Incendio arrasa con la fábrica Belén

Los depósitos con químicos de la empresa Belén ardieron al menos 12 horas causando angustia en el Parque Industrial. Falta de medios dificultó la tarea de bomberos. C. Peña y Lillo / O. Ramos.



Los depósitos de la fábrica de plásticos de Industrias Belén fueron consumidos totalmente por las llamas. El siniestro, que comenzó ayer pasado el mediodía, movilizó a todas las unidades de bomberos que tiene el departamento, declaró en emergencia a la Gobernación cruceña y mantiene en alerta a las brigadas de medio ambiente, ya que la combustión de los químicos que se utilizan para fabricar materiales plásticos es altamente tóxica.

Aún no se conoce con certeza las causas que provocaron el incendio de una de las últimas ampliaciones de Industrias Belén, que inició sus actividades empresariales en nuestra capital en 1987, aunque extraoficialmente se indicó que un cortocircuito en la cocina provocó el fuego.

Todavía no hay una cuantificación económica de las pérdidas para los propietarios de una de las mayores fábricas de productos plásticos, pero se supo que una de las propietarias de la firma, Margarita Leiva, habría señalado que el lugar aún no había sido asegurado y que justamente ayer se tenía prevista hacer la bendición de los nuevos galpones de la empresa.

Al final nada de esto sucedió, ya que cerca a las 14:00 el fuego movilizó a todos los obreros que estaban en el lugar. En principio, con extintores y baldes de agua, los empleados de la firma intentaron controlarlo, situación que fue imposible, ya que la materia prima que se utiliza para elaborar los objetos plásticos es inflamable.

Además, en los depósitos también había bolsas con pinturas químicas, toneles con combustible y un sinnúmero de rollos de tubos PVC, lo que hizo que en cuestión de tres horas las llamas se apoderaran completamente de los almacenes. Los bomberos Voluntarios, de la Policía, los municipales y de UDEM llegaron ante el llamado de auxilio. En principio trataron de aplacar las llamas, pero el intenso calor que ya se sentía en el lugar, convertía al agua en una especie de gasolina sobre el fuego. No hubo espuma química, como la que tienen los extintores, para apoyar la labor de los uniformados, a los que sólo les quedó enfriar la zona esperando que el fuego no se expanda y así evitar mayores desastres.

Eso no sucedió, y ante la mirada atónita de los propietarios, que corrían en medio de sus trabajadores ayudando a salvar lo que se podía, la llamas se apoderaron de los cuatro galpones donde se guardaba la materia prima de la empresa. El viento de norte ayudó para que el siniestro avance rápidamente a espacios donde en principio se pensaba no llegaría y ‘colaboró’ para evitar que las llamas alcancen el segundo bloque de la construcción, donde está la maquinaria que se utiliza en Industrias Belén, como cortadores, extrusoras y tejedoras de plástico.

Las estructuras metálicas y de concreto se vinieron abajo, provocando temor entre las personas que estaban en el lugar y haciendo que la Policía y la Gendarmería Municipal, pasadas las 17:30, acordonen completamente la zona, ya que debido a lo complicado del siniestro se dejó que las llamas terminen de consumir lo que encontraban a su paso y los bomberos se dedicaron a evitar que el fuego se expanda hacia otras empresas circundantes.

Noticias de TV: ATB.

 Ayuda Videos