Irusta, trigésima en el “horno” de Berlín

La atleta boliviana no pudo cumplir su objetivo de estar entre las mejores 20 del mundo de la marcha atlética. Una alta temperatura acompañó la carrera. De 48 atletas, 37 cruzaron la meta

imageIrusta, trigésima en el “horno” de Berlín

La Prensa

Diez puestos detrás del que era su meta se clasificó la boliviana Geovana Irusta en la prueba de los 20 kilómetros de la marcha femenina del Mundial de Atletismo, que se disputó ayer en Berlín (Alemania). Su expectativa era llegar entre las 20 primeras, pero se ubicó trigésima con un tiempo de una hora, 39 minutos y 16 segundos.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Dos años atrás, en el Mundial de Osaka, Japón, Irusta se había ubicado en el puesto 33, pero su tiempo había sido de 1h47″15”. Ahora mejoró tanto en ubicación como en registro; sin embargo, utilizó algo más de tres minutos respecto del que le había permitido clasificarse para la cita berlinesa (1h36.35).

Todo tiene una explicación. La de ayer fue una prueba complicada a partir de la temperatura, que promedió entre los 26 y los 30 grados centígrados. Excesivo calor si se toma en cuenta, además, que se desarrolló en pleno mediodía alemán, en un horno de dos kilómetros de los que constó el circuito.

En total participaron 48 deportistas representando a 30 países. Cuatro de ellas abandonaron y siete fueron descalificadas. Es decir, cruzaron la meta 37, entre ellas la atleta nacional.

La competencia partió de la histórica Puerta de Brandeburgo y la meta fue en el mismo lugar. El circuito, un kilómetro de ida y otro de vuelta, estuvo abarrotado de gente. Acompañó a las competidoras una humedad del 24 por ciento.

La medallista olímpica y mundial española María Vasco, quien estaba en cuarto lugar, se desvaneció en el puesto de avituallamiento debido a que no pudo resistir el intenso calor, y los abandonos fueron por el mismo motivo.

Irusta salió con el pelotón y aguantó allí hasta cerca del kilómetro 10; de ahí para adelante, según contó ella misma, un malestar estomacal mermó su ritmo y fue perdiendo varias posiciones hasta terminar en el puesto 30.

La boliviana se ubicó tercera si se toma en cuenta sólo a las latinoamericanas que intervinieron en el certamen, detrás de dos brasileñas, Tania Regina Stindler (20) y Alessandra Picagevicz (29).

En cambio, la actual campeona sudamericana, la ecuatoriana Johana Ordóñez, llegó en el puesto 33 y la campeona panamericana en Río de Janeiro, Cristina López (El Salvador), fue trigésima séptima.

“El intenso calor, que no se esperaba, hizo que todos estén preocupados por el puesto más que por las marcas. Bajo estas condiciones la premisa era llegar a la meta”, según el técnico de Irusta, Fernando Trino.

La atleta nacional dijo: “Un descuido causó mi desconcentración y eso me hizo perder posiciones. Además, un problema estomacal me incomodó bastante, pero eso no es ninguna excusa. Quería estar entre las 20 mejores y no lo logré”.

En su criterio, si hubiera tenido algunas pruebas más antes del Mundial, tal vez habría llegado mejor preparada a Alemania. “Regresar a las competencias grandes directamente afecta, pero vamos a seguir trabajando. Me siento más motivada que nunca porque sé que estoy cada vez más cerca de las grandes”, concluyó.

La frase

No estoy conforme, pero creo que demostré que de a poco estoy tomando forma. Con seguridad estamos mejor que antes. La gran meta es llegar bien a los Juegos Bolivarianos y obtener la medalla de oro”

Geovana Irusta

Marchista boliviana

Kaniskina sigue siendo la mejor

Al igual que hiciera en la jornada inaugural de los Mundiales de atletismo Berlín 2009 Valeriy Borchin, la rusa Olga Kaniskina ratificó ayer su condición de “zarina” de la marcha, de auténtica dominadora de los 20 kilómetros sin discusión y oposición alguna.

Kaniskina, con tan sólo 24 años, suma ya dos títulos mundiales y uno olímpico y lo hace con una superioridad casi insultante para sus rivales, incapaces de plantear oposición.

En el circuito instalado junto a la Puerta de Brandeburgo, la rusa dejó pasar cinco kilómetros sin asomarse por la primera línea del grupo y seis para incrementar el ritmo paulatinamente e irse de manera irremisible hacia un nuevo oro con un tiempo de 1h28.09 y más de cuarenta segundos sobre la segunda.

Ni los treinta grados que convertían el circuito en un horno amilanaron a Kaniskina, quien este año había alcanzado la mejor marca mundial, en febrero en Adler, con 1h24.56, mejor que el récord mundial que fijó su compatriota Olimpiada Ivanova en Helsinki 2005 pero que no puede ser homologada como nueva plusmarca por no haber habido los jueces mínimos para tal efecto en dicha prueba.

Olive Loughnane, de Irlanda, fue segunda con un tiempo de 1h28.58 y el tercer lugar lo ocupó la china Hong Liu (1h.29.10).