Bolivia. Experto dice que planes de gas se hacen sobre cifras inexactas

Polémica: Hugo del Granado reveló el informe de Ryder Scott que en junio certificó una caída de reservas probadas de gas natural, y en esta entrevista amplía las razones de su preocupación.

Los proyectos del sector de hidrocarburos que realiza el Gobierno están basados en datos inexactos a falta de una certificación de las reservas probadas de gas natural, expresó el analista en temas energéticos Hugo del Granado. image

Planta de Entre Ríos. – Foto Los Tiempos



El profesional reveló el último domingo que las reservas del producto al mes de junio de este año eran de 8,35 trillones de pies cúbicos (TCF), según el informe ejecutivo de la evaluadora Ryder Scott, contratada por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Esta semana, el presidente de la petrolera estatal, Carlos Villegas, pidió a los periodistas un tiempo de espera para revisar los informes de la empresa evaluadora, pero Del Granado ratifica sus datos y pide al Gobierno sinceridad para afrontar la declinación productiva y garantizar el futuro energético de la siguiente generación de bolivianos.

En una entrevista concedida a La Prensa, el especialista expresó:

—¿Qué representaría una drástica caída de las reservas de gas natural?

—Una bajada de esa naturaleza sería el más grande desastre de la historia de los recursos naturales. Se habló de 200.000 millones de dólares en reservas. (Esta cifra) era la estimación que se hacía cuando se suponía que las reservas estaban por encima de los 20 TCF. Esto está registrado en La Prensa al inicio del Gobierno (de Evo Morales), en mayo de 2006. Estamos hablando de valores altísimos de pérdida que significaría para el país.

—¿Y cómo respondió el Gobierno a la revelación que sacudió el mundo de los hidrocarburos?

—Lo grave es la reacción del Gobierno para solucionar el problema que se puede presentar. Me refiero a la gran inacción en dos puntos: lo más peligroso es no aceptar la realidad y no dar a conocer los números que la Ryder Scott haya encontrado hasta ahora. Ese argumento de los 17 tomos y que (el presidente de YPFB, Carlos Villegas) requería de un tiempo para estudiarlo es una cortina de humo, porque las empresas presentan resúmenes ejecutivos. Esto es lo que tiene que darse a conocer (a la ciudadanía) porque ésa es la realidad de lo que sucede.

El segundo peligro está en que todos los planes que se hacen a futuro, como el Plan Anual de Desarrollo, de Hidrocarburos, el Plan Corporativo de Inversiones 2009-2015, están basados en esas cifras infladas. Y, finalmente, el hecho de que si es una realidad o por lo menos próxima a la realidad, ¿qué estamos haciendo para salir del hueco? (dificultad).

Lo único que podemos hacer es incrementar la exploración para tener reservas y encontrar nuevos campos.

—¿El error está radicado en la política energética del Gobierno?

—El Gobierno está nuevamente empecinado en mantener la política dura hacia las inversiones privadas, una política centralista, estatista, en manos monopólicas que no ayuda.

Si hay la intención de enfocar el problema, hay que aceptarlo, hay que decir nos hemos equivocado, y señalar cómo se piensa revertir la situación.

—Con los 8,3 TCF, ¿por cuánto tiempo podría garantizarse la explotación de gas natural?

—De mantenerse esta situación, estamos hablando de un promedio de 10 y 12 años en los que podríamos explotar estas reservas antes que se agoten. No es un largo plazo en términos petroleros, pero es un plazo que rebasa la actuación del Gobierno. Entonces, de una manera responsable hay que solucionar los problemas ahora, para el próximo Gobierno.

—¿La situación energética proyectada al escenario económico y financiero anticiparía una debacle?

—No, porque los resultados que podrían haber se mostrarían en el punto de vista económico, entre 10 y 12 años en adelante. El problema, para los bolivianos, es para la otra generación que viene.

—¿De qué manera este ambiente de incertidumbre influye en la imagen externa del país?

—Si usted revisa la prensa internacional, hay preocupación de Argentina por este tema. No se olvide que en el contrato de venta a ese país, en la adenda que se firmó en marzo de este año, Argentina pide que Bolivia entregue una certificación de las reservas.

No le interesa de cuál (evaluadora), pero (pide) una certificación aceptada internacionalmente. Lo otro, obviamente, es que a través de la difusión de estas cifras de reservas se ha despertado expectativas en países vecinos que necesitan energéticos. Éste es el caso de Uruguay y Paraguay, que en este momento están negociando la compra y venta.

—¿Las inversiones privadas responden a la demanda de gas natural?

—Hay inversiones, pero no las suficientes por una política muy estricta y cerrada en términos jurídicos. Este año, en Bolivia sólo hay un pozo de exploración y perforación, y seis para desarrollo. En Argentina hay 600 y en Colombia 60.

—¿Por qué hay una baja de reservas?

—Es probable que haya cambiado la metodología y que internacionalmente se hayan puesto normas estrictas. Otra posibilidad es que haya habido una mala explotación de yacimientos.

Opiniones sobre la presunta caída de las reservas de gas natural

Carlos Miranda, ex ministro de Energía

“Sería un desastre”

Fabián Yaksic (MSM)

“Un debate nacional ayudará”

“Por la prudencia y por la responsabilidad, esperamos la información (de Ryder Scott). Lo importante es tener reservas certificadas, que es lo que estamos exigiendo en cumplimiento a la Ley 3740. Con las reservas certificadas, podemos generar un debate nacional sobre la estrategia boliviana de los hidrocarburos. Creo que es fundamental que la principal actividad generadora de recursos de nuestra economía no puede quedar solamente en la decisión de la burocracia de algunos ejecutivos o del área del Gobierno”.

Fernando Vincenti, ministro de Energía

“Diremos la verdad”

“A futuro estamos convencidos de que tenemos reservas suficientes para el mercado interno, no solamente en el nivel de demanda actual, sino también la industrialización, que es lo que fundamentalmente nos interesa, y al mismo tiempo abastecer y cumplir nuestros contratos internacionales.

El informe de la empresa Ryder Scott va a ser sometido a un profundo proceso de revisión porque queremos decirle al país la verdad de lo que pasa con el gas”, según ABI.

Juan C. Chamorro y Franz R. Chávez, La Prensa