Azúcar amargo*

carlos-valverdeCarlos Federico Valverde Bravo

Algo quieres esconder
Que no sé qué es
Y ya me hace daño

Entre junio y julio del año 2010, los cañeros e industriales cruceños le advirtieron al Gobierno que el país iba a tener problemas de escasez de azúcar si acaso no se tomaban medidas para evitar un par de situaciones que dependían, casi de manera exclusiva, del Gobierno: especulación y ocultamiento (esto debió coordinarse con los gobiernos municipales); y contrabando (que es responsabilidad exclusiva del Gobierno nacional que cuida -es un decir- las fronteras).



Nada de eso se hizo. Los industriales cumplieron su parte y dejaron de exportar, pero no podían hacer más y llegó lo inevitable. Antes de terminar el año 2010, conseguir azúcar se convirtió en un martirio para la gente del centro, de los barrios o de los pueblos; volvieron las colas, la gente durmió en las calles para conseguir azúcar y volvió la escasez y la desconfianza, porque ni con plata se consigue azúcar cuando uno quiere. La gente desconfía del Gobierno y de su capacidad para proveer azúcar.

Por favor, no pongas entre tú y yo
Dudas que por hoy
Puedan separarnos

El Gobierno intenta generar confianza; la gente ya no cree. Y entonces vuelve la sensación de la ausencia de Estado, porque el Gobierno promete y no cumple, y la gente sabe que es por fallas del Gobierno, que por su falta de previsión las cosas que antes habían ya no hay, sobre todo azúcar, aunque no es el único producto escaso. En efecto, son muchos los alimentos por los que el pueblo está en problemas, pero esos serán parte de otro artículo.

Reitero, porque es constatable: los empresarios hicieron su parte, avisaron al que correspondía y dejaron de exportar; el Gobierno hizo show, primero amenazó y luego, en una muestra de estupidez institucionalizada, pretendió dominar la situación haciendo una compra de 400.000 quintales de azúcar… ¡de los ingenios locales! Es decir, los sacó de la calle y los llevó a sus depósitos y a partir de ahí, así nos fue a todos, la gente comenzó a buscar azúcar donde fuere que haya habido y… guardó. Los intermediarios hicieron el negocio de sus vidas.

Con el producto en los galpones de Emapa, desde el Gobierno salieron a decir que ellos se hacían cargo de que el producto no falte y además anunciaron la provisión por la vía de la importación en el mes de octubre. En el interín se denunciaron y percibieron cosas raras en Emapa; se dieron hechos turbios y raros manejos, situaciones jamás explicadas o, más bien, nada convincentes. Como pasa siempre, los meses del Gobierno no son los del calendario, porque el octubre prometido se convirtió en febrero y recién entonces llegó la primera carga del Gobierno.

Claro, luego de que lo estafaron en Brasil, el Gobierno tuvo que correr a pedir que los empresarios cruceños (los que, a decir del Presidente Morales allá en los pueblos de occidente, son los “malos de la película”) se encarguen de comprar el producto en la Bolsa de Londes, producto que llegó en su primer envío por avión. Y sólo 70 toneladas métricas. Insuficiente, por supuesto. La gente pide explicaciones, el Gobierno no las da.

Contéstame, aunque duela dime por qué
No te brillan igual que ayer
Las pupilas cuando me miras

El Gobierno no explica nada, ninguno de sus portavoces que enfrenta a las cámaras las mira de frente y peor da explicaciones coherentes, sobre todo acerca de esto de traer ¡azúcar en avión! Como lo lee, ese lujito que el Gobierno se dio con la plata de los bolivianos. Esto le costó al país mucha plata, al parecer, lo único que sobra en el Gobierno, que carece de ideas y de políticas públicas

Saquemos cuentas: el DC-10-30 del TAB fue el que trajo el azúcar. Según reportes de prensa, la carga fue de 70 toneladas métricas y su costo de operación llegó a los 9.000 dólares por hora de vuelo. La ruta del “azuquero” fue: Santa Cruz-Bogotá (3:45 horas) y Bogotá-La Paz (3:25 horas), haciendo un total de 7:30 horas. Ese avión consume 17.000 lbs/hr promedio, eso da 9,603 lts/hr. El litro está en Bolivia a Bs 6,7 y en Colombia a Bs 9,28 el litro. Estamos hablando sólo de combustible y no del Costo de Operación. Al final, centavos más, centavos menos, veamos la ecuación: 7:30 horas de vuelo por 9,603 litros por hora, por Bs 6,7 el litro (si cargara todo en Bolivia), da igual a un total de 67.500 dólares por viaje. A razón de 70 toneladas por viaje, esto da un costo de transporte de 950 dólares por tonelada, más del 100% del valor del azúcar puesto Colombia.

Comparemos el detalle de traer carga desde Colombia vía marítima: contenedor de 20 pies, con 20 toneladas de puerto Colombiano a Arica, 800 dólares, lo que daría 40 dólares por tonelada. Transporte de Arica/La Paz en camión, otros 900 dólares, lo que sumaría otros 45 dólares por tonelada métrica. Total de transporte, sin otros gastos de puertos: 95 dólares por tonelada. Así se gasta la plata en Bolivia, bajo el argumento de “gobernar obedeciendo al pueblo” … un pueblo que manda que haya azúcar, y el producto no aparece.

Habla, no huyas de mí
A quemarropa ya ví
Que es lo que te tiene así
Visiblemente agitado

Y es que en el Gobierno están agitados… Porque así como llegó, se volvió a terminar el azúcar, cosa que tiene explicación porque 70.000 kilos no dan para más que para tres días en las casas de 70.000 familias. De manera que, apenas terminado el nada agradable show televisado de la flamante ministra recibiendo el avión con tan dulce carguío, pues… ¡la gente volvió a la calle a buscar azúcar!, de la misma que se encontró en los galpones de Emapa en Patacamaya, que está más cerca de la frontera que de La Paz; o de la que se encontró en Santa Cruz en grandes cantidades, acopiada desde noviembre en los galpones de Emapa; o de la que estaba en un lugar en el que se encontraba la ex ministra Rodríguez; o de la que se encontró en La Paz, en una propiedad en la que casualmente vivía un alto dirigente del MAS. En fin, como dice la canción…

En el altar de mi credo particular
Nada, nadie me importa más

De esa manera se intenta esconder una pésima gestión económica, matizándola de tristes y disparatadas sugerencias, como las de cambiar azúcar por miel o hueso por café… disparates que cansan y molestan a una población cada vez menos complaciente y tolerante con el Presidente, como la que, a la cabeza de los mineros en Oruro, le reclamaron, dinamitas de por medio, por el encarecimiento y la mala gestión del Gobierno. Y el hombre tuvo que poner “pies en polvorosa”…

Eres azúcar amargo
Delirio y pecado
Un cofre de sorpresas
Llegas, me besas y
Eres azúcar amargo
Un ángel, un diablo
Maldito embustero
Sólo siento, que te estoy perdiendo

Y la gente siente que está perdiendo a Evo Morales que, finalmente, se enteró que no había sido lo mismo tirar dinamitas que recibirlas de frente, y bloquear caminos que ser bloqueado. La gente está molesta con el Gobierno y con el Presidente, no hay azúcar, no hay cemento y de nada valen ya los gritos del Presidente contra los empresarios, ni contra los ricos, o los argumentos de la crisis alimentaria mundial. El Presidente les hizo creer a sus seguidores que vivían en una especie de paraíso, en el que lo que no había se lo compraba y se lo repartía; y ahora está claro que lo que no hay, no hay, y que comprar no había sido tan fácil, aún teniendo plata, una plata que, dadas las circunstancias, va a terminar no siendo tanta como la que, cada vez con menos estridencia, nos vienen diciendo que tiene Bolivia …Como preparándonos para otra noticia.

Odio tener que ser yo
Quien te obligue a dar
Ese primer paso

Y sería bueno nomás que nos digan cómo están las cosas para que sepamos a qué atenernos, y cómo prepararnos para lo peor que, sin lugar a dudas va a venir, como dice Fey…

Eres azúcar amargo

Porque no hay azúcar y hay embustes de parte del Gobierno que encima paga spots y jingles en televisión y radios, que hace pancartas y pone anuncios en periódicos -así sea a sus no tan críticos medios- con la esperanza de que el pueblo no pierda la esperanza y siga creyendo en sus mentiras.

*(Letra y música de Fey)

carval@carlosvalverde.com

www.carlosvalverde.com