Crisis económica: Católica Televisión despide a 37 trabajadores de planta

Los empleados anuncian una huelga. Hace 8 años, la Iglesia Católica cerró por problemas económicos el diario Presencia, después de 49 años de trabajo ininterrumpido.

image

Emisión: vista de uno de los estudios de canal 18



La Prensa

Las emisiones no fueron suspendidas

Los empleados denuncian la vulneración de sus derechos laborales y anuncian una huelga.

Más de 37 periodistas, presentadores de noticias, camarógrafos y administrativos del Canal 18, Católica Televisión (CTV), fueron despedidos este viernes por la supuesta falta de recursos para pagar sueldos. Sus emisiones no fueron suspendidas y se anuncia una renovación.

El dirigente del Sindicato de Trabajadores de CTV Wilson Bejarano detalló: “Los despidos fueron efectuados por el sacerdote Guillermo Siles Paz, gerente general de Copacabana de Televisión S.R.L. (Católica Televisión), en instalaciones del colegio Don Bosco”.

“También estuvieron —prosiguió el representante— en el acto de despido el obispo auxiliar de La Paz, Óscar Aparicio, y otras autoridades de la jerarquía eclesial católica local”.

La Prensa quiso hablar al respecto con esos religiosos, pero no lo consiguió. Desde el Canal 18 se dijo que en las siguientes horas se dará una explicación de las cesaciones.

Según la agencia ANF, Siles dijo que una parte de los trabajadores será recontratado cuando se concluya el pago, en cuotas, de los beneficios sociales que corresponden de acuerdo con la Ley General del Trabajo.

La justificación

Bejarano afirmó que los más de 37 despidos “son justificados por la Iglesia Católica debido a los ‘difíciles momentos’ que atraviesa esa institución. Ocurren al margen de la norma vigente ya que en estos momentos se discute un pliego petitorio laboral de los trabajadores”.

Bejarano recalcó además que los retiros obligatorios “afectan por igual a dirigentes sindicales, protegidos por el fuero sindical establecido en la Ley General del Trabajo”.

Los responsables de CTV adeudan también el pago de beneficios sociales por concepto de lactacia materna.

Entre los despedidos se encuentra el secretario de Conflictos de la Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz (FTPLP), el camarógrafo Severo Cordero Moncada, quien, como los dirigentes sindicales del canal, tienen protección de las leyes laborales bolivianas.

Este representante adelantó que la próxima semana comenzarán las medidas de presión para conseguir que los responsables del canal paguen todos los beneficios sociales devengados y, en el mejor de los casos, reanuden las actividades de ese medio de comunicación.

El ejecutivo de la FTPLP, Boris Quisbert, aseveró que la cesantía de los empleados de ese canal es una “masacre blanca” y adelantó que su organización acudirá a las instancias estatales correspondientes (Ministerio de Trabajo) para defender los derechos sociales de los trabajadores despedidos.

Considera que la condición laboral de muchos periodistas y empleados de los medios de comunicación paceños es “inestable” por la situación económica que atraviesa el país y las malas administraciones económicas de los gerentes de turno.

Hace ocho años, la Iglesia Católica cerró por problemas económicos el periódico Presencia, después de 49 años de trabajo ininterrumpido.

Por entonces, alrededor de 80 empleados (entre periodistas, fotógrafos, personal administrativo y de servicios) fueron cesados en sus cargos y liquidados con todos sus beneficios sociales. Los responsables de ese medio aseguraron que ese matutino sería renovado después de pagar las deudas acumuladas; sin embargo, hasta la fecha el nombre de Presencia sólo es empleado por una imprenta católica.

Los antecedentes

De acuerdo con el portal digital de CTV, Copacabana de Televisión S.R.L., Canal 18 (Católica Televisión) fue fundado por el R. P. Armando Carminati Ferrari en 1992, en la ciudad de La Paz, Bolivia.

También dice: “Somos un medio de comunicación social de la Iglesia Católica que promueve en su mensaje la conciencia colectiva, la recuperación de sanos valores del alma y el espíritu. Mediante nuestra señal televisiva de óptima calidad, confiabilidad e imparcialidad llegaremos a dos niveles de audiencia: medio y bajo, para lograr ser punteros del mercado”.

Las emisiones del canal no fueron suspendidas ayer. Anoche se difundían programas grabados.

Por ese medio se difundían programas como Católica en Contacto, Mujeres Emprendedoras, Planeta Infantil, El ABC de la Medicina, Tiempo de Hogar, El Noticiero CTV.

Sus estudios están ubicados en la calle Díaz Romero, zona de Miraflores, frente al mercado del mismo nombre. La entrega de los memorandos de retiro se hizo en el colegio Don Bosco, de los salesianos.