Longueira y Tuto: Bolivia y Chile están a las puertas de resolver litigio histórico

Chile y Bolivia están en las mejores condiciones de su historia para resolver un secular litigio por la exigencia boliviana de contar con una salida marítima al Océano Pacífico, destacaron hoy el senador chileno Pablo Longueira y el ex presidente boliviano Jorge Quiroga en una declaración conjunta.

imageEn el documento titulado "Bolivia y Chile: mar, liderazgo y desarrollo", ambos políticos reconocen que en los últimos meses se ha levantado en la opinión pública la posibilidad de que Chile y Bolivia resuelvan la aspiración boliviana de tener acceso al mar.

Bolivia perdió sus costas tras la Guerra del Pacífico (1879-1883), cuando la alianza que formó con Perú fue vencida por las fuerzas de Chile, que ocuparon miles de kilómetros cuadrados de ambas naciones.

El documento fue emitido tras la participación de ambos políticos en un evento organizado en Santiago por el derechista Centro de Estudios Libertad y Desarrollo de Chile, por su XX aniversario.

Los políticos indicaron que sólo hay dos opciones para el diferendo bilateral: no acordar nunca una solución, dándole la espalda al tema, o asumirlo desde ambos países con realismo y responsabilidad.

De lograrlo, se legaría "a las futuras generaciones de ambas naciones (dos) países integrados", la capacidad de vivir en paz y de trabajar en aras de un desarrollo común.

La declaración señala que el gobierno del presidente Sebastián Piñera ha ganado respeto internacional, y "todos los sectores políticos están disponibles para concurrir a un acuerdo de esta naturaleza", para dar a Bolivia una salida al Océano Pacífico.

En igual sentido, el presidente Evo Morales "tiene también una responsabilidad histórica: ejercer su liderazgo político en el sentido de encauzar al país, y especialmente a las fuerzas que lo apoyan, hacia un acuerdo que solucione la anhelada reivindicación marítima boliviana".

"Nunca antes Chile estuvo, como lo está ahora, a las puertas del desarrollo, pero para alcanzarlo necesita resolver problemas acuciantes: la provisión de energía en cantidad suficiente y a precios razonables se ha transformado en un verdadero cuello de botella de su crecimiento", apuntó el documento.

De ahí, sus necesidades de contar con elementos naturales, como el agua dulce y el gas, son verdaderos obstáculos que Chile necesita vencer, pero que podrían ser suministrados por Bolivia.

"Al mismo tiempo, Bolivia se ha visto favorecida con un incremento de precios del gas, minerales, granos y otros que exporta. Estos recursos y su incursión en el Pacífico son parte de la solución de los grandes temas de Chile y Bolivia en el siglo XXI", agregó. Manifestó que los elementos para un acuerdo que conjugue mar, agua dulce, relaciones, comercio, litio, gas, energía e integración caminera y portuaria, "están presentes y tienen más viabilidad que nunca antes en nuestra historia".

Los dos políticos coincidieron en que, adicionalmente, el presidente de Perú, Alan García, "ha manifestado claramente su disposición a viabilizar cualquier entendimiento entre nuestros países".

En virtud del Tratado suscrito entre Chile y Perú en 1929, este último debe aprobar cualquier enajenación que haga el primero respecto a los territorios que fueron peruanos. Por eso, si se utilizara alguna de esas áreas, Lima tendría que dar el visto bueno.

"Chile y Bolivia tienen, además, la posibilidad de dar una señal muy potente del tipo de integración que quieren nuestros pueblos", concuerdan Longueira y Quiroga, y destacan que hay dos modelos posibles: el conflicto, fundado en el armamentismo y el militarismo, y la integración total entre ambas naciones.

"El hecho de que dos presidentes con visiones ideológicas diferentes, como lo son los presidentes de Chile y de Bolivia, demuestren ser capaces de tomar este camino de integración para el desarrollo, significaría un golpe de timón que cambie el devenir político e histórico de nuestra América del Sur", añadieron.

La Paz, 21 Dic (Erbol/tomado de espanol.cri.cn)