Sicarios. Santa Cruz atrae matones a sueldo

- Seguridad

Violencia. En la capital cruceña, la Policía registra al menos siete ejecuciones por encargo hasta julio. Todos los casos están ligados a cobro de deudas por narcotráfico o de juego. Fiscal mantiene en reserva datos de Pedraza para evitar represalia.

imageMensaje. Expertos aseguran que el tiroteo contra el abogado Denver Pedraza, afuera del Palacio de Justicia, refleja la vulnerabilidad de la gente frente al crimen

El Deber, Ruy G. D’Alencar D.

Hasta julio de este año, la ciudad de Santa Cruz reporta siete casos confirmados por la Policía como muertes violentas por deudas de narcotráfico y de juego. De estos hechos delictivos queda un saldo de siete muertos. Dos personas han sobrevivido a la mano de los sicarios: el abogado Denver Pedraza, tiroteado afuera del Palacio de Justicia, y Adán López Mercado, secuestrado y baleado por una banda de presuntos asesinos a sueldo que fue desarticulada.

Las ejecuciones se dan a plena luz del día. Se abre fuego a quemarropa en espacios públicos muy concurridos. A partir de los casos confirmados este año por la Policía, se puede resumir que en Santa Cruz se produce un promedio de un homicidio por encargo al mes.

Para algunos asambleístas, cívicos y analistas bolivianos, estos datos alarman y muestran que en el país comienza a asentarse la ley del más fuerte y el desprecio a la vida, un fenómeno que ya se ve en algunas capitales de Latinoamérica por acción del narcotráfico. Para la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), son casos aislados y están bajo control. Eso sí, nadie niega la relación de esos hechos de violencia  con negocios ilícitos.

Ramiro Vega, comandante departamental de la Felcc, asegura que la ola de homicidios por encargo está bajo control. Apunta que los asesinos, en la mayoría de los casos, son extranjeros que llegan de Brasil, Perú, Colombia y Argentina atraídos por las facilidades de ingreso que hay por las fronteras del país y por la bonanza económica que proyecta la ‘locomotora’ cruceña.

“No hay cárteles. Santa Cruz es una ciudad apetecible para el crimen por la actividad económica. Eso se proyecta hacia afuera por nuestras ferias”, explica Vega, a  un mes y medio de asumir el mando de la Felcc.

En los registros que la Policía tiene de asesinados por encargo figuran los de Roque Riquelme y Roxana Añez (26/01), Zhixing Chen (12/02), Claudia Manattini (26/02), Li Xiang (28/02), Samuel Marconi (hallado el 21/06) y Limberg  Baptista (14/07). Roly Aguilera, secretario de la Gobernación cruceña, cuestiona la proliferación de ajustes de cuentas en la ciudad en pleno día. Jessica Echeverría, diputada cruceña, señala que el problema es alentado por la debilidad de los controles. En su criterio, debe volver la DEA estadounidense al país. 

Nueve días atrás, la Felcc informó de que se logró desbaratar una supuesta banda de sicarios, varios de ellos peruanos. Presumen que la red se conformó para cobrar deudas de ‘narcos’ en el país.

La balacera contra el abogado Pedraza y el arresto de Marco André Magalhaes dio mayor relieve al asunto de sicarios actuando en el país. Magalhaes, de nacionalidad brasileña, es presumiblemente miembro del Comando M-16 (organización criminal que domina las favelas de Río de Janeiro) y supuesto asesino por encargo de Roque Riquelme y Roxana Añez, aunque sus declaraciones son contradictorias.

Pese al impacto de los hechos de sangre y de secuestros que se han dado en los últimos meses, las autoridades policiales han explicado que no se puede comparar la violencia desatada en Santa Cruz con lo que sucede en Ciudad Juárez, de México. Para desmarcarse de cualquier semejanza, se argumenta que aquí los asesinatos se dan solo entre gente involucrada con el crimen y hasta ahora la violencia no ha salpicado a la población en general, como sucede en esa ciudad situada en la frontera entre México y EEUU.

No todos comparten esa idea. En Palmasola, algunos efectivos e internos (que pidieron que se guarde su identidad) aseguran que hay exconvictos que adoptan la ‘profesión’ de sicarios. “Esto pasa en Santa Cruz porque es un punto de tránsito en el circuito de la droga boliviana y peruana”, dijo uno de ellos. Los presos dicen que hay exreos que se hacen cargo del trabajo sucio de los narcos por tarifas desde $us 3.000 en adelante, dependiendo de las complicaciones de cada caso. En la Felcc no niegan tal situación.

Herland Vaca Díez, titular del Comité pro Santa Cruz, preocupado por los hechos recientes y por hallazgos de múltiples fábricas de droga en Buenavista y Choré, dijo que la violencia seguirá en las calles del país mientras no se reduzca la producción de hoja de coca.

    Los riesgos  

Fronteras. Según la Felcc, la debilidad en el control de ingreso y salida de extranjeros es un estímulo para que criminales de todo tipo ingresen al país a ejecutar personas. Se apuntó que no hay una base de datos que compartan las naciones sobre delincuentes.

Atracción. La dinámica económica generada en Santa Cruz y su vinculación con el circuito del tráfico internacional de drogas llaman la atención de sicarios, de acuerdo con el comandante de la Felcc, Ramiro Vega. Se decomisó 11,8 t de cocaína en 2011. Un 52% provino de Perú.

Operativos vecinos. Incursiones como las que realizó el Gobierno de Brasil en las favelas de Río en 2010 expulsaron a organizaciones peligrosas consolidadas en las barriadas. El Comando Vermelho y el M-16 ya habrían migrado hacia Bolivia, según autoridades.

Especialización. Autoridades policiales ratifican que las cárceles del país son ‘universidades’ del crimen, donde al estar mezclados todos los reclusos algunos perfeccionan habilidades delictivas. Se apunta la necesidad de una reforma penitenciaria en el país.

Fiscal mantiene en reserva datos de Pedraza para evitar represalia

La fiscal Consuelo Severiche, que indaga el atentado al abogado Denver Pedraza el lunes 18 fuera del Palacio de Justicia, dijo que el afectado dio información de tres de los casos que patrocina por los que alguien mandó a matarlo.

“El doctor Pedraza no ha descartado como sospechoso al teniente Julio René Navia (detenido en la cárcel de Chonchocoro de la Paz), pero hay otros nombres que no puedo dar a conocer porque son casos muy delicados en los que hubo muertes de por medio. Si han sido capaz de matar a otras personas tenemos que cuidar la información para no poner en peligro a la víctima”, dijo la autoridad.

Sobre los dos colombianos detenidos a raíz de la agresión a Pedraza, la fiscal dijo que no tienen relación con el hecho, pero hay indicios de que están implicados en otros casos.