édgar Fernández y del secretario general Hernando Siles.

Descartan sacar el 205

A su vez, tras conocerse la decisión de los médicos de mantener su paro indefinido y medidas de presión, el presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales, ratificó en que no se quitará el artículo 205 que sanciona la mala praxis profesional.

De acuerdo con Gonzales, el artículo cuestionado por los profesionales en salud se mantendrá en el proyecto normativo, porque recoge los acuerdos arribados con el sector médico en septiembre pasado y que, además, no se puede excluir un tipo penal que protege a la ciudadanía y a los buenos médicos.

“Nosotros no podemos dejar de poner un tipo penal dentro del código, ¿a quién va a perseguir? Especialmente a los malos médicos que son muy poquitos en Bolivia y, segundo, quienes fungen de médicos y no lo son. A esa gente va a perseguir el artículo 205; no es al profesional que hace su trabajo de manera responsable. La posibilidad de eliminar el artículo está absolutamente descartada”, señaló.

Acotó que con este articulado se exime de responsabilidad a los médicos que no cuenten con las condiciones técnicas para realizar su trabajo o que hayan enfrentado situaciones que no se pudieron prever.

DATOS

Siete colegios médicos rechazaron preacuerdo. Los colegios médicos de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Pando, Tarija, Oruro y Potosí rechazaron el preacuerdo que habían firmado el martes la dirigencia nacional y el Ministerio de Salud en La Paz.

Piquetes de huelga de hambre en Cochabamba. El presidente del Colegio Médicos de Cochabamba Édgar Fernández, y el secretario general, Hernando SIles, instalaron ayer el primer piquete de huelga de hambre.

Piden renuncia y retractación de ministras. A los pedidos de derogar el DS 3385 y rechazar el artículo 205 del Código de Sistema Penal, los médicos sumaron la renuncia de la ministra de Salud, Ariana Campero, y la retractación de la ministra de Comunicación, Gisela López, que dijo que los médicos son “mercaderes de la salud”.

Medio millón de consultas y 4.800 cirugías. Hasta el momento, el paro indefinido iniciado el 23 de noviembre afectó 4.837 cirugías mayores y menores, además de 542.138 consultas médicas.

Gobierno dice que el paro es ilegal. El ministro de Trabajo, Héctor Hinojosa, advirtió que la huelga carece de justificación “legal” y se descontará a los huelguistas los días no trabajados.

MÁS DE 500 MIL CONSULTAS SUSPENDIDAS EN 21 DÍAS

Ayer la ministra de Salud, Ariana Campero, solicitó a la dirigencia y las bases médicas a declarar un cuarto intermedio humanitario, ya que según datos de su despacho el paro afectó más de medio millón de consultas hasta ayer.

“Solicitamos como seres humanos a las dirigencias y a las bases médicas un cuarto intermedio humanitario hospitalario”, dijo.

Durante los 21 días de paro se han suspendido 4.800 cirugías programadas y no se atendieron 542.000 consultas médicas.

“Pondremos la mano al pecho y hacer un cuarto intermedio humanitario en el paro hospitalario, les pedimos a la dirigencia, no vamos dejar el diálogo. Hemos agotado muchas instancias, el diálogo no la vamos a agotar, tuvimos la esperanza con la acuerdo de ayer pero nos da mucha pena recibir las notas de rechazo”, lamentó.

El paro comenzó el 23 de noviembre.