Iglesia pide a fieles no callar ante las persecuciones y los insultos

Critica a quienes no expresan su fe. El Cardenal dice que nadie arranca a Dios del pueblo. “No nos harán desfallecer de nuestra adhesión al Señor de la vida, al Señor de la Pascua”.

image

Celebración: en Santa Cruz se desarrolló la misa de resurrección



La Prensa

El cardenal Julio Terrazas, en su homilía de la vigilia pascual reflexionó sobre la actitud de los creyentes, a quienes pidió que no callen ni escondan su fe frente a los ataques. “A veces no manifestamos nuestra convicción de que estando Él (Dios) con nosotros pueden venir las persecuciones, las incomprensiones, los insultos o cualquier cosa”.

El prelado se refirió así, de manera indirecta, a la tensión de los anteriores días entre el Gobierno y la Iglesia Católica por la celebración de la Semana Santa. El Ejecutivo instruyó que ni las Fuerzas Armadas, la Policía, ni ninguna autoridad de Gobierno participen institucionalmente en el Viernes Santo. A tono con esa posición, las prefecturas oficialistas, excepto la de Potosí, decidieron no emitir autos de buen gobierno.

El Ejecutivo asumió esa posición al amparo del artículo 4 de la nueva Constitución Política del Estado, que señala: “El Estado respeta y garantiza la libertad de religión y creencias espirituales, de acuerdo con sus convicciones. El Estado es independiente de la religión”.

El Cardenal criticó que mucha gente no manifieste su convicción por la fe católica, en especial ante situaciones adversas. “Pero no nos harán desfallecer de nuestra adhesión al Señor de la vida, al Señor de la Pascua”.

Aunque no hizo referencia directa a la pelea política en el país por la aprobación de la Ley del Régimen Electoral Transitorio para los comicios del 6 de diciembre, el prelado afirmó que “es realmente una pena que no se haya aprovechado el silencio y la comunión del pueblo en estos días para buscar salidas, al estilo de Cristo”.

Precisamente, desde la semana pasada, el oficialismo y la oposición están entrampados en la aprobación de esa norma. El debate en el Congreso derivó en que la sesión del 9 de abril (Jueves Santo) termine con insultos y agresiones. A raíz de la no aprobación de esa normativa, el presidente Evo Morales inició una huelga de hambre.

En la misa por la Resurrección de Jesús o la Pascua, en la capital oriental, el monseñor Estanislao Dowlaszewicz, quien presidió la misa en la Basílica Menor de San Lorenzo en lugar del Cardenal, instó a los fieles a seguir la luz para llegar a la verdad y a la meta. “Esa luz debe guiar hoy en día a los niños, a los jóvenes, a los adultos, a la sociedad y a todo el país”.

Demandó un “baño” de agua bendita a los cientos de feligreses. Santificación y purificación del altar con incienso y cantos de aleluya marcaron la eucaristía dominical.

El prelado subrayó la importancia de vivir la Pascua, porque es el paso de Jesús de la muerte a la vida. “La luz es él, es Cristo vivo y resucitado; muchos enemigos querían apagar esa luz, apagar el mensaje, preferían la oscuridad de las tinieblas sobre el mundo”.

El Cardenal dice que nadie arranca a Dios del pueblo

En su homilía pascual de ayer, la máxima autoridad de la Iglesia boliviana pidió a conservar la comunión que se vivió en Semana Santa. En el Vaticano, el Papa denunció la “carestía global”.

imageMILES EN SAN PEDRO • Benedicto XVI imparte la bendición a más de 200 mil fieles en el Vaticano.

La Razón

En la homilía de Domingo de Pascua, el cardenal Julio Terrazas llamó al pueblo boliviano católico a reafirmar su compromiso de fe. “Tiene que estar más firme la convicción de que a este Dios nadie lo arranca de nuestro corazón, ni de nuestra vida, ni de nuestra Iglesia ni de nuestro pueblo”, dijo el prelado en la ceremonia que ofició en la catedral de la ciudad de Santa Cruz.

En el festejo de la resurrección de Cristo, el Cardenal ensalzó la actitud de los fieles bolivianos en los actos de la Semana Santa y pidió conservar esa actitud.

“Confiamos que si bien es cierto, que esta Semana Santa, nuestro pueblo guardó bastante silencio para rezar, para meditar, en estos días en que todos, de todos los colores y de todos los grupos nos hemos aglomerado en los templos para escuchar la Palabra de Dios, ojalá que esto no lo perdamos mañana, cuando el ruido, de las voces discordantes o el ruido de todos los problemas nos aparten nuevamente de nuestro Dios”, aseguró.

Terrazas lamentó que estos días en el país no haya primado la comunión en la solución de problemas: “Es realmente una pena que no se haya aprovechado el silencio y la comunión del pueblo en estos días para buscar salidas, al estilo de Cristo”, añadió.

La homilía del Domingo de Pascua, que se realizó en templos de Bolivia y del mundo, reunió a 200.000 personas en el Vaticano.

La ceremonia de la plaza de San Pedro fue oficiada por el papa Benedicto XVI, quien clamó por la paz en Medio Oriente y denunció la carestía global, según informa la agencia EFE.

«En un tiempo de carestía global de alimentos, de desbarajuste financiero, de pobrezas, de cambios climáticos preocupantes, de violencias y miserias que obligan a muchos a abandonar su tierra buscando una supervivencia menos incierta, de terrorismo amenazante, de miedos crecientes es urgente descubrir en Dios perspectivas capaces de devolver la esperanza», manifestó el Papa.