Viviana Carrillo, la mujer que sacó a la luz el pasado del presidente Lugo

Lo conoció a los 16, cuando él era aún obispo. La confirmó y luego la sedujo. Unos 70 mil curas dejaron la Iglesia para casarse.

imageCONFESIÓN. El ex obispo admitió en pasados días que tuvo una relación y un hijo con la joven de 26 años.

La Razón



Lo conoció a los 16, cuando él era aún obispo. La confirmó y luego la sedujo, dice ella. El hecho se reveló cuando Carrillo demandó paternidad a Lugo hace unos días.

“Todo se inició una vez que le llevé las ropas de cama a su habitación, y al preguntarle si necesitaba algo más, él me dijo que sí, que era a mí a quien él necesitaba. Desde ese momento fue constante el acoso, hasta que debido a mi corta edad e inexperiencia fui seducida por su forma de hablar, por sus palabras bonitas, por las promesas que me hizo de renunciar a su cargo por mí (…)”, cuenta Viviana Carrillo, madre del hijo del presidente del Paraguay, Fernando Lugo.

El relato es parte de la declaración que hizo Carrillo en la demanda que inició al Mandatario paraguayo para que reconozca a su hijo, concebido cuándo él aún era obispo, según publicó el diario Última Hora de Paraguay.

El documento de ocho páginas revela detalles de la relación entre Lugo y Carrillo que comenzó hace alrededor de 10 años.

“Siendo muy joven aún (16 años), en el 2000; y al tiempo en que hacia mi preparación para mi confirmación dentro de la religión católica en la cual fui bautizada por mis padres, conocí al obispo Fernando Lugo (…)”, detalla el documento.

Viviana Carrillo conoció a Lugo cuando él era obispo de San Pedro, una de las regiones más pobres de ese país y de donde es oriunda la mujer. Ella realizaba su curso de confirmación y luego entabló una relación amorosa con el ahora Presidente.

Lugo visitaba frecuentemente la casa donde vivía Viviana junto a su madrina, Edith Lombardo de Vega, quien admitió al diario ABC que el obispo iba al lugar muchas veces, que compartían la mesa juntos, y hasta se quedaba a dormir, aunque en una habitación “totalmente independiente”, aseguró.

Carrillo dejó su ciudad el 2002, cuando se mudó a la capital para estudiar. Aunque no existen registros de sus primeros años en Asunción, lo seguro es que su relación con Lugo continuaba”, asegura el diario El Perfil de Argentina, que relata la historia.

Hace tres años, antes del nacimiento de su hijo, se mudó a un departamento en el barrio Santa Ana en el que aún vive, según los medios locales.

Y es que tuvo que abandonar su casa porque su familia la presionó con su relación. “Al sospechar mis padres y mi madrina lo que estaba ocurriendo, todos mis familiares y personas cercanas me dieron la espalda, diciéndome que eligiera vivir en el pecado (por estar con un sacerdote) o que me arrepintiera y me olvidara por completo de lo que había pasado”, rememora Carrillo en su demanda legal.

Carrillo se dio a conocer públicamente cuando presentó la demanda de filiación para su hijo y el Presidente paraguayo, dos semanas después, tuvo que asumir la paternidad del niño de dos años que vive con su madre.

En sus últimas declaraciones, Lugo asegura que la relación con Carrillo es cosa del pasado, mientras que ella “sigue queriendo al Presidente, pero que ahora está dolida por los últimos acontecimientos”, según la declaración de una amiga al periódico ABC.

“De perfil bajo, muy callada y reservada a la hora de salir de su casa, Carrillo estalló de bronca cuando trascendieron en la prensa guaraní rumores de romances entre el Presidente paraguayo y la modelo argentina Jésica Cirio. Ése habría sido uno de los detonantes de la demanda, además de que Lugo, según consta en la denuncia, le dio un golpe en la cara”, afirma El Perfil.

De obispo a político y a Presidente

Fernando Lugo, de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), asumió como mandatario en agosto del 2008, luego de derrotar en las elecciones de abril al Partido Colorado, que estuvo seis décadas en el poder.

Tras ganar las elecciones, el Papa Benedicto XVI dispensó a Lugo de sus votos religiosos, de la obligación del celibato y de las demás obligaciones que impone el estado clerical, informa la BBC Mundo.

Era denominado “obispo de los pobres” de Paraguay por su misión pastoral durante más de una década al frente de la diócesis de San Pedro, una de las regiones más deprimidas del país, juró como presidente el 15 de agosto pasado.

Pero en vísperas del primer aniversario de su victoria electoral en la presidenciales del 20 de abril del 2008, Lugo, de 58 años, reconoció una relación íntima con Viviana Carrillo, de 26, y asumió “todas las responsabilidades que pudieran derivar de tal hecho, reconociendo la paternidad del niño”, informa EFE.

Unos 70 mil curas dejaron la Iglesia para casarse

DATO • 20 mil en EEUU dejaron el hábito para formar familias. En España hay 6 mil casados.

image

MILINGO• El ex sacerdote en Zambia se casó con una mujer de la secta Moon.

Según estadísticas del Vaticano, existen alrededor de 400.000 sacerdotes católicos en el mundo, pero se estima que otros 70.000 ex sacerdotes se vieron obligados a abandonar la iglesia para poder casarse. De ellos, 20.000 se encuentran en Estados Unidos, dicen datos de la BBC Mundo

“La edad promedio de los sacerdotes se ubica por arriba de los 60 años, y en muchos países el número de jóvenes que se unen a la iglesia —disuadidos por el celibato— no alcanzará para reemplazar a la generación clerical más adulta”, afirma el artículo de la BBC.

Mientras que según El País de Madrid, en España hay cerca de 6.000 sacerdotes casados a los que Roma “niega el pan y la sal, pese a que ejercen de forma discreta en comunidades cristianas de base”. En cambio, cientos de parroquias y miles de católicos son atendidos por sacerdotes llegados del este europeo con sus mujeres e hijos y el beneplácito de la Conferencia Episcopal”.

Desde el Vaticano, la Iglesia Católica siempre reafirma su llamado a cumplir con el celibato, pese a que de la misma entidad eclesiástica han surgido críticas a ese requisito. En Brasil, en el 2002, el cardenal Paulo Evaristo de Arns criticó la obligatoriedad del celibato entre los curas. “El celibato es una legislación de la Iglesia y no de Cristo”, dijo.

El corazón vence a los hábitos

Tres historias muestran la situación sobre cómo en los últimos años los sacerdotes dejaron los hábitos de la Iglesia Católica para unirse a su pareja.

El arzobispo Milingo

Emmanuel Milingo, ex arzobispo y ex líder de la Iglesia Católica en Zambia, con 71 años, rompió sus votos de castidad y contrajo matrimonio con una mujer coreana María Sung de la secta Moon, en abierto desafío al Vaticano. Fue en mayo del 2001. Milingo además creó una organización llamada “Sacerdotes Casados Ahora”. El sacerdote fue excomulgado de la Iglesia Católica en octubre del 2006 por intentar ordenar a cuatro sacerdotes casados como obispos en EEUU. La sentencia de excomunión se aplicó también a los cuatro religiosos consagrados obispos ilegalmente.

Un sacerdote con dos hijas

El pastor anglicano Evans David Gliwitzki se ordenó oficialmente en el 2005 en Tenerife, España, como sacerdote católico, pese a tener una esposa y dos hijas de 30 y 40 años.

En un comunicado, el Obispado de Tenerife subrayó que el caso del padre Evans es una “excepción muy singular” y descartó que con su ordenación “se abra ninguna puerta para la absolución del celibato” en la Iglesia Católica.

“Se trata de un gesto de respeto a la Iglesia Anglicana, que sí permite el matrimonio”, dice la publicación del diario argentino Página 12.

Dejó los hábitos por amor

Un sacerdote argentino anunció la semana pasada que deja los hábitos para casarse. El prelado sorprendió a los fieles al anunciar en plena misa su decisión de dejar los hábitos por haberse enamorado de una mujer con la que desea formar una familia, informó la prensa local. Víctor Hugo Casas, de 38 años, eligió contar su historia de amor ante los feligreses en la misa de domingo que ofició en la localidad de Saturnino María Laspiur,

“Hay cuestiones del corazón que no las puedes parar. Cuando te enamoras y empiezas a proyectar más allá, pensando en una familia e hijos (…)”, dijo.