Cinco inocentes dejaron la cárcel gracias a los estudios de un instituto de la Policía

Los casos de Reynaldo Ramírez y Edmundo Vélez fueron los de mayor exposición en los medios, pero hubo un hecho de estafa y otros dos de robo agravado

Christian Peña y Lillo



El 2017 será un año diferente para cinco personas que fueron sindicadas de manera equivocada de haber cometido un delito, ya que luego de las pericias realizadas por el Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (Iitcup) dejaron la cárcel y fueron liberadas.

Los casos que adquirieron notoriedad pública y que permitieron visibilizar el trabajo del Iitcup, unidad de investigación que forma parte de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), fueron el caso de Reynaldo Ramírez, joven acusado y sentenciado por un feminicidio en que él nunca estuvo involucrado, y Edmundo Vélez, que fue sindicado falsamente por el homicidio de un casero en el municipio de La Guardia.Los peritos del Iitcup descubrieron que Ramírez no era el asesino gracias a un estudio de topografía facial, una técnica nueva en el país, pero que es de amplia utilización por otras policías del mundo, con la que se puede identificar con certeza si una persona es igual al retrato o imagen de un posible delincuente.

En el caso de Vélez, se hizo un estudio ‘huellográfico’, ya que se analizó el objeto con el que se mató al casero en La Guardia y se pudo determinar que las huellas dactilares dejadas en el arma criminal no eran las mismas que las del acusado. Tras una nueva pesquisa se descubrió que un súbdito brasileño había sido el verdadero homicida.

El jefe del Iitcup, el capitán Cristian Sánchez, explicó que además de este caso hubo otros tres en los que las pericias técnico-científicas identificaron que inocentes estaban siendo implicados injustamente.“Hubo dos hechos de robo agravado en dos detenidos que no eran los verdaderos involucrados, ya que las imágenes en las que se habían registrado los casos no correspondían a los que estaban siendo procesados”, explicó Sánchez y agregó que así se logró evitar una condena injusta.

El tercer caso fue un hecho de una firma falsa, en un proceso por estafa, donde se quería involucrar a una persona que no había firmado el documento que lo involucraba en el hecho.

Precisamente los casos de autentificación de firmas, sellos, monedas y papeles valorados son el 40% de la carga procesal que tuvo el Iitcup en 2017 y que es una constante desde sus inicios hace cuatro años.

Más equipamiento

La Gobernación cruceña para las siguientes gestiones tiene prevista la implementación de un laboratorio toxicológico para que sea usado por el Iitcup.

El equipo servirá para hacer estudios de toxicología forense, con lo que se podrá detectar drogas o alcohol en la sangre de víctimas de algunos hechos violentos. “Esto permitirá servir mejor a la población”, apuntó Sánchez.

Fuente: eldeber.com.bo

Categorías SeguridadEtiquetas