El «terrorismo» como anillo al dedo…

Medios de comunicación gubernamentales al ataque, pero tras el sangriento operativo no aparecen las «pruebas» del anunciado magnicidio.

image

El presidente Evo Morales junto a sus colegas de Venezuela Hugo Chávez y de Cuba, Raúl Castro, en Cumaná, el mismo día que se ejecutaba el operativo antiterrorista en Santa Cruz. ¿Les comentaba que habían abatido a tres? *



De forma casi paralela a la desarticulación del presunto grupo de mercenarios, luego de un supuesto tiroteo en el que resultaron muertos tres de los miembros de esta todavía difusa organización, los medios de comunicación gubernamentales junto a un coro de masistas han iniciado una campaña cuyos objetivos, son los dirigentes políticos, cívicos y las cooperativas de servicios de Santa Cruz.

Por un lado se insiste de manera sugestiva en que Eduardo Rozsa Flores combatió a favor de Croacia en la guerra de los Balcanes en la década de los 90 y por otra se difunde profusamente una pretendida “investigación” en la que se remarca la ascendencia croata del empresario y exdirigente del comité cívico cruceño, Branco Marinkovic.

La intención de establecer una conexión a como de lugar no podía ser más evidente. A pesar que de acuerdo a las informaciones oficiales este grupo estaría conformado por individuos de diversas nacionalidades (dos húngaros, un irlandés y un boliviano, además del propio Rozsa) se menciona con sugestiva insistencia la supuesta conexión croata y de ahí a forzar una vinculación con Marinkovic solo hay un paso.

Que el exdirigente cívico tiene ascendencia croata no es un secreto para nadie como la tiene también el oficialista  exviceministro de Descentralización del actual gobierno (Fabián Yacsik), pero el anatemizar a todo un grupo humano como fascistas o terroristas ya resulta un despropósito.

No está demás recordar que el estigmatizar a todo un grupo humano fue la táctica favorita del nazismo y de esto saben muy bien los judíos.

Sencillamente no se puede intentar criminalizar a una persona por su sola ascendencia. Decir croata y pretender convertir esta nacionalidad como sinónimo de fascismo o, más aún, de terrorismo, es claramente producto de una mente retorcida. El gestor de esta estrategia debiera recordar que el Jozip Broz (Tito) fue croata, comunista y gobernó sobre toda la desaparecida Yugoeslavia.

Afirmar que Croacia es sinónimo de separatismo es también una muestra de ignorancia. La península de los Balcanes ha sido secularmente afectada por enfrentamientos entre serbios, croatas y bosnios que tienen costumbres diferentes, religiones diferentes y, en fin, culturas diferentes aunque racialmente todos resulten eslavos. Yugoeslavia fue un intento de solución surgida luego de la Segunda Guerra Mundial, solo pudo subsistir bajo mano férrea de Tito y cuando este murió, la cosa sencillamente estalló.

Pero no es nuestra intención dar clases de historia a los “comunicadores” propagandistas del masismo aunque buena falta les hace. Se trata de denunciar la instrumentalización de todo un colectivo atribuyéndole supuestas inclinaciones fascistas para intentar descabezar una oposición que tiene sus expresiones más visibles en Santa Cruz y cuyos actores pueden ser de ascendencia guaraya, árabe o croata.

La estrategia del MAS es ciertamente peligrosa y es claro que resulta racista. No otra cosa significa pretender atribuir a todo un grupo humano la suma de las virtudes o por el contrario, de los defectos.

Dentro de la estrategia gubernamental se contempla la liquidación de toda la estructura económica cruceña con sus componentes privados o cooperativizados y es esa la finalidad última de la instrumentalización de esta supuesta conspiración contra el presidente Morales.

No es casual que los masistas ya estén exigiendo la intervención de la cooperativa telefónica cruceña con el argumento del supuesto hallazgo de un arsenal en su stand de la Fexpocruz. Un hallazgo realizado con celeridad cuando los tres cadáveres de los “mercenarios” estaban aún tibios pero que resulta muy oportuno para que algunos oficialistas busquen hacerse de la cooperativa e imponer sus prácticas corruptas como lo hicieron en YPFB. 

El desarrollo de Santa Cruz es un incordio para Evo Morales ya que le obstaculiza conseguir su objetivo de imponer un sistema autoritario en lo político, retrógrado en lo económico y excluyente y racista en lo social. Al parecer no reparará en métodos ni medios para deshacerse de este obstáculo.

El propio Alvaro García Linera ya ha dicho lo suyo y ha dejado entrever a quienes se dirige cuando afirma de forma reiterada que se identificará a los “financiadores” del grupo de “mercenarios”. En este caso el poder ejecutivo tiene muy claro hacia donde dirigirá su artillería.

Es de esperar que vuelva la cordura al gobierno y que «las mentes calientes» reciban el aire fresco de la racionalidad, porque hasta el momento tras el sangriento operativo dirigido desde La Paz, no aparecen las «pruebas» del anunciado magnicidio, crecen las dudas y se reducen las certezas.

 

*foto Abi