Soy víctima de los loteadores; han creado un demonio con mi persona

Mario Horacio Gil Sosa acudió a dos audiencias cautelares para responder por toma de tierras

Mario Horacio Gil Sosa – Recluido en Palmasola, acusado por toma de tierras –



Guider Arancibia Guillén – Periodista

Hace 35 días que está detenido en la cárcel de Palmasola por orden judicial. Está imputado por la Fiscalía por toma de tierras e inmuebles, organización criminal, intento de homicidio y violación. Sus denunciantes lo señalan como el rey de los loteamientos y avasallamientos, pero él se declara inocente y víctima de una persecución, extorsiva y judicial.

Dice que su familia está perseguida, que ha tenido que salir del país y que sus detractores le piden $us 1 millón para retirar las demandas en su contra. Se declara un próspero empresario, dueño de una empresa de venta legal de terrenos con más de 5.000 contratos y seis proyectos habitacionales. Asegura que jamás fue imputado y que él es el pionero en Bolivia en la fábrica y venta de durmientes y por eso más bien se le hicieron la burla y le mandaron decir que lo iban a enviar a la cárcel a dormir un largo sueño.

Su abogado, Néstor Higa, ha pedido a la Fiscalía el sobreseimiento definitivo de su cliente por considerar que no existen pruebas en su contra y que es una víctima de la injusticia, de la persecución y de la extorsión.

¿Es cierto que usted es el rey de los loteos en Santa Cruz?

Soy una víctima de los avasallamientos, se entraron a mi propiedad cuatro veces y este fin de semana hubo tres detenidos porque la Policía los pilló y fueron enviados a la cárcel. Mi propiedad está ubicada en la avenida G-77 y ahora es un dulce para los loteadores. Esa es una prueba de que soy víctima de los avasalladores y de una trampa por intereses personales.

¿Por qué hay tantas denuncias graves en su contra?

Jamás dejaron que yo hable con la prensa para contar mi verdad. Me inventaron todo y hasta falsificaron documentos para meterme preso. Esto es un verdadero atropello.

Por ejemplo, inventaron una denuncia de una mujer de que yo había entrado a su lote de 300 metros el 6 de julio de 2013. Según dice la denuncia, ese día en la mañana yo había llegado al terreno por el barrio Guapilo Norte con 20 personas, dicen que hice pegar a los habitantes y que los saqué. Además me denuncian por intento de violación. Es ilógico que yo dispute por un lote de 300 metros si tengo grandes proyectos de venta de terrenos legales en todo Santa Cruz. Cuando me llevaron por primera vez a una cautelar, hace más de un mes, la jueza me dio libertad irrestricta porque no encontró una sola prueba en mi contra. Después cuando me llevaron a la segunda audiencia quedé admirado porque la mujer que me denunció me apuntaba llorando, decía que yo y 20 tipos la sacamos de su lote. Yo juré que jamás hice eso y que no la conocía. Le dije que estaba equivocada y en ese momento me acordé que en esa fecha yo estaba en Estados Unidos. Le dije a mi hermano que trajera mi pasaporte y se le entregué a la jueza. Evidentemente, según el pasaporte, ese día yo estaba en Miami.

La jueza me pidió un flujo migratorio y después se lo presenté, porque en Migración me certificaron que yo salí de Viru Viru rumbo a Miami el 5 de julio de 2013 y regresé el 21. Cómo es posible que yo esté en dos lugares al mismo tiempo. La denuncia se cae, todo es mentira.

¿Es verdad que maneja mucha gente y paga dinero a influyentes para estar libre?

Todo es mentira, cuando alguien me acusa, lo escuchan, pero a mí me ponen trabas en todos lados. Es más fácil que salga libre un narcotraficante o un asesino, pero a mí nadie me escucha, me echan la culpa de todo. En este proceso en mi contra la mentira la están transformando en verdad. Tengo cinco órdenes de desapoderamiento emitidas por jueces y vocales para sacar a loteadores. En un caso yo denuncié a un loteador, pero como él tenía mucha gente armó una trampa en mi contra a base de mentiras. Quiero decir a la gente que nunca existió una imputación en mi contra, las supuestas 200 víctimas no existen. Me quitaron tierras. Yo era representante de Mitsubishi, de Fiat y el mayor productor de durmientes de Bolivia desde hace 30 años, es más, vendí el 95% de durmientes en Bolivia.

Tengo una empresa legalmente constituida de nombre Terrara, con personal. Me aprobaron seis proyectos con más de 5.000 contratos de venta de lotes en Santa Cruz. Los terrenos los tengo comprados a través de créditos en bancos y como prueba debo $us 4 millones. Este caso en mi contra es mediático, es extorsivo.

Amedrentan constantemente a mis hijos, a toda mi familia, a mis funcionarios. Tres veces tuve que pagar $us 20.000, otra vez 25.000 y la última vez 5.000 para que no me metan preso. Ahora me están pidiendo $us 1 millón para retirarme todas las demandas en mi contra y liberarme. No pagaré un peso a nadie porque ya me cansé, seguiré preso hasta que se me haga justicia. Quieren tapar otros hechos para que no se sepa la verdad. Han creado un demonio con mi persona, yo solo soy una víctima de los loteadores. Estoy en una celda del PC-4 no salgo noche y día. Los policías me tratan bien, pero me he enterado de que quieren llevarme a otra cárcel del país por considerarme el más peligroso de todos y un monstruo

Fuente: eldeber.com.bo