El potencial para producir droga en el país sube en 9%

La tendencia al aumento de cultivos es irreversible mientras esté vigente la actual política gubernamental, advierte Justiniano. Cerca de 36.200 toneladas de coca se desvían al narcotráfico. La coca mueve $us 293 millones anuales.

image

La Razón

Según informe de la oficina antidrogas de la ONU, cerca de 36.200 toneladas de coca se habrían desviado al narcotráfico. Las plantaciones de coca subieron a 30.500 has. Se destaca logros en materia de interdicción.

Entre el 2007 y el 2008, el potencial de producción de droga en el país subió 9 por ciento, es decir, de 104 a 113 toneladas, según informe de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (ONUDD), que también señala que de 54.000 toneladas de coca producidas ese año, 36.200 se desviarían al narcotráfico.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Los datos se encuentran en el informe “Monitoreo de Cultivos de Hoja de Coca de Bolivia”, presentado ayer por el coordinador de Programas para América Latina y el Caribe de la ONUDD, Cesar Guedes, en compañía del vicecanciller Hugo Fernández y del viceministro de Defensa Social Felipe Cáceres.

Según el documento, el 2008 se registró un potencial de producción de cocaína de 113 toneladas. Un reporte histórico muestra que éste es el tercer pico más alto en 12 años, pues el primero se presentó en 1997 con una proyección de producción de 200 toneladas, y el segundo en 1998 con 150 toneladas.

Bolivia se sitúa en el tercer lugar de producción de cocaína en la región. En primer lugar está Colombia con 430 toneladas y en segundo lugar Perú, con una capacidad de producción de 302 toneladas en el período 2007-2008.

La capacidad de producción de cocaína está relacionada con el incremento de los cultivos de hoja de coca. El documento establece que en el período de estudio, los cultivos de hoja de coca se incrementaron en un 6 por ciento, es decir, de 28.900 a 30.500. El 5 por ciento de los nuevos cultivos, 1.600 hectáreas, fueron sembrados en los Yungas de La Paz, y el restante 8 por ciento en la zona del Chapare.

Según la ONUDD, el 2008 se calcula un registro de producción de coca seca de 54.000 toneladas, de las cuales 36.200 “podrían ir a la producción de cocaína”.

En la conferencia de ayer, Fernández comentó que “estamos de acuerdo y aceptamos los resultados (del informe); son datos, dijo, que no requieren ningún cuestionamiento”. Añadió que éstos son “datos de lo que existe en nuestro país y que están revelando que todavía persiste la tendencia de crecimiento de la producción de la hoja de coca”.

De acuerdo con el informe, en el 2008 en los parques nacionales Isiboro Sécure, Carrasco y Madidi existirían 2.063 hectáreas de coca, mientras que en sus alrededores 7.474 hectáreas.

Cáceres reconoció que aún existen cultivos ilegales de coca en los parques nacionales y anunció que, a fines de este mes, “habrá una erradicación forzosa de esos cultivos de coca”.

De acuerdo con la Ley 1008, en Bolivia se reconoce la legalidad de 12.000 hectáreas de coca de los Yungas. El 2004, el gobierno de Carlos Mesa legalizó 3.200 hectáreas de este arbusto en la zona del Chapare a través del denominado “cato de coca”.

El informe de Monitoreo de Cultivo de hoja de coca muestra un creciente y sostenido decomiso de este arbusto entre el 2002 y el 2008. El 2002 se secuestró 42.544 kilos de este producto, mientras que el 2008 se incautó 2.064.823 kilos.

En la carta de presentación del documento, el director ejecutivo de ONUDD, Antonio María Costas, elogió los éxitos conseguidos en materia de interdicción antinarcóticos. En el período de estudio, la incautación de cocaína subió de 14.912 kilos a 21.641 kilos.

Coca mueve $us 293 millones

El valor total de la producción de coca el 2008 fue equivalente al 3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, a 293 millones de dólares. Esto representa el 21 por ciento del PIB agrícola, es decir, 1,40 billones de dólares, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

“Estas cifras sugieren que para el país en su conjunto, la producción de hoja de coca tiene impacto en la economía boliviana, y continúa jugando un rol muy importante dentro de las regiones productoras de la hoja de coca”, se establece en el documento-informe.

El PIB estimado para el año 2008 fue de 9,7 billones de dólares. De esa cantidad, el 3 por ciento, es decir 0,291 billones, generó los cultivos de coca.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) reportó precios en las calles de pasta base y clorhidrato de cocaína. En los Yungas de La Paz, el kilo de pasta base era de 800 dólares y de cocaína de alta pureza de 1.100 dólares. En el Chapare, el kilo de droga alcanzó los 1.250 dólares, señala el informe.

La tendencia es preocupante

El ex viceministro de Defensa Social y diputado de Podemos, Ernesto Justiniano, advirtió ayer que la tendencia creciente de los cultivos de hoja de coca es irreversible mientras esté vigente la actual política en materia antinarcóticos.

La vigencia del cato de coca (extensión de 40 por 40 metros) por afiliado en el Chapare y la debilidad en la erradicación de cultivos ilegales son, entre otros factores, la causa de esta situación, explicó el legislador.

Un informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) establece que los cultivos de coca en Bolivia se incrementaron en un 6 por ciento, es decir de 28.900 hectáreas en el 2007 a 30.500 hectáreas en el 2008. El potencial de producción de droga creció de 104 a 113 toneladas.

“El incremento de los cultivos se da en las zonas de mayor producción (el Chapare y La Asunta). Se ha dirigido la coca para el narcotráfico”, aseguró.

Recomendó al Gobierno encaminar un estudio del mercado de la hoja de coca para determinar la demanda legal.

DATOS

Incautación • El informe de la ONUDD revela que los niveles de incautación de coca aumentaron el 2008 de 1.706.636 kilos a 2.065.823 kilos.

Cocaína • El secuestro de pasta base de cocaína creció de 14.912 kilos, en el 2007, a 21.641 kilos al 2008.

Década • El año 1998, el total de cultivos de coca en el país fue de 38.000 hectáreas, mientras el 2001 disminuyó a 19.900 y el año pasado alcanzó las 30.500 hectáreas.