Todos a izar la verde blanco y verde

imageQueridos amigos y amigas:

El sentimiento de los cruceños está herido, nuestra cara está abofeteada, nuestra dignidad mellada.

Si hay algo que verdaderamente nos representa, si existe un símbolo que ha marcado nuestras rebeldías y exigencias, si hay una bandera en alto en cada movimiento cívico, en cada grito de reclamo, en cada monumento de los mártires de la cruceñidad, ésta es la Verde, Blanco y Verde, la que flamea, se alza y se iza por nosotros, sinónimo de Santa Cruz y de su gente noble, sincera, transparente e indomable.



El 6 de Agosto no será la primera vez que intenten humillarnos, no será en nuestra historia la única demostración de la prepotencia de los que manejan el poder y el centralismo, pero sí será la primera vez que en nuestra propia Plaza Principal, escenario de luchas y glorias, se arrie la Bandera Cruceña, se la baje de su centenario mástil para plegarla e ignorarla, complaciendo el pedido malicioso y perverso de circunstanciales huéspedes rencorosos.

Será el momento en que los perseguidos, encarcelados, amordazados, y todos nosotros, quienes queremos libertad, justicia, democracia, autonomía y respeto a nuestros derechos, tengamos la sensación de que la lucha fué perdida, de que nuestros mariscales, a quien entregamos el liderazgo de esa guerra capitularon ante el opresor, de que Santa Cruz bajó los brazos y de que nosotros, los soldados, nos hemos entregado.

Pero que los pisoteadores no se hagan ilusiones. La bandera de nuestros amores flameará más que nunca en Santa Cruz, se verá en todos los edificios públicos y privados, en los parques, plazas y avenidas. Ondeará en todos los hogares, escuelas y hospitales, en todas las fábricas y en cada comercio. Cada uno de nosotros nos encargaremos de ello, como señal clara de que el pueblo sigue firme, de que jamás nos rendiremos, de que somos y seremos siempre libres y de que nuestros ideales jamás serán arriados.

Marcela Urenda de Leigue