Al menos 5 hechos influirán en el voto

Proceso. A casi un mes del referéndum para aprobar o rechazar la nueva CPE, analistas hablan de incidentes que pesarán a la hora del sufragio. Ven riesgo para el Ejecutivo

El Deber

Roxana Escobar N 



Por lo menos cinco hechos notorios registrados en los últimos cuatro meses incidirán en el voto del referéndum constituyente previsto para el próximo 25 de enero. Así lo creen cuatro analistas, al analizar los enfrentamientos con muertes en Pando, la arremetida contra la Iglesia católica, la intervención por parte del Gobierno en las tierras del Chaco, la implicancia de uno de los ministros más cercanos al Presidente en un presunto caso de contrabando y las agresiones a periodistas y a los medios de comunicación.

El ex vicepresidente de la República Víctor Hugo Cárdenas no duda en afirmar que estos hechos influirán negativamente en la decisión del votante. “Además de votar sobre el contenido del texto constitucional, en la práctica el ciudadano con su voto va a demostrar el apoyo o rechazo a la gestión gubernamental, dado que el Presidente está personalizando mucho la campaña electoral”, sostuvo.

Para el analista político Fernando Untoja, los ataques a la Iglesia católica y a los periodistas son una muestra de que el presidente, Evo Morales, está nervioso porque ha cometido muchos errores. Por ejemplo, cita el golpe al ex prefecto Leopoldo Fernández, que lo ha llevado a recurrir a Unasur, entidad que ha elaborado un informe que satisface al Gobierno, pero levanta críticas en otras instancias.

Con respecto a los 33 camiones que pasaron con mercadería de contrabando en Pando, con la supuesta aprobación del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, asegura que es una señal de que el Gobierno está impregnado por la corrupción. Untoja considera que el Presidente pierde al eludir la destitución de este funcionario, que no sólo fue cuestionado por la oposición, sino también por las propias fuerzas del Movimiento Al Socialismo. 

Los nuevos simbolismos, como la seguridad, la libertad y la democracia son, en opinión de los analistas, aspectos que pesarán más que las regalías y las autonomías en el referéndum constituyente. “La gente tiene miedo, puesto que está visto que no podrá hacer política, ni contestar y tampoco criticar porque será perseguida y detenida”, declara Untoja.

Pero también hay críticas hacia la campaña por el No, a la que ven con poca claridad y sin consistencia. Hay quien considera que los prefectos opositores no deberían liderar la campaña en contra, porque sería deslegitimarla, ya que éstos son parte del Estado. Creen que quienes deben hacerlo son los comités cívicos, bajo la estrategia de desnudar los peligros de la constitución del MAS.

El constitucionalista José Antonio Rivera afirma que si bien estos cinco hechos no son los únicos a considerar, está seguro de que no dejarán de influir en la determinación del electorado. Además, cree que todo esto sólo se suma a otros elementos relacionados, por ejemplo, con el nuevo modelo de Estado plurinacional comunitario que plantea la nueva Carta Magna, que elimina la República, lo cual se refleja incluso antes de aplicarse.

“Vemos actitudes atentatorias a los principios democráticos, como la tolerancia y el respeto al otro, la vigencia plena de los derechos ciudadanos y de la libertad que han sido menoscabados por el accionar gubernamental, y pueden ser la constante en el funcionamiento del Estado, una vez que se ratifique y aplique la nueva Constitución”.

El constitucionalista Jorge Asbún cree que las acciones del Gobierno de ir contra la Iglesia y los periodistas muestran actitudes antidemocráticas. “Estos hechos deberían pesar a la hora de emitir el voto. Una Constitución se redacta para una realidad determinada y si no se toma en cuenta esa realidad, que está caracterizada por esa conducta antidemocrática, esa Constitución no va a cumplir su finalidad”, dijo.

A su juicio, el Gobierno ha transmitido muy bien que no le gusta y no está dispuesto a aceptar críticas y esto debe traerle consecuencias. “Su deber no es cuestionar al que le hace observaciones, sino responder a las preocupaciones y desvirtuarlas”, acotó el constitucionalista Rivera.

  Lo que marcó la agenda Nacional  

Muertes en Porvenir (Pando)

Informe observado

Tras los enfrentamientos en Porvenir el pasado 11 de septiembre, el Presidente solicitó a los miembros de Unasur investigar estos hechos. Dicha organización encargó el trabajo a Rodolfo Mattarolo, ex secretario de Derechos Humanos en Argentina. Esto provocó críticas de la oposición. Mattarolo concluyó que hubo masacre en Pando y que fue perpetrada por grupos armados que respondían a una cadena de mando, que se usó recursos de la Prefectura, y estableció que veinte campesinos fallecieron, pero no informó con el mismo rigor sobre los muertos del lado de los autonomistas. Los presidentes de los 12 países aprobaron el informe de Unasur.

Toma de tierras en el Chaco

Denuncian abusos

Hace un mes, el Gobierno nacional, por tercera vez ingresó a tierras del Chaco con la finalidad de llevar adelante el proceso de saneamiento. En esta segunda oportunidad hubo enfrentamientos y heridos, por lo que no logró el cometido. Sin embargo, hace poco el viceministro de Tierras, Alejandro Almaraz, junto a policías y militares intervino las haciendas Caraparicito, Huaraca y Buena Vista, todas ubicadas en el Alto Parapetí. Los propietarios denunciaron abusos, destrozos y robos en sus propiedades ocurridos durante la intervención.

Contrabando y corrupción

Un caso sin aclarar

El ex presidente de la Aduana Nacional, César López, acusó al ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana de manejar la institución por teléfono e influir para permitir el paso de 33 camiones con mercadería desde Puerto Evo hasta la frontera con Brasil. A partir de ahí se destapó una serie de denuncias que salpicaron hasta el propio Presidente Evo Morales. Por ejemplo, se cita una carta del 23 de junio dirigida por Jesús Chambi, presidente de la OTB Puerto Evo y acusado de contrabando, en la cual insta al Presidente a aprobar un decreto supremo para movilizar la mercadería. Morales ratificó a su ministro y acusó a la prensa de pretender dañarlo.

Agresión a la prensa

En acto público 

Al margen de las 245 agresiones a trabajadores de la prensa ocurridas desde octubre de 2007, se sumó la humillación a un periodista cometida por el propio presidente, Evo Morales. Ocurrió en el Día Internacional de la Lucha contra la Corrupción, en el Palacio Quemado, cuando Morales cuestionó públicamente a un reportero de La Prensa, por una nota que, según su opinión, no reflejaba la verdad sobre irregularidades en Pando y el supuesto vínculo del Presidente en el caso de contrabando.  El hecho motivó protestas del gremio en todo el país.

Ataques a la Iglesia católica

Está en la mira

En noviembre pasado el Gobierno arremetió nuevamente contra la Iglesia católica, calificando de falso el informe que presentó el cardenal Julio Terrazas al papa Benedicto XVI, donde criticó las políticas gubernamentales, pese a que el presidente, Evo Morales, acudió varias veces al cardenal para que sea mediador en los conflictos de septiembre pasado. Anteriormente también criticó a la Iglesia porque no apoyó la versión del Gobierno que aseguraba que existía servidumbre en el Chaco. Y el último ataque se registró después de que el cardenal indicara en su homilía dominical que el narcotráfico reinaba en Bolivia.