Tv Especiales Entrevistas, comentarios

TV Especiales. La Paz, miércoles 22 octubre d 2008.

x1

Programa: SIN LETRA CHICA



Canal 39: ATB

Conduce: Carlos Valverde

Entrevista: Juan Carlos Urenda

“LA VOLUNTAD AUTONÓMICA PROVIENE DE LOS DEPARTAMENTOS, Y NO DEL CONJUNTO DE LOS ACTORES POLÍTICOS

Si uno toma como referencia la Constitución aprobada en Oruro, cualquier cosa es buena, porque aquello era un penoso panfleto de agresión racial y de destrucción de la autonomía.

A manera de ejemplificar, el daño es menor si se mata a una persona que matar a tres personas, entonces está mejor. No es que sea un buen texto, solo que es mejor.

Hay incluso mejor a lo que se acordó en Cochabamba, que se estaba convirtiendo el acuerdo en un acta de ejecución, donde ni se quería hablar de gobernador. Hay un reconocimiento a la autonomía, y esa es una fuerza que se lo debe a la dirigencia cruceña y a la de la media luna de tantos años con cabildos.

Con relación a la Constitución aprobada en Oruro, la estructura es buena, se reconoce la facultad legislativa a la Asamblea, luego se anuló la determinación que por Decreto se podía anular las ordenanzas municipales y también se anularon competencias y aspectos perniciosos.

Sin embargo, entre los aspectos negativos podemos señalar que en el tema competencial, en la estructura estamos bien, pero hemos perdido como en la guerra en el tema de las competencias. A la hora de asignar las competencias para el nivel central se les fue la mano.

La administración central recoge 83 competencias, son 22 competencias indelegables, 38 exclusivas, 16 concurrentes, que además no sé sabe con quién se va a concurrir si las departamentales, indígenas o municipales, y 6 compartidas.

Paradójicamente estamos ante un Estado autonómico, pero el nivel central tiene tantas competencias que lo convierte en un Estado centralizado, las competencias son abrumadoras frente a las de la Asamblea.

Las autonomías en esta Constitución son forzadas, la voluntad autonómica proviene de estos 4 departamentos, y no provienen del conjunto de los actores políticos.

Pero, con tanta competencia, algunas de ellas en menos de tres años van a tener que transferidas a los departamentos, porque no van a poder, se le van a caer de las manos.

Claro, pero ése en un deseo. En algunos casos se le va a caer de las manos, por ejemplo en la competencia de gestión municipal, y es concurrente. Hay temas que van a generar muchos problemas.

En contrapartida hay aproximadamente 20 competencias asignadas al estatuto autonómico departamental.

Otro dato preocupante es que existen 5 niveles de administración, esa situación es impracticable.

En cuanto a los derechos indígenas había un consenso que debían ser respetados, que si bien no son importantes por su presencia numérica, no van en desmedro de la población, sin embargo la Constitución le asigna derechos de autogestión y de autodeterminación, y eso potencialmente va a la independencia.

Potencialmente es cualquier cosa, porque se asignan más competencias al nivel indígena que al nivel departamental.

La ley no va poder violar el principio de autodeterminación que lo tendrá que regular el Tribunal Constitucional, pero potencialmente es cualquier cosa.

La Ley Marco determinará la elaboración de los estatutos, la transferencia de competencias y el régimen fiscal financiero, es demasiado.

Otro avance es el reconocimiento a los estatutos, control de constitucionalidad, a la boliviana, dice no aplicación, sino adecuarán. Es peligroso, no existe franqueza. No hay razones para creerle a pie juntillas, todo cuidado es poco.

La conformación de una policía departamental no es un paralelismo, sino que en algunos aspectos la administración departamental tiene que tener la fuerza coercitiva para hacer cumplir sus determinaciones.

También está que, a fuerza de insistencia y de abrir una mentalidad cerrada, el reconocimiento al término de gobernador.

Si, la Policía Municipal de La Paz es espectacular, hasta tiene uniformes.

Además, en Santa Cruz hay una Policía Municipal, pero se rechaza la posibilidad de tener una a nivel departamental.

Lo competencial en Cochabamba fue penoso, fue confrontacional.

Sin lugar a dudas que hay avance, porque el Estatuto está reconocido.

¿Nosotros tenemos la culpa de que no sea mejor?

Los referéndums autonómicos fueron importantes, le dieron una fuerza impecable.

Con tanta asignación de competencias para el nivel central, se acabará por designar un prefecto administrador para abastecer tanta competencia.

Y la parafernalia que se va armar en la puesta en marcha.

Se vieron algunas lágrimas durante el acto de promulgación, y más de una va haber al momento de la aplicación, porque las expectativas y las demandas son tremendas y no va haber poder humano que logre cumplir.