Atribuyen al narcotráfico que la economía “flote”

Crecimiento. El PIB de Bolivia creció un 6,15 por ciento en 2008 y el impacto de la crisis mundial no se siente como en otros países.

Por Agencia – 9/04/2009

image



Las ex­por­ta­cio­nes de mi­ne­ra­les per­mi­tie­ron en par­te el cre­ci­mien­to del PIB bo­li­via­no el año pa­sa­do. | El Potosi – Redacción central Los Tiempos

Las ex­por­ta­cio­nes de mi­ne­ra­les per­mi­tie­ron en par­te el cre­ci­mien­to del PIB bo­li­via­no el año pa­sa­do. | El Potosi – Redacción central Los Tiempos

La Paz | Agen­cias
Ana­lis­tas de la Fun­da­ción Mi­le­nio, que ayer pre­sen­tó un in­for­me so­bre la eco­no­mía en 2008, atri­bu­ye­ron al cre­ci­mien­to del nar­co­trá­fi­co la cier­ta es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca en me­dio de una fuer­te cri­sis in­ter­na­cio­nal.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) in­for­mó que el Pro­duc­to In­ter­no Bru­to (PIB) cre­ció en 6,15 por cien­to el año pa­sa­do, en 2007 fue de 4,56 por cien­to, y tam­bién se es­pe­ra un cre­ci­mien­to es­te año de acuer­do a pro­yec­cio­nes del Go­bier­no y de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. 

El pre­si­den­te de la Fun­da­ción Mi­le­nio, Ro­ber­to La­ser­na, di­jo que la cri­sis ya se pue­de sen­tir en Bo­li­via, aun­que “uno de los  ele­men­tos que ha amor­ti­gua­do sus efec­tos (…) ha si­do el cre­ci­mien­to de la co­ca y del nar­co­trá­fi­co”.

La­ser­na in­di­có que “el Go­bier­no an­ti-neo­li­be­ral es­tá flo­tan­do en la cri­sis por los sal­va­vi­das que le de­jó el li­be­ra­lis­mo”, que se­gún él son la mi­ne­ría y la ex­por­ta­ción de gas a Bra­sil, “que to­da­vía si­gue re­pre­sen­ta­do ca­si un 50 por cien­to de las ex­por­ta­cio­nes”.

“Ade­más em­pie­za a apa­re­cer el sal­va­vi­das me­nos con­fia­ble del nar­co­trá­fi­co, de la eco­no­mía clan­des­ti­na y del con­tra­ban­do, al cual es­tá re­cu­rrien­do una gran par­te de la po­bla­ción fron­te­ri­za”, agre­gó.

La­ser­na tam­bién se­ña­ló que “otros in­di­ca­do­res que mues­tran que la cri­sis es­tá lle­gan­do son la dis­mi­nu­ción de la im­por­tan­cia de las re­me­sas” que en­vían los in­mi­gran­tes des­de el ex­te­rior y la re­duc­ción del pre­cio del gas que se ex­por­ta.

“Has­ta aho­ra pa­re­ce no ha­ber gol­pea­do co­mo a otras eco­no­mías, pe­ro ya es­tá aquí la cri­sis y hay que en­fren­tar­la”, se­ña­ló.

Cri­sis de los pre­cios

El di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción, Na­po­león Pa­che­co, afir­mó que la eco­no­mía bo­li­via­na es “más de­pen­dien­te de la ex­por­ta­ción de ma­te­rias pri­mas”, lo cual im­pli­ca “un gra­do de vul­ne­ra­bi­li­dad mu­cho más acen­tua­do que ha­ce un año o dos” de­bi­do a la caí­da in­ter­na­cio­nal de los pre­cios.

De acuer­do a los da­tos del INE, el PIB cre­ció en 2008 prin­ci­pal­men­te gra­cias a la ex­pan­sión de la mi­ne­ría.

Se­gún el re­por­te ofi­cial, el sec­tor de la mi­ne­ría fue el que más cre­ció en el país (56,26 por cien­to), se­gui­do de la cons­truc­ción (9,20 por cien­to), el co­mer­cio (4,77 por cien­to) y ser­vi­cios de ban­ca y se­gu­ros (4,67 por cien­to).

Pa­che­co com­pa­ró los ni­ve­les de in­ver­sión en el país, de un 13,5 por cien­to del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB), con Pe­rú, que tu­vo más de un 27 por cien­to del PIB, y con Chi­le, que tu­vo un 30 por cien­to.

Sos­tu­vo que el cre­ci­mien­to de Bo­li­via en 2008 “no ha si­do pro­duc­to de la in­ver­sión, si­no del con­tex­to ex­ter­no fa­vo­ra­ble que de­ter­mi­nó in­cre­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas” que, sin em­bar­go, “van a con­ti­nuar ba­jan­do”.

Alertan sobre “deflación”

El país ya in­gre­só en un fe­nó­me­no de “de­fla­ción” que si no es con­tro­la­do pue­de tor­nar­se mu­cho más pe­li­gro­so que la in­fla­ción, di­jo ayer el eco­no­mis­ta Na­po­león Pa­che­co.

La di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), Mart­ha Ovie­do, en con­tra­po­si­ción, in­di­có que es pre­ma­tu­ro ha­blar de una caí­da sos­te­ni­da del Ín­di­ce de Pre­cios al Con­su­mi­dor (IPC), ya que so­la­men­te en dos me­ses se re­gis­tra­ron va­ria­cio­nes ne­ga­ti­vas.

“Es una de­fla­ción” la que es­tá vi­vien­do el país, di­jo Pa­che­co al ca­li­fi­car­la de más da­ñi­na que la hi­pe­rin­fla­ción por­que “cuan­do hay de­fla­ción la gen­te de­ja de com­prar es­pe­ran­do que los pre­cios ba­jen más” y es­to “de­bi­li­ta la de­man­da” con efec­tos no­ci­vos so­bre la eco­no­mía por­que cae la pro­duc­ción, ba­jan los in­gre­sos y se ge­ne­ra de­sem­pleo. Ovie­do ex­pli­có que “pa­ra que sea una de­fla­ción tie­ne que ser cons­tan­te. Re­cién he­mos re­gis­tra­do dos me­ses”, “po­de­mos ca­ta­lo­gar­lo co­mo una dis­mi­nu­ción de pre­cios”. Al re­cor­dar que el país vi­vió una si­tua­ción pa­re­ci­da en 1930-1931 co­mo pro­duc­to de la gran re­ce­sión mun­dial, Pa­che­co se­ña­ló que en esa épo­ca “tu­vo que emer­ger la Gue­rra del Cha­co y un au­men­to fuer­te del gas­to pú­bli­co pa­ra que la de­fla­ción se re­vier­ta”.