Incidente con Amorim, confirmado

AMORIM FAB En la tarde de hoy, el gobierno de Evo Morales trató de ocultar la verdad. La encargada del operativo de desinformación fue la ministra de comunicación, Amanda Dávila, probablemente con asesoramiento cubano, vista la amplia cobertura a sus declaraciones dada por la agencia castrista Prensa Latina.

Dávila sostuvo ante los medios que era falsa la denuncia de la prensa brasileña, sobre una requisa por parte de las autoridades bolivianas al avión oficial donde viajaba el ministro de defensa del vecino país, Celso Amorim.

La funcionaria llegó a decir que todo era “una tomadura de pelo”.

Sin embargo, la mentira duró pocas horas. Poco después, el Ministerio de Defensa del Brasil subió a su web un comunicado en el que certifica que se produjo el incidente, que “configura una violación a la inmunidad de aeronaves de la FAB (Fuerza Aérea Brasileña)”.

El mensaje oficial agrega que “El Ministro de Defensa brasileño nunca autorizó tal requisa” y que todo esto generó “una nota de protesta enviada por la embajada de Brasil en La Paz a la Cancillería boliviana. En el documento, la embajada informó que la repetición de tales procedimientos abusivos llevaría a la aplicación, por Brasil, del principio de reciprocidad”.

El traspié dado por Dávila ha llevado a parlamentarios de oposición a calificar a su cartera como “el Ministerio de la Mentira, encargado de contarles cuentos chinos a los bolivianos”.

Pero, más allá de todo esto, queda en evidencia un gobierno que ha hecho escándalo mundial por los percances sufridos por Evo Morales en Europa, mientras la misma administración aplica procedimientos similares a los altos funcionarios de otras naciones…

notishots@gmail.com