La batalla se inició

El Mundo. El Director

Cuidado con los optimistas que sostienen que la democracia y el respeto a las leyes se encuentran vigentes, eso es una utopía, la realidad es que existe una descarnada estrategia de control del poder por parte del MAS contra un vacío (ya que no existe nada que le represente peligro real) por lo tanto ellos es hoy que deben dejar sentada su fuerza, su poderío, su agresión con la toma de todo el poder sin dejar vestigio sombra o espacio para el enemigo, por más pequeño o insignificante que sea, con mayor razón si se trata de un contrincante fuerte y temeroso por cuidar su espacio y sus intereses, un rival que pretende sumergirse para no jugar (prefectos, alcaldes y cívicos), son ellos los que hoy conocerán la fuerza implacable de un gobierno que enviará señales donde más le duele (invasión de tierra, detención de cívicos, amenazas, amedrentamiento , hostigamiento y todo lo que pueda asustar al contrario) con la única intención de hacerlo agachar la cabeza a límites de sodomizarlo o humillarlo para que no se atreva a mirarle al rostro.



Ya nada los detiene, los cuestionamientos y la crítica no los responden, las leyes y la vigencia de una constitución las ignoran o desconocen en su totalidad, el poder judicial, el ministerio público son brazos operativos de sus acciones de la policía política o la judicialización política donde no existen presos sino secuestrados (45 hasta el momento) donde los habeas corpus, los amparos constitucionales son herramientas para proceder al sometimiento de los poderes a los ministerios de estado, un estado donde se crean (inventan) los delitos para la persecución de los adversarios, es el límite del colmo del fascismo porque hasta hoy no está mínimamente demostrada la existencia del "atentado en Villamontes" (según informes de Transierra, operadora del ducto, la explosión se debió a un manipuleo humano), esto no es una estrategia es una doctrina de exterminio de cualquier vestigio de fuerza antagónica que le pueda hacer sentir temor, hoy incluso no existe antecedentes para que se proceda al traslado a La Paz y al encarcelamiento en el Panóptico a jóvenes violentos que protagonizaron una golpiza en Santa Cruz a un jefe policial, (las golpizas de policías contra ciudadanos ¿son legitimas e inmunes?), la persecución de ciudadanos que silbaron a un jefe militar en un café es un homenaje a la impunidad o la estupidez, están judicializando hasta el pensamiento, cuidado esto ya no es una amenaza esta es una batalla no declarada contra la democracia, los derechos y la dignidad.

Hoy en democracia ya es una costumbre ver encapuchados, detener a los que piensan diferente, ya es una costumbre ver que se traslade a los ciudadanos detenidos desde Cobija, Villamontes, Santa Cruz, Tarija, Riberalta, los acuse el Fiscal Choquehuanca, los procese el Juez Dávila, 50 policías armados los trasladen a la cárcel y cien ponchos rojos y otros asalariados del gobierno griten en las puertas de su centro de "reclusión", esto no es estado de derecho, esto no es respeto a la independencia de poderes, esto no es democracia, esto es simple y llanamente una copia de modelitos de intolerancia por los que no votamos, a los que no nos acostumbraremos porque ellos no se ajustan a la ley y la constitución vigente. Lo que no debemos aceptar es que se haga costumbre el silencio, el temor, porque la dignidad no se cambia con la complicidad, por que hoy no existen garantías de un debido proceso, hoy no existe un funcionamiento de la institucionalidad jurídica, de la nación que garantiza los derechos de los hombres libres, hoy debemos luchar por valores, por principios, por soberanía, por dignidad y por la vigencia plena de las leyes y la constitución y la única posibilidad de ganar esta batalla es con el voto en las ánforas el 25 de enero.

La decisión está en tus manos.