Lío por el agua: Vecinos lloran por el joven y temen más violencia en la zona de Tunari

Vecinos lloran por el joven y temen más violencia en la zonaTras una larga jornada, familiares y comunarios recogieron el cuerpo de Carlos Hinojosa Meneses (17), quien murió en el enfrentamiento entre comunarios de Lincupata y el sindicato agrario Taquiña.Hinojosa Meneses fue conducido a su domicilio en la zona norte de la ciudad, próximo a la Circunvalación II, donde será velado hasta hoy.El informe preliminar de la Policía, que cita el parte del médico forense, señala que la causa de la muerte del comunario del Sindicato Agrario Taquiña fue por un traumatismo encéfalo craneano (TEC) severo.El Comandante departamental de la Policía de Cochabamba, Elvin Baptista Ocampo, explicó que el conflicto ya fue controlado y no existe posibilidad de un nuevo rebrote del enfrentamiento.Sin embargo, un comunario, que no quiso mencionar su nombre, dijo que la Policía pudo evitar el enfrentamiento porque estaba advertida del conflicto y las amenazas entre ambas comunidades.Otro comunario del Sindicato Agrario Taquiña, reveló que la pasada semana un grupo de sus afiliados fue sorprendido por comunarios de Lincupata en la laguna Santa Rosa y les quitó herramientas y celulares.Una fuente policial confirmó a OPINIÓN que ambas comunidades se amenazaron en noviembre y diciembre de 2016.“Por la crisis del agua, nuestro sindicato instruyó limpiar los canales de riego y por eso fuimos hasta arriba. Nosotros consumimos esas aguas desde siempre, nuestros padres y abuelos vivieron en esta zona”, dijo Nelly Camacho del Sindicato Agrario Taquiña.El agua que llega de tres lagunas beneficia a más de 3.000 familias del sindicato agrario Taquiña, dedicadas a la agricultura y el pastoreo.OPINIÓN / Cochabamba

Enfrentamientos por agua dejan un muerto en Tunari

Lincupata y el sindicato agrario Taquiña se reivindican el uso de las aguas de las tres lagunas que se encuentran en las colinas del parque.OPINIÓN / David OvandoDuros enfrentamientos entre dos comunidades agrícolas por el control de las lagunas Santa Rosa, Viscachani y Laguna Grande, ubicadas en las faldas del Parque Tunari, dejaron ayer una persona muerta y al menos cinco heridos.Carlos Hinojosa Meneses (17), perteneciente al Sindicato Agrario Taquiña, murió ayer por las heridas en la cabeza tras el impacto de varias piedras.El origen del problema viene desde hace muchos años, pero la sequía prolongada de 2016 agudizó el conflicto limítrofe entre Lincupata, que corresponde al municipio de Tiquipaya, y el Sindicato Agrario Taquiña, que pertenece al distrito 2 del municipio de Cercado.Las tres lagunas aún no tienen la cantidad de agua suficiente para abastecer la demanda de ambas comunidades y las disputas fueron creciendo en las últimas semanas.En agosto de 2016 pobladores de Tolata y Arbieto, del Valle Alto de Cochabamba, decidieron mantener una vigilia en la represa de La Angostura para evitar que se abran las compuertas.Entre tanto, en agosto de 2016 un enfrentamiento por aguas en Saytu Khocha (Tiquipaya) dejó 9 heridos.En octubre de 2016 hubo amenazas de enfrentamiento, pero comunarios de Larati cedieron y abrieron las válvulas para dotar de agua a dos distrito de Sacaba tras negociaciones con la Gobernación.VIOLENCIAEl enfrentamiento comenzó cuando un grupo de 300 personas de Taquiña subió ayer a la zona de las tres lagunas para realizar, supuestamente, tareas de limpieza de los canales de agua.Sin embargo, los comunarios de Lincupata, que tenían vigilantes en la zona, se enteraron y reforzaron sus puntos de vigilia en las colinas de la cumbre.Antes de llegar a la primera laguna, las 300 personas que subían a la zona fueron sorprendidas por una “lluvia” de piedras que dejó un muerto y al menos cinco heridos.Este grupo intentó rearticularse para contraatacar pero no pudo contra las piedras, los palos y las flechas de los comunarios de Lincupata, que estaban apostados en puntos estratégicos de la cumbre.La Policía, que conocía las amenazas, no pudo evitar el ataque ni el posterior enfrentamiento, de hecho tuvo muchas dificultades para llegar a la zona del conflicto.Tras el enfrentamiento los efectivos policiales de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) y el Equipo Táctico Delta procedieron a la detención de nueve personas, que son sospechosas de participar en los actos de violencia.Existen nueve personas detenidas de la comunidad de Lincupata: Abrahan Luna Villca (27), Ramiro Medrano Mamani (31), Domingo Luna Villca (36), Julia Luna Rocha (29), Marta Luna Villca (26), Deysi Ríos Villca (19), Germán Guizada Condori (27), Félix Ríos Argote (46) y Cristian Ríos Villca (14). Las nueve personas fueron conducidas a las celdas de la FELCC y hoy serán puestas a disposición del Ministerio Público.