El mundo de los certámenes de belleza está enfermo: por qué no quiero ser más que un físico «bonito»​​​​​​​

Lady in red: Pia embodies elegance, tradition and grace in the breathtaking Mikimoto crown for her final photoshoot. #MissUniverse

A post shared by Iris Mittenaere (@missuniverse) on

Estereotipos inalcanzables, requisitos incumplibles y una pobre obsesión por la apariencia: estos representan los tres pilares de la mayoría de los concursos de belleza.Hay quienes se esfuerzan por disfrazar estos concursos de sueños cumplidos, pero a mi entender representan una clara cosificación y empobrecimiento del cuerpo femenino.



Los pasos previos para ser Miss Universo

Brave Beauty: #MissUniverse Kosovo saved the life of her brother, who was about to fall in the manhole. She courageously jumped in after him, broke her leg and spent two months in the hospital. #?

A post shared by Iris Mittenaere (@missuniverse) on

Este es el certamen de belleza más importante del mundo e impone a sus concursantes requisitos bastante empobrecedores:

  • En el caso de las mujeres, sus medidas deben ser 90-60-90.
  • No pueden ser madres, ni estar casadas.
  • Claro que las cirugías estéticas están permitidas, así como cualquier tipo de tratamiento cosmético.

Las misses

¡Feliz Domingo! Si tu disfraz de este carnaval está inspirado en algún traje típico etiqueta @missvenezuela #FelizCarnaval ❤✌

A post shared by Org Miss Venezuela (@missvenezuela) on

Ser «la más bonita» tiene un costo altísimo para las misses, por lo que necesitan patrocinadores para costear todos los tratamientos y llegar a la cima.Uno de los países «productores» de Misses Universo es Venezuela, ya que cuenta con un «plan de trabajo» que pocos países tienen, algo así como una fábrica de mujeres hermosas, a las que exponen, comercializan y exigen disparates para llevarse la corona más codiciada por las modelos.

Ser Miss Venezuela es uno de los sueños más comunes entre las niñas pequeñas: desde los 10 años compiten por ser la más bonita, la más delgada, o la más elegante sin reparar en los costos que cada una de esos objetivos pueda significar.Recientemente, salió un documental llamado To be a Miss (que se puede ver en Netflix) que deja en evidencia la mercantilización de la belleza y los descabellados requisitos que les imponen a las chicas.

Ser «hermosa» sin reparos

Eat it or wear it? I never thought I would have to make the decision!

A post shared by Iris Mittenaere (@missuniverse) on

Decirle «gorda» a una chica que pesa 50 kilos, pedirle que se opere el busto para «que sea más hermosa» o llevarla a una cena con un empresario para que patrocine su «campaña»: todo esto y más es aceptado en el mundo de la moda. Y, lo peor de todo, ese tipo de acciones están justificadas si eso te asegura la corona, tal como demuestra la siguiente cita del documental:

«No me importa hacerme todas las cirugías plásticas que hagan falta ni adelgazar todo lo que me pidan si con eso logro ser Miss Venezuela».

Y como si lo anterior no alcanzara, Osmel Sousa o mejor conocido como el “hacedor de reinas” sentenció: «las que dicen que la belleza está en el interior son feas justificándose».

No necesito ser hermosa

Si ser hermosa significa no poder comer patatas fritas cuando te reúnes con amigas, pasar por el quirófano para hacer cambios en mi cuerpo que no necesito, tener una rutina de ejercicios extrema que me obligue a estar más horas en el gimnasio que en mi casa y convertirme en un objeto que todos aprecien solo por su forma, entonces, no quiero ser hermosa.Quiero dedicar mi vida a respetar mi cuerpo y a cultivar el tipo de belleza más valioso y determinante que alguien puede lucir. Sí, estoy hablando de esa belleza que solo puede ser detectada en el brillo de los ojos o en la compasión de una sonrisa.Y tú, ¿qué crees de los certámenes de belleza?Fuente: vix.com