Perú-Bolivia: García Linera se burla de panfletos

Rechaza los «indicios». Canciller de Perú descarta mediación internacional. Choquehuanca tuvo contactos con el Vicecanciller del Perú para reencauzar la relación.

image

Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia. – Abi

Los Tiempos – 20/06/2009

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

La Prensa y Agencias. El Gobierno consideró ayer como una “novela” y “ciencia ficción” las sospechas de la Cancillería peruana de que el ex asesor del presidente Evo Morales, Wálter Chávez, habría enviado panfletos políticos a Perú para instigar las movilización de los indígenas.

El jueves, el canciller peruano José Antonio García Belaúnde afirmó, que en el IV Congreso Continental de Indígenas del Abya Yala realizado en Puno entre el 27 y 31 de mayo, se detectó “panfletería que venía de Bolivia” y que supuestamente fue impresa en la imprenta de Chávez, otros “indicios y huellas” de la injerencia externa en los problemas internos de su país.

Ayer, el vicepresidente Álvaro García Linera, consultado sobre la sospecha peruana, dijo: “es demasiada ciencia ficción.

Recomiendo una lectura de realismo histórico y, por supuesto, una mejor información de inteligencia para emitir informaciones con seriedad”.

En la mañana, el vicecanciller Hugo Fernández señaló que las acusaciones del  jefe de la diplomacia peruana son “novelas” que se están tejiendo en el país vecino. Descartó que se hayan enviado panfletos desde La Paz para promover las movilizaciones de los indígenas de la amazonia peruana que derivaron en un enfrentamiento con la Policía que dejó un saldo de al menos 34 muertos.

El Vicecanciller dijo que el Gobierno tiene “información directa” del Poder Ejecutivo peruano en el cual “en ningún momento menciona eso (a Wálter Chávez). (…) A mi me parece que esto es una novela que se está tejiendo (…) no tengo ninguna información oficial al respecto”.

Chávez es ciudadano peruano que tiene la condición de refugiado político, fue asesor de campaña del presidente Morales y director del quincenario Juguete Rabioso, y según fuentes consultadas actualmente administra una imprenta que sería de su propiedad en La Paz.

Las relaciones entre Perú y Bolivia atraviesan por un momento crítico después de varios impasses verbales entre los presidentes Evo Morales y Alan García, denuncias mutuas de injerencia interna y la llamada a consultas del embajador peruano en La Paz, Fernando Rojas, quien se quedará de manera indefinida en su país hasta que mejoren los nexos.

El vicepresidente García Linera afirmó ayer que el Gobierno  boliviano mantiene una línea de acuerdo a la “trascendencia de las relaciones históricas entre ambos pueblos” por lo que descartó que se rompan relaciones con el vecino país.

No obstante, el canciller David Choquehuanca afirmó que se están dando los primeros pasos para reencauzar la relación deteriorada entre ambos países, pues en Colombia sostuvo una reunión con el vicecanciller de Perú, Gonzalo Gutiérrez.

La agencia peruana Andina informó que en el contacto entre ambas autoridades se acordó que se buscará la vía diplomática para resolver el distanciamiento entre las dos naciones.

Choquehuanca indicó ayer en Cochabamba que el Gobierno hará todo lo que sea necesario para no romper relaciones con Perú y precisó que todos los impasses se resolverán a través de contactos entre representaciones diplomáticas. “Tenemos nuestras embajadas en ambos países y tenemos mecanismos de diálogo, mecanismos entre países para construir buenas relaciones. No pienso que tengamos que romper relaciones. Nuestros pueblos quieren que las autoridades trabajen de manera coordinada. Tenemos los espacios de discusión”.

El canciller explicó que el Gobierno considera que existen “intereses extranjeros que buscan una confrontación entre ambos pueblos”. Afirmó que esa es la impresión que el presidente Evo Morales tiene.

Perú descarta mediación

Bogotá | Efe.- El Gobierno de Perú no tiene un contencioso con su similar de Bolivia que haga necesaria una mediación internacional, dijo ayer en Bogotá el ministro de Relaciones Exteriores peruano, José Antonio García Belaúnde.

El Canciller manifestó que lo único que cabe en esta coyuntura es «volver a los principios elementales que rigen las condiciones de vecindad entre los países».

«Y uno de esos principios es el respeto», señaló García durante una conferencia con la prensa en Bogotá, adonde llegó el jueves para una visita de menos de dos días que incluyó un encuentro con el presidente Álvaro Uribe y una reunión de trabajo con su homólogo colombiano, Jaime Bermúdez.

Las relaciones de Lima con La Paz volvieron a deteriorarse en la última semana por declaraciones del presidente Evo Morales, relacionadas con los recientes enfrentamientos en la Amazonia peruana que dejaron 34 muertos.

García dijo que, en este caso, «lo extraño es que con Bolivia» no hay «un contencioso». «Entonces, si no hay un contencioso es muy difícil que haya un mediador, y no hay un tema, un problema un lío, algo que resolver, un contencioso, como se dice, es muy difícil», insistió el titular peruano de Exteriores.

Bolivia considera que acusación contra Chávez es ciencia ficción

CANCILLER DICE QUE SE DAN LOS PRIMEROS PASOS PARA REENCAUZAR RELACIÓN CON PERÚ

imageDiálogo: el canciller boliviano, David Choquehuanca, en una conferencia de prensa

La Prensa

Choquehuanca afirmó que tuvo contactos con el Vicecanciller del Perú para reencauzar la relación.

El Gobierno boliviano consideró ayer como una “novela” y “ciencia ficción” las sospechas de la Cancillería peruana de que Wálter Chávez, ex asesor del presidente Evo Morales, envió panfletos políticos a Perú para instigar las movilización de los indígenas.

El jueves, el canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, afirmó que en el IV Congreso Continental de Indígenas del Abya Yala, realizado en Puno entre el 27 y 31 de mayo, se detectó “panfletería que venía de Bolivia” y que supuestamente fue editada en la imprenta de Chávez.

Cuando el vicepresidente Álvaro García Linera fue consultado ayer sobre la sospecha peruana, dijo: “Es demasiada ciencia ficción. Recomiendo una lectura de realismo histórico y, por supuesto, una mejor información de inteligencia para emitir informaciones con seriedad”.

No obstante, el canciller David Choquehuanca afirmó que se están dando los primeros pasos para reencauzar la relación deteriorada entre ambos países, pues en Colombia sostuvo una reunión con el vicecanciller de Perú, Gonzalo Gutiérrez.

En la mañana, en una conferencia de prensa, el vicecanciller boliviano, Hugo Fernández, mencionó que las acusaciones del jefe de la diplomacia peruana son “novelas” que se están tejiendo en el país vecino.

Descartó que se hayan enviado panfletos desde La Paz para promover las movilizaciones de los indígenas de la amazonia peruana, que derivaron en un enfrentamiento con la Policía, que dejó un saldo de al menos 34 muertos.

El Vicecanciller dijo que el Gobierno tiene “información directa” del Poder Ejecutivo peruano en el que “en ningún momento menciona eso (a Wálter Chávez). (…) A mí me parece que esto es una novela que se está tejiendo (…) no tengo ninguna información oficial al respecto”.

Chávez es ciudadano peruano que tiene la condición de refugiado político, fue asesor de campaña del presidente Morales y director del quincenario Juguete Rabioso, y, según fuentes consultadas, actualmente administra una imprenta, que sería de su propiedad, en la ciudad de La Paz.

La justicia de su país le inició un proceso por terrorismo porque supuestamente formó parte del grupo subversivo Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) de Perú.

Las relaciones entre ambos países atraviesan por un momento crítico después de varios impasses verbales entre los presidentes Evo Morales y Alan García, denuncias mutuas de injerencia interna y la llamada a consultas del embajador peruano en La Paz, Fernando Rojas, quien se quedará de manera indefinida en su país hasta que mejoren los nexos.

El vicepresidente García Linera afirmó ayer que el Gobierno boliviano mantiene una línea de acuerdo con la “trascendencia de las relaciones históricas entre ambos pueblos”, por lo que descartó que se rompan relaciones con el vecino país. Según la agencia peruana Andina, el Canciller boliviano y el Vicecanciller peruano acordaron solucionar el distanciamiento entre ambas naciones por la vía diplomática.

Choquehuanca, asimismo, aseguró que todos los impasses se resolverán mediante contactos entre representaciones diplomáticas.

“Tenemos nuestras embajadas en ambos países y tenemos mecanismos de diálogo, mecanismos entre países para construir buenas relaciones. No pienso que tengamos que romper relaciones. Nuestros pueblos quieren que las autoridades trabajen de manera coordinada. Tenemos los espacios de discusión”.

La autoridad boliviana explicó que el Gobierno considera que existen “intereses extranjeros que buscan una confrontación entre ambos pueblos”. Choquehuanca afirmó que esa es la impresión que el presidente Morales tiene.

El Canciller del país vecino también expresó que para bajar las diferencias con Bolivia, se requiere “respeto” entre vecinos y descartó que se requiera de un tercer país para solucionar las diferencias bilaterales.

Canciller de Perú descarta mediación internacional

El canciller de Perú, José Antonio García Belaúnde, dijo ayer que no será necesaria una mediación internacional de otros estados en el distanciamiento de los gobiernos de Bolivia y Perú, pues no existe un proceso contencioso que así lo requiera.

“El Gobierno de Perú no tiene un contencioso con su similar de Bolivia que haga necesaria una mediación internacional, lo único que cabe en esta coyuntura es volver a los principios elementales que rigen las condiciones de vecindad entre los países, uno de ellos es el respeto”.

García Belaúnde se encuentra en Bogotá en una visita para suscribir acuerdos comerciales y diplomáticos con el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez. El canciller colombiano, Jaime Bermúdez, anticipó que su país está dispuesto a mediar en el conflicto Bolivia-Perú para que se pueda subsanar el problema. “Teórica y conceptualmente, Colombia, por supuesto, estaría dispuesta a mediar sí y solo sí lo piden ambos países”.

Las representaciones de Bolivia y Perú bajaron el tono de sus declaraciones desde ayer, luego de que el ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia conversó con el vicecanciller del país vecino, Gonzalo Gutiérrez.

El Gobierno peruano envió una nota oficial a Bolivia, en la que se informaba de la derogación de dos de los decretos supremos que provocaron las movilizaciones indígenas. Éstos disponían el uso de los recursos naturales, gasíferos y otros de la amazonia peruana, donde existen asentamientos de originarios desde hace cientos de años.

Evaluación del conflicto

El Gobierno del presidente peruano, Alan García, que cumplirá tres años el próximo mes, salió debilitado de la crisis con las comunidades indígenas, luego de verse forzado a derogar dos leyes y recibir ayer la renuncia de su gabinete en pleno.

El líder del Partido Aprista Peruano pidió el miércoles a las fuerzas políticas en el Congreso que apoyaran la iniciativa del Ejecutivo para derogar dos de las llamadas leyes de la selva, rechazadas por los indígenas por supuestamente violar sus derechos sobre la tierra y no haber sido consultados previamente sobre su contenido.

La derogación de las leyes 1090 y 1064 sobre manejo forestal y uso de las tierras fue la condición impuesta por las comunidades amazónicas para levantar su protesta indefinida, que dejó 24 policías y 10 civiles muertos en la ciudad de Bagua el 5 de junio anterior.

Durante dos meses de paro, los nativos tomaron estaciones petroleras, bloquearon carreteras y ríos, y movilizaron a miles de manifestantes en la selva y la sierra en solidaridad con sus demandas.

Las normas derogadas ayer por el Parlamento formaban parte de un paquete elaborado por el Ejecutivo peruano para adecuar su legislación a los pedidos de Estados Unidos, en materia de

protección forestal y medio ambiental, para la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambas naciones.

La única alianza política que rechazó la anulación de los decretos fue la opositora Unidad Nacional, pues, según su legislador Javier Bedoya, se está sentando “un nefasto precedente” después de haber convalidado la toma de carreteras que paralizó al país durante varios meses.

El conflicto Bolivia-Perú

El Presidente Morales envió una carta a una cumbre indígena instando a pasar a la revolución.

La misiva provocó susceptibilidades en el Gobierno peruano que afirmó que instigó a la violencia.

Bolivia reaccionó afirmando que Perú busca justificar sus conflictos internos con esa carta.