Cívicos potosinos rechazan el acuerdo con Chile por el Silala

El gobierno guarda silencio sobre el presunto retroceso en el tema “manantial”. El Gobierno espera que las negociaciones con Chile no se politicen, pese al clima electoral.

image

Manantial: los ojos de agua del Silala, en el occidente potosino, un recurso que Chile necesita consumir



La Prensa

El Comité Cívico Potosinista (Comcipo) rechaza el acta inicial del acuerdo logrado por los equipos diplomáticos de las cancillerías de Bolivia y Chile sobre el uso del agua del Silala. El organismo anuncia que la próxima semana definirá un plan de acciones de protesta.

Celestino Condori, presidente de Comcipo, exteriorizó anoche ante La Prensa su decepción por “la burla que nos hizo el vicecanciller Hugo Fernández, quien llegó a Potosí en varias ocasiones para asegurarnos que no se firmaría un solo documento sin consultar antes a la región, pero no lo hizo”.

El líder cívico tildó el principio de convenio alcanzado con Santiago de “una burla para el departamento”, por lo que la próxima semana convocará a Consejo Consultivo para aprobar el plan de movilizaciones de protesta por este motivo.

El martes, representantes de las cancillerías de Bolivia y de Chile lograron un acuerdo inicial mediante el cual los transandinos se comprometen a pagar la suma de 17.000 dólares por día por el consumo del 50 por ciento del caudal de esos ojos de agua.

Durante los últimos 13 años, los sucesivos gobiernos sostuvieron que el país vecino no tiene derecho a explotar ese recurso hídrico porque demostró que se trata de un manantial y no un río internacional de curso sucesivo.

A pesar de que todavía no se firmaron las notas reversales respectivas, equipos técnicos de ambos países efectúan los estudios preliminares para instalar estaciones meteorológicas destinadas a sondear distintos factores naturales del acuífero.

Estas mediciones serán efectuadas durante cuatro años, al cabo de los cuales se elaborará un convenio definitivo.

Las autoridades nacionales de Exteriores guardan silencio sobre las negociaciones, que fueron calificadas el miércoles como “un retroceso” en la posición de Bolivia sobre el tema por los ex cancilleres Javier Murillo de la Rocha y Armando Loaiza.

Consultado al respecto, el vocero presidencial, Iván Canelas, dijo que los documentos aún no han sido rubricados por los presidentes de las dos naciones. “Yo no conozco (el caso) en detalle, porque hay una comisión de nuestro país y también del hermano país que vienen trabajando el tema desde hace mucho tiempo (…) Nosotros tenemos una visión y una posición sobre este punto que maneja la Cancillería”.

Canelas dijo que, pese a la proximidad de las elecciones, el asunto no debe politizarse y que el Gobierno hace gestión, pues no descuida su trabajo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores tampoco se pronunció después de que el martes concluyera la reunión semestral bilateral y se diera a conocer un resumen con los avances logrado sobre los puntos contenidos en la “agenda de 13 puntos”.

El principio de convenio alcanzado por ambas delegaciones es similar al establecido en el acuerdo internacional de Montevideo sobre el uso de ríos internacionales de curso sucesivo.

Los tratados sobre recursos hídricos establecen que, cuando se trata de un manantial, el país donde éste se origina tiene el derecho exclusivo de explotación del agua. Cuando es un río internacional, postura sustentada por Chile sobre el Silala, los países comparten los recursos hídricos, animales y vegetales contenidos en ese cauce.

Trascendió en la Cancillería que el documento acordado se denomina “Acta de acuerdo inicial”, del que se redacta la parte final antes de ser puesto a consideración de los dos cancilleres, que a su vez trasladarán el proyecto de convenio a sus correspondientes gobiernos.

En caso de ser aprobado el convenio por los jefes de Estado, se elaborará y suscribirá oficialmente el “Acta final de entendimiento sobre el Silala”.

El diputado masista Froilán Condori, dirigente de la zona bañada por el manantial, afirmó que las comunidades locales aceptaron la propuesta.

El monto reconocido por Chile, que se pagará desde enero, fluctúa entre 15.000 y 17.000 dólares diarios. Este monto será desembolsado por las empresas que explotan el recurso natural Corporación del Cobre (Codelco) y el Grupo Luksic, dueño del ferrocarril Antofagasta.

Ayer, dos parlamentarios del oficialismo, que pidieron reserva sobre sus identidades, dieron a entender que la suscripción del documento acordado puede retrasarse por los comicios presidenciales programados para diciembre en Bolivia y en Chile.

Un eventual entendimiento podría resultar contraproducente en las urnas para los dos gobiernos, pero el vocero Canelas dijo que “las elecciones no tendrían por qué dañar o retrasar este trabajo”.

El senador opositor Tito Hoz de Vila admitió haberse reunido con el vicecanciller chileno, Alberto Van Klaveren, quien le explicó los alcances del acuerdo. El parlamentario destacó el hecho de que Bolivia logró percibir una retribución, aunque no en el nivel esperado, de Chile.

El parlamentario corroboró la versión del diputado Condori que indicaba que Chile aceptó pagar por el consumo superior al 50 por ciento convenido desde enero de 2009. Sin embargo, los desembolsos se harán después de que se firme el documento.

Hoz de Vila confirmó que los dos equipos técnicos preparan el estudio que determinará si el Silala es un manantial o un río. La Paz y Santiago se comprometieron a respetar los resultados.

Las estaciones meteorológicas ya mencionadas medirán indicadores de precipitaciones pluviales, volúmenes fluviales, el grado evaporítico y las velocidades del viento.

Ex Canciller de Perú cuestiona apertura marítima

El ex canciller de Perú Luis Gonzales Posada dijo que Chile, si diera una salida al mar a Bolivia, debería hacerlo a través de territorios que fueron bolivianos y no de su país antes de la Guerra del Pacífico.

Las declaraciones, según el matutino limeño El Expreso, fueron hechas después de que llegaran a Lima versiones que daban cuenta de una posible apertura marítima a favor de Bolivia concedida por Chile. El hecho levantó susceptibilidades debido a que se cree que la franja libre estaría en territorios que originalmente fueron peruanos.

El actual parlamentario del oficialista Partido Aprista Peruano (PAP) dijo que, de acuerdo con el derecho internacional y los pactos firmados con Chile, toda salida que se pretenda dar a Bolivia tiene que ser consultada previamente con Perú para que dé su consentimiento.

Gonzales Posada añadió que, ante tal situación, su Gobierno no logra entender las declaraciones “violentas, ofensivas y agresivas” del presidente Evo Morales, “que complican la relación”.

“Más aún cuando (Evo Morales) llegó a decir que nuestra demanda ante la Corte de La Haya perjudica a Bolivia, cuando sabía que eso no era cierto. El tema de la salida a Bolivia está dormitando hace tres años y el presidente Morales ha enfilado sus baterías contra Perú. Esperemos que esto concluya”.

La congresista Rosa Florián y el partido Compromiso Democrático comunicaron, cada uno a su turno, que la posición de sus bancadas es evitar que Chile ceda una franja a Bolivia por territorio que fue peruano antes de 1879, cuando estalló esa guerra.

Hablan de remoción de Bersatti

En su edición electrónica de ayer, el diario santiaguino El Mercurio informó que el Gobierno boliviano preparaba la remoción del cónsul general en Chile, Freddy Bersatti, pero la noticia fue desmentida por el vicecanciller Hugo Fernández Aráoz.

El mencionado rotativo alegaba que la sustitución de Bersatti había sido comunicada al Ministerio chileno de Relaciones Exteriores por el ex cónsul de La Moneda en La Paz, Roberto Ibarra, quien fue ascendido dentro del escalafón diplomático trasandino.

Ibarra, según ese medio, remitió a Santiago una comunicación reservada para dar cuenta del extremo mencionado, como parte de “una serie de cambios internos”.

Consultado por La Prensa, el Ministerio de Relaciones Exteriores desmintió la información. El vicecanciller Hugo Fernández declaró que “la Cancillería no tiene ninguna información ni ha emitido instrucción alguna al respecto. Las informaciones vertidas por El Mercurio son falsas”.

La unidad de prensa del Consulado General de Bolivia en Santiago afirmó que efectivamente tenía conocimiento de la publicación, sin embargo dijo que no formularía pronunciamiento oficial alguno, dado que no llegó ninguna instrucción desde la Cancillería.

El diario chileno aseguró tener información, “desde La Paz”, que da cuenta de que el relevo de Bersatti “sería consecuencia solamente de ajustes internos y que se trataría de una medida que se evalúa desde hace algunas semanas”.

El cónsul Bersatti estuvo en La Paz entre lunes y miércoles, cuando participó en la reunión bilateral semestral que analizó los avances en las negociaciones por la agenda de 13 puntos, cuyo contenido general fue aprobado en 2006 por los presidentes Evo Morales y Michelle Bachelet. Ese encuentro fue dirigido por los vicecancilleres Fernández Aráoz, de Bolivia, y Alberto van Klaveren, de Chile.

El anuncio de una eventual salida de Bersatti se produjo tres días después de que el ex cónsul chileno en La Paz Roberto Ibarra se despidiera de autoridades y la diplomacia en el país. El ex representante asumirá el cargo de Secretario General en el Ministerio de Relaciones Exteriores en su país, el tercero en jerarquía.

Bersatti fue destinado a Santiago en 2008, en reemplazo de Roberto Enrique Finot. Su predecesor llegó a afirmar que el acuerdo marítimo entre ambos países estaba “casi listo”, por lo que Santiago emitió una protesta formal ante La Paz, hecho que ocasionó su retiro y su reemplazo por el ex jefe militar.

“Canje por un puerto”

El presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Celestino Condori, lamentó que el Gobierno hubiera cambiado una cuestión de Estado, como la del Silala, por la explotación del puerto de Iquique para las exportaciones y el comercio exterior del país, que no dejarán un beneficio directo a la región que provee el recurso hídrico empleado por Chile.

Uno de los avances en las negociaciones establece que Chile no exigirá, en mérito a lo dispuesto por el Tratado de 1904, tasas o pagos especiales por la circulación de mercaderías entre ese puerto e Iquique, e inclusive se habilitará un depósito en Alto Hospicio, una ciudad satélite de ese puerto del norte chileno, ubicada a unos doscientos metros de altura sobre el nivel del mar.

Celestino Condori lamentó que se haya dejado de lado una consulta sobre el acuerdo con los representantes cívicos de Potosí, pues es el departamento directamente afectado por las negociaciones con Chile.

Sin embargo, la principal prioridad para Comcipo es evitar que el Cerro Rico sufra daños considerables o pierda su forma cónica, por lo que este fin de semana, sus dirigentes sostendrán reuniones de carácter técnico para preservar el principal patrimonio de la Villa Imperial.

Representantes

Bolivia ha tenido, desde 2006, tres cónsules generales en Santiago de Chile.

José Pinelo fue el primero. Su reemplazante fue el diplomático Roberto Enrique Finot.

El actual cónsul boliviano en Chile es el general retirado Freddy Bersatti.