Lula frena gritos chavistas contra Colombia en Unasur

Venezuela y Bolivia fracasaron en su intento de que la entidad exprese un rechazo conjunto a la instalación de bases de EEUU en Colombia.

El tratamiento del tema fue postergado para el 24 de agosto. Evo Morales propuso el rechazo a la instalación de bases militares norteamericanas en Colombia y Chávez dijo “hay vientos de guerra…”.

image

Ref. Fotografia: RECHAZO • Presidentes y cancilleres de la Unasur en la Cumbre en Quito, Ecuador, en la foto oficial. En la declaración no incluyeron el tema de las bases.

EL DÍA

Martes,  11 de Agosto, 2009

El presidente de Bolivia, Evo Chávez, y su aliado venezolano, Hugo Chávez, sufrieron un revés ayer en el seno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) cuando esta entidad conformada por 12 países, postergó para el 24 de agosto el tratamiento del tema de la instalación de bases norteamericanas en Colombia.

Reunidos en Quito, Ecuador, el presidente del Brasil, Inacio Lula da Silva, sugirió suspender un pronunciamiento hasta otro encuentro e  invitar al presidente de Estados Unidos.

En el marco de la apertura de la Cumbre de la Unasur en la capital ecuatoriana, Lula le solicitó al presidente Pro-Témpore de la Unasur, el mandatario ecuatoriano Rafael Correa, que le pida «en algún momento» a Obama una reunión con el bloque sudamericano.

La Unasur alberga en su seno a Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela y el bloque de aliados del presidente Chávez esperaba “el rechazo  y la condena total”.

En el inicio del encuentro Evo Morales expresó su preocupación por la presencia de militares extranjeros en la región y elevó el tema a  la mesa del debate.  «Es obligación» de Unasur “salvar al pueblo colombiano de los militares norteamericanos», dijo.

Sin embargo,  cada país ya iba con una posición sobre el tema. «Para evitar polémicas» sobre las bases estadounidenses que serán instaladas en Colombia, el mandatario brasileño sólo participará de un evento protocolar con sus colegas de Unasur y de la toma de posesión del presidente ecuatoriano Rafael Correa, difundió el Palacio del Planalto, sede presidencial de Inacio da Silva.

Y esa posición se impuso. Fernando Lugo, presidente de Paraguay, apoyó la necesidad de la reunión presidencial en la que, pidió, que no se siente a ningún gobernante en el banquillo de los acusados, en alusión al presidente colombiano Álvaro Uribe.

De su lado, la vicecanciller colombiana, Clemencia Forero, que representó a su país en la cumbre de la Unasur, precisó que la negociación que lleva a cabo Colombia con Estados Unidos sólo establece un acceso limitado de militares estadounidenses.

«No ha habido ni habrá bases militares extranjeras en Colombia, ni las hemos pedido ni los EEUU piensan instalarlas. Las bases siguen siendo colombianas, enteramente bajo jurisdicción y soberanía colombiana», afirmó la diplomática.

La determinación de Unasur ocurre poco después de la gira del presidente colombiano Uribe explicando el objetivo de las bases vinculadas con la lucha contra el narcotráfico y la guerrilla.

“Soplan vientos de guerra en la región, nos tienen en la mira, es por el petróleo, cumplo con mi obligación de alertar una tragedia”, protestó molesto el venezolano Hugo Chávez  ED/Agencias

Evo Morales: ‘Meten bala…’

“Yo he vivido la presencia de militares norteamericanos en mi país, militares uniformados y armados que comandan policías, comandan a las Fuerzas Armadas, meten bala contra el movimiento popular; en las madrugadas, convocan a militares y policías a organizar el asesinato a dirigentes sindicales, toman las franjas o los controles al interior”, enfatizó el presidente Evo Morales en Unasur.

Morales aseguró que la situación de Colombia es muy grave, al tiempo que manifestó que Estados Unidos estuvo detrás del golpe de estado en Honduras.“Estoy convencido y tengo información y documentación, (…) ha participado el Comando Sur”, dijo.

En Unasur se impone la línea moderada

Venezuela y Bolivia fracasaron en su intento de que la entidad exprese un rechazo conjunto a la instalación de bases de EEUU en Colombia. Lula propuso que el tema se trate en otra cita. Kirchner sugirió invitar a Uribe.

La Razón

La línea moderada sudamericana, con Brasil y Argentina a la cabeza, convocó ayer en Quito a una cumbre presidencial de la Unasur para analizar el acuerdo militar entre Estados Unidos y Colombia, que ha generado tensiones en la región.

Al encuentro, que se celebrará posiblemente este mes en Buenos Aires (Argentina), fue invitado el presidente colombiano, Álvaro Uribe, quien se marginó de la cita de este lunes debido a la crisis que mantiene rotas las relaciones entre Bogotá y Quito.

«Podríamos hacer una reunión de presidentes para evaluar estos comportamientos (…) Pienso que esto va a resolverse con mucha conversación, debate, diciendo las verdades, la gente va a tener que escuchar cosas que no le gustan», planteó el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva.

El Mandatario brasileño también propuso una reunión con su par Barack Obama para discutir las relaciones de Estados Unidos y Sudamérica, a raíz de las tensiones surgidas por un acuerdo militar estadounidense-colombiano, según otra información de AFP.

La propuesta fue acogida por los mandatarios de Ecuador y Argentina, así como de Paraguay, Fernando Lugo, quien abogó porque la cita no sea utilizada «para sentar» a Colombia «en el banquillo de los acusados».

Las delegaciones de Bolivia y Venezuela habían propuesto sin éxito incluir en la declaración presidencial un rechazo a la presencia de tropas norteamericanas en bases militares colombianas.

Sin darse por vencido, el gobernante venezolano, Hugo Chávez, quien mantiene congeladas las relaciones con Bogotá, tomó la palabra de manera intempestiva para alertar sobre «los vientos de guerra» que soplan en la región por el uso estadounidense de bases colombianas.

«Cumplo con mi obligación moral de alertar: vientos de guerra comienzan a soplar», afirmó y añadió que «nosotros estamos muy preocupados» por ello. Chávez dijo que «el anuncio de la instalación de siete bases militares en territorio colombiano» pudiera «convertirse en una tragedia». «Esto puede generar una guerra incluso en Sudamérica», sostuvo.

En esa misma línea, Correa insistió en sus temores de una posible desestabilización.

La mandataria argentina, Cristina Kirchner, al acoger la propuesta de Brasil, consideró “imprescindible que invitemos al presidente Uribe a un lugar donde no tenga la sensación de que hay hostilidad». Quito, AFP

Chávez advirtió de “vientos de guerra” en Sudamérica

La Razón

Cumbre. El presidente venezolano, Hugo Chávez, advirtió ante la cumbre de líderes sudamericanos sobre «los vientos de guerra» que soplan en la región por la intención de Colombia de permitirle a EEUU usar sus bases militares.

“Cumplo con mi obligación moral de alertar: vientos de guerra comienzan a soplar», afirmó Chávez en la cumbre de Unasur. «Esto puede generar una guerra incluso en Sudamérica», dijo. El Mandatario reiteró así su preocupación por el acuerdo que permitiría a Estados Unidos usar siete bases militares en territorio colombiano, que llevó a Venezuela a congelar las relaciones diplomáticas con Colombia.

«Nosotros estamos muy preocupados» por el pacto militar entre Colombia y Estados Unidos, explicó. «El anuncio de la instalación de siete bases militares» en Colombia, miembro de la Unasur, podría «convertirse en una tragedia», declaró. Quito, AFP