El caso Fujimori

Vicealmirante Ismael Schabib Montero

schabib_thumb_thumb1-110x110 Se le atribuye a Winston Churchill haber dicho “la democracia es un mal sistema de gobierno pero, es el mejor que yo conozco”. Democracia, que no es sinónimo de asistir a elecciones que pueden ser amañadas y fraudulentas, como las que hace este gobierno al que no pretendo quitarle legitimidad. La democracia no avala una elección fraudulenta porque no es un acto democrático, es un engaño igual o peor que cualquier otro, es mucho más que eso la democracia, es libertad para criticar (no insultar) lo malo que están haciendo los gobernantes o por lo menos lo errado, como una manifestación del compromiso que uno siente con los destinos del país, como exteriorización del sentimiento de pertenencia por la patria, uno siente como si otro estuviera administrando algo que también es de uno, y uno tiene el derecho y la obligación de contribuir, aunque sea con la crítica para que esos otros gobiernen bien. Democracia es respeto a la ley y la práctica de la justicia, democracia es la práctica de la Paz, al ser el respeto a la ley es el respeto a los derechos humanos, a las ideas de los otros, la democracia es participación en la elección de los gobernantes activa y pasivamente, la democracia tiene la cualidad que le da legitimidad y dignidad a la autoridad elegida, etc. Democracia es eso y mucho más. Resulta difícil no preferir a la democracia como sistema de gobierno.

El Ingeniero Alberto Fujimori llegó a la presidencia de su país con la imagen de un hombre poco conocido, de una persona digna que inspiraba respeto por sus convicciones, en momentos que el Perú era desangrado por una subversión sanguinaria, donde se conjugaba la ideología y el etnocentrismo.

Es verdad que uno de los grandes desaciertos de Fujimori cuando era gobernante fue el de rodearse de gente como Vladimiro Montesinos, un corrupto que hacía uso abusivo del poder. Pero quizá su principal error fue pretender eternizarse como presidente, llegar a tener un poder casi absoluto, si sabemos que es muy sabio aquello de “que el poder absoluto, corrompe absolutamente”, se ha denunciado que hubieron muchas víctimas inocentes en la lucha contra la subversión y excesos de parte de las fuerzas legales, durante su gobierno.

Pero la otra cara de la moneda es que Fujimori alcanzó dos grandes objetivos: Pacificó el Perú, derrotó a los grupos subversivos sanguinarios más importantes que causaron la muerte de 20 mil peruanos y arreglo el desastre económico que dejó Alan García en su primer gobierno, gobierno que fue incapaz de llevar adelante exitosamente la economía, al contrario la hundió y le dejó al Perú una hiperinflación galopante, pero además el primer gobierno de García se caracterizó por corrupto y tolerante con la subversión, como otros que le precedieron a costa de la muerte de miles de peruanos. Esa fue una actitud criminal.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Aunque el ex presidente Fernando Belaúnde Terry fue y debe ser todavía un hombre muy querido y respetado en el Perú, se sabe que por lo menos en una ocasión se le informó sobre la ubicación precisa del líder del Sendero Luminoso y que él prefirió que no se lo capture, ocasionando con ello que el Sendero Luminoso a nombre de la revolución siga matando peruanos.

Yo quisiera preguntar con la intención de que mis amigos me retroalimenten con sus críticas. ¿Qué es peor crimen, cometer excesos haciendo una labor exitosa de pacificación con muertos, heridos y encarcelamientos injustos o permitir que otros maten indiscriminadamente a miles de personas inocentes en una actitud negligente y pasiva sin resultados positivos como la de varios gobernantes peruanos que precedieron a Fujimori? ¿Acaso que no era necesario, en el cumplimiento de una estrategia exitosa, cerrar el parlamento peruano donde se parapetaba el brazo político de la subversión entrabando las acciones militares y policiales? ¿Acaso que no es preferible un gobierno corrupto pero exitoso en el manejo de la economía que un gobierno corrupto e incapaz como fue la primera gestión de Alan García y algunos que le antecedieron?

En la gestión de Fujimori además se construyeron miles de kilómetros de buenas carreteras como en muy pocas gestiones, modernizó la educación, y si muchos peruanos pobres lo quieren es porque él no los olvidó.

En el caso nuestro, respecto de la causa marítima, la playa Bolivia-Mar ubicada en Ilo concedida a Bolivia por tiempo definido. ¿Acaso que no es lo más valioso y concreto que ha hecho el Perú por Bolivia? Recordemos que ese fue un paso de Fujimori muy criticado en su país.

Si el coronel Ollanta Humala dice estar alejado del presidente Chávez es muy difícil de creer, es muy posible que esa declaración, así como otras, que lo hacen lucir más moderado, sean sólo el cumplimento de una estrategia engañosa para llegar al poder como la que aplico el Sr. Evo Morales cuando ganó las elecciones en Diciembre del 2005 en Bolivia, alejarse del Gobierno de Chávez y acercarse al Brasil, como lo ha hecho Humala, es la ratificación de lo mismo, es el Foro de Sao Paulo.

Sin embargo, el caso de la Sra. Keiko Fujimori es diferente, resulta hasta una cobardía compararla con su padre, al contrario, de llegar a la primera magistratura de su país seguramente que se cuidará de cometer los excesos de su progenitor y podrá emular sus aciertos y si lo tuviera como asesor, así cumpla la condena que los perdedores le han impuesto, sería un factor de fortaleza y no de debilidad de su gobierno. No olvidemos que además es una dama, no estoy seguro, pero quizá pueda ser la primera presidenta en la historia de ese país.

Para concluir debo decir que es comprensible que el Sr. Vargas Llosa, el Premio Nobel de Literatura, por el que siento admiración, no lo quiera a Fujimori, ya que el ingeniero lo derrotó en las elecciones que lo encumbró en la presidencia, en las primeras elecciones que ganó.

Creo que los peruanos deberían considerar con justicia respecto del juicio que puedan tener del ex presidente Fujimori, las contingencias que tuvo que enfrentar durante su Gobierno; el Perú que recibió y el que no pudo entregar porque huyó, incluida la toma de la Embajada del Japón por parte de la subversión y la heroica retoma por parte de las fuerzas legales.

Pienso que si Ollanta Humala, llega a la presidencia del Perú, fortalecerá moralmente a dictadores sanguinarios como los hermanos Castro, Hugo Chávez, y a sus aprendices como el Sr. Evo Morales y Correa, líderes de una economía perdedora, si la Sra. Keiko Fujimori se encumbra en la primera magistratura de su país y hace una gestión la mitad de exitosa que hizo su padre, será una gran gestión a favor de un Perú victorioso y democrático.