Cerco a Plaza Murillo equivale a un secuestro de Palacio, dice Romero al justificar represión a cocaleros paceños

El Gobierno boliviano también reflota ataques a la embajada de EEUU  y la acusa de pretender enfrentar cocaleros de Yungas y Chapare. La tensión generada por la vigilia y el cerco de cocaleros de Yungas a la Plaza Murillo, donde se encuentran los palacios de Gobierno y Legislativo, motivó una reunión de emergencia esta mañana entre el Alto Mando Policial, el presidente Evo Morales , el vicepresidente Álvaro García Linera y otras autoridades, que optaron por despejar las inmediaciones de la plaza, al tercer día de la protesta cocalera por el tratamiento de la Ley General de la Hoja de Coca que reduce el nivel de producción a los cocaleros de Yungas de La Paz, y aumenta los cultivos en áreas consideradas ilegales, como el Chapare y otras zonas del trópico de Cochabamba.

Romero: Cerco a Plaza Murillo equivale a un secuestro de Palacio de Gobierno

Justifica la acción policial.

%image_alt%

Reunión de alto mando policial con las autoridades. Foto/Tuit MIn. Gob.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, confirmó la mañana de este lunes el operativo policial de desalojo a los productores de coca de los Yungas, porque “un cerco a la Plaza Murillo, es equivalente a un secuestro del Palacio de Gobierno y de la Asamblea Legislativa”, además son consideradas acciones de “connotación política inaceptables”.

Informó que la situación fue evaluada durante una reunión entre el Alto Mando Policial, el presidente Evo Morales , el vicepresidente Álvaro García Linera y otras autoridades, que optaron por despejar las inmediaciones de la plaza, al tercer día del cerco cocalero en protesta por el tratamiento de la Ley General de la Hoja de Coca que reduce el nivel de producción a los cocaleros de Yungas.

Explicó de parte de los cocaleros lanzaron dinamitas contra los efectivos policiales, por lo que iniciarán gestiones para que el Ministerio Público investigue y que si hay protestas de cocaleros lanzando piedras contra particulares, igualmente será atendida por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Dijo que el gobierno entiende las medidas de protesta pero cuando afectan la propiedad privada y a la ciudadanía se desnaturaliza por las acciones delictivas de parte de los afiliados a la Asociación Departamental de Productores de Coca de los Yungas (Adepcoca).

Romero aseguró que las demandas de este sector fueron atendidas, como la coca de por vida, la no imposición de un impuesto a la producción y comercialización de coca, y que se respete las áreas de producción en áreas tradicionales sin poner límites.

“Eso (sin límites) ya no puede ser aceptado, lo que se está haciendo con el proyecto de ley es garantizar la producción de hoja de coca en zonas tradicionales, pero adicionalmente limitar la producción porque no podría ser de otra manera”, manifestó.

Con relación a la observación de Adepcoca sobre las 7.000 hectáreas en favor del Chapare, la autoridad sostuvo que  eso “es sencillamente entrar a un fuego político confrontacionista para enfrentar a los cocaleros de Yungas y el Chapare, que siempre han buscado los sectores conservadores, particularmente de la Embajada de EEUU”

Dijo que es catastrófico que algunos dirigentes, seguramente guiados por fuerzas políticas conservadoras de la derecha, estén asumiendo una posición equivocada al confrontar al Chapare, asumiendo un acto  de traición al proceso de cambio.

Recordó que en el pasado, el Chapare tenía 25.000 hectáreas de coca y lo que hizo el gobierno fue afectar drásticamente la producción en el Trópico. El gobierno de Evo Morales aplicó una reducción neta que fundamentalmente en el Trópico, donde se erradicó diez veces más con relación a los Yungas.

La autoridad indicó que durante estos últimos años, Adepcoca se potenció económicamente con las ingresos de Cofecay  que recaudó 13.8 millones de bolivianos, aplicando los procesos de registro, carnetización y recarnetización de los productores y están solicitando al Segip si las personas registradas son reales o falsas.

Romero negó que haya cocaleros detenidos y dejó abierta la posibilidad de instalar una mesa de diálogo con el ministro de Desarrollo Rural, Cesar Cocarico, sin desconocer a ningún dirigente. Erbol / La Paz

Gobierno acusa a Embajada de EEUU de pretender enfrentar cocaleros de Yungas y Chapare

La autoridad gubernamental también alertó sobre posibles registros falsos de cocaleros de Yungas.

ROMERO

Ministro Carlos Romero. Foto: ABI.

La Paz, 20 de febrero (ANF).- El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó este lunes que los sectores conservadores y particularmente la Embajada de Estados Unidos en Bolivia busca enfrentar los cocaleros de Yungas y Chapare a través de los cuestionamientos sobre la superficie de cultivos de la hoja de coca que se pretende legalizar mediante un proyecto de ley que el Ejecutivo impulsa.

“Observar superficies de cultivos en el Chapare es sencillamente entrar a un juego político para enfrentar a los cocaleros de los Yungas y Chapare, que siempre han buscado los sectores conservadores y particularmente la Embajada de Estados Unidos”, aseveró Romero.

Agregó que para el Gobierno le parece “catastrófico” que algunos dirigentes de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) sean “guiados y orientados” por asesores que pertenecen a fuerzas políticas conservadoras de la derecha.

Pero “se están equivocando en pretender enfrentar a los cocaleros de Yungas y Chapare. Eso si es equivalente a una traición al proceso de cambio”, manifestó.

El proyecto de Ley del Gobierno contempla la legalización de 20 mil hectáreas de coca, es decir, 13 mil para Yungas y 7 mil para el Chapare.