Según ranking de la Unesco, Bolivia ocupa los últimos lugares de América Latina en calidad educativa