Anuncios

Chatarra electoral

El análisis de Carlos Alarcón. “Manfred, Jimena y Víctor Hugo son chatarra electoral. Tienen funestos errores políticos. Tienen mediocridad. Tienen ambiciones desmedidas. Gonistas en el exilio. Prefectos derrotados. No tienen una oferta coherente. No atraen mayorías. Samuel Doria Medina y René Joaquino son dignos. Miran el árbol y no el bosque. Lo de Tuto es de Ripley. No tengo criterio sobre Germán Antelo. Evo es el falso Mesías. Evo Morales entró al poder gracias a los errores políticos. El Gobierno quiere imponer un gobierno de etnocentrismo indigenista. Si Evo Morales triunfa nuevamente, seguirá destruyendo el viejo estado que no está en sus planes según su criterio.

TV: No Mentirás, PAT. Ayuda Videos


image Chatarra electoral

Carlos Alarcón* en la-razon.com

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

El frente político que está pretendiendo construir la oposición para competir con Evo Morales en las elecciones generales del próximo 6 de diciembre es chatarra electoral. Participan todos los elementos más rancios de nuestro reciente pasado político, cuya mediocridad, ambición desmedida de poder y funestos errores políticos, fueron determinantes para la llegada y permanencia en el gobierno del falso mesías que está cerca de conseguir una hegemonía política y de imponer al país un etnocentrismo indigenista.

Gonistas en el exilio y viejos políticos del MNR, MIR, ADN, NFR, con prefectos y ex prefectos que fueron derrotados por Evo Morales porque apostaron a la violencia y no a la lucha democrática con ideas y propuestas, son los prestidigitadores y articuladores de este frente electoral, que no tiene una oferta coherente de visión de país de alcance nacional, ni un programa de gobierno que consiga la simpatía de la mayoría de los bolivianos.

El próximo capítulo de esta telenovela sin sentido será el de la lucha interna encarnizada sobre quién será candidato a Presidente y Vicepresidente (los tres en carrera, dos hombres y una mujer, se sienten predestinados y ungidos por la gracia divina para manejar los sagrados intereses de la patria), y para conformar las apetecibles listas de pegas en el nuevo Parlamento. Si en las anteriores elecciones ni Tuto Quiroga, que en ese momento dirigía un frente más coherente e integrado llamado Podemos, se salvó de reciclar a personajes del pasado, con cuanta mayor razón el reciclaje será ahora la regla del nuevo frente electoral.

Digna es la actitud de Samuel Doria Medina y René Joaquino, quienes hasta el momento prefieren ir solos que mal acompañados a las elecciones del 6 de diciembre, aun cuando en sus propuestas electorales se contentan con mirar el árbol y no ven todavía el bosque de los temas centrales que deberían ser materia de debate con el MAS.

Lo de Ripley es lo de Tuto Quiroga, quien con la suma de errores en su rol opositor pretende nuevamente ser candidato a la Presidencia. Prolongó el mandato de la Asamblea Constituyente, cuando la ley de convocatoria le fijaba un plazo menor, en la ley de ampliación esfumó la eficacia de la regla de los dos tercios, resucitó el proyecto de referéndum revocatorio de mandato que estaba condenado al archivo y barnizó el proyecto de nueva Constitución permitiendo que fuera aprobado con 61 por ciento.

Si el texto de Oruro se sometía a votación como en el caso del Ecuador, donde Correa aceptó que los votos por el SI tenían que superar a los votos por el NO sumados a los blancos y nulos (con esto el SI se reduce aproximadamente en un cuatro por ciento), es probable que la Constitución de Oruro, por sus defectos visibles, no hubiera sido aprobada.

Los dos males más grandes de Bolivia son los presidentes caudillos, cuyo único afán es la concentración y perpetuación del poder y las eternas logias y camarillas de la política que impiden la renovación de liderazgos, cada vez más viejas y desgastadas.

*Carlos Alarcón
es abogado constitucionalista.

Anuncios